Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre apuñala a doce personas en varios comercios y calles de Ibiza

Un hombre irrumpe en un supermercado, un locutorio, un hostal y una peluquería de San Antoni y acuchilla a varios clientes.- El atacante ha sido detenido

Armado con un cuchillo de mesa para cortar carne y una pesada maza rústica de madera, un hombre de 42 años de origen magrebí hirió a primera hora de la tarde de hoy a doce personas en varios comercios y en las calles de Sant Antoni, población turística de la isla de Ibiza. Seis de los heridos fueron ingresados en el hospital y tres pasaron por el quirófano, heridos de arma blanca y golpeados.

El agresor -con distintas detenciones y antecedentes policiales por malos tratos en el ámbito familiar y contra la salud pública-, fue detenido por la Guardia Civil y la Policía Local, con muchas dificultades - lanzó la maza a un guardia- a causa de su estado de ira y violencia. Intentó quitarse la vida cortándose una vena del cuello. En su ruta callejera fue cambiándose de cazadora para despistar en su criminal acción, en la que actuó sin mediar palabra.

"Hemos vivido un momento de conmoción social por este episodio inédito que se ha podido resolver con ayuda vecinal y directa de las fuerzas de seguridad en menos de una hora", narró Josep Sala, alcalde del municipio de Sant Antoni, de casi 22.000 habitantes (con un siete por ciento de población inmigrante magrebí, más de 1000 son marroquíes).

El agresor estaba empadronado en el municipio desde años atrás, regentó un bar y actualmente residía solo en un hostal tras ser desahuciado de su vivienda. Su mujer le denunció por agresiones, según las fuentes oficiales.

Sala especificó que el agresor no efectuó un robo en un comercios, según las primeras versiones lanzadas en plena confusión. "Salió a la calle y empezó las agresiones sin proferir gritos". Doce personas han sido atendidas en centros médicos. Seis están ingresadas en el hospital de Ibiza, tres de ellas han debido ser intervenidas y una puede perder la visión en un ojo.

Las primeras agresiones a cuchillo y maza sucedieron contra tres empleados de un supermercado, que resultaron heridos. El hombre se fugó corriendo y después entró sucesivamente en un locutorio, un hostal y una peluquería, donde infringió golpes y puñaladas.

Durante casi 50 minutos el pánico reinó en las calles de la zona, por la peligrosa presencia del violento quien, fuera de sí, atacaba por la espalda y en el cuello a los transeúntes con los que se cruzaba, según el concejal Josep Ramón Serra. Diversos heridos fueron por su propio pie a los centros de salud y muchos testigos alertaron de la situación crítica al servicio de Emergencia del 112, a la Guardia Civil y a la Policía Local que desplegaron numerosas unidades móviles.