LA IMAGEN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El fútbol y la vida

Sufro y gozo y hasta me atrevo a señalar un fuera de juego o un penalti no sancionados

Guillaume Horcajuelo (EFE)

Soy un turista del fútbol. Solo veo los partidos que hacen daño, lo mismo que el que visita la catedral de Burgos por “grande y por bonita”, y porque sale en la foto de las guías. Una forma de superficialidad malsana. De modo que me preparo un gin-tonic, me dejo caer sobre el sofá delante de la tele, me pongo de parte de uno de los equipos (sin que nada me impida cambiar de preferencias a mitad del juego) y me embarga por unos momentos la rara sensación de que la colectividad me pertenece y de que yo pertenezco a ella. Me incorporo, en fin, a esa suerte de cuerpo místico formado por la afición igual que el que se aturde un domingo por la tarde en el parque de atracciones. Lógicamente, y como pieza que soy de ese cuerpo extraño, sufro y gozo y hasta me atrevo a señalar un fuera de juego o un penalti no sancionados.

También aprendo. Del partido España-Holanda aprendí, por ejemplo, que Robben es un diablo. Juega con el odio con el que deberíamos escribir. Aprendí además que los partidos y la vida se pierden antes en la cabeza que en la realidad. Los jugadores españoles se retiraron al vestuario, tras el primer tiempo, con expresión de derrota. Cuando volvieron, ya habían perdido mentalmente. Podrían haberse ahorrado el segundo. Tenían todos la expresión perpleja de Casillas que a cuatro patas, sobre el césped, parece preguntarse qué hace allí, quizá qué hace en la vida. Comparen la expresión de rencor del que está a punto de disparar con la del portero que, a punto de ser fusilado, recuerda quizá aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS