Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un perturbado hiere a tres personas con un hacha en un ambulatorio de Fuenlabrada

Una de las víctimas sufre la semiamputación de una mano.- Sanidad convoca a la Mesa Sectorial para informar de lo sucedido

Un hombre ha irrumpido esta mañana armado con un hacha de grandes dimensiones en un centro de salud de Fuenlabrada (Madrid) y ha atacado al personal y a los pacientes. El agresor, identificado como A.E.B., de 40 años, nacionalidad marroquí y vecino de la localidad, ha herido a tres trabajadoras del ambulatorio El Naranjo antes de ser detenido por un joven que estaba en el centro de salud esperando a que atendieran a su mujer. Las heridas son dos administrativas y una enfermera y las tres se encuentran en estado grave, aunque no se teme por sus vidas. La Consejería de Sanidad ha convocado una reunión urgente de la Mesa Sectorial - compuesta por los sindicatos Satse, Femyts, CC OO, UGT y CSIT-UP- para informar de lo sucedido el lunes día 28.

Un testigo ha explicado que el hombre ha entrado con el hacha escondida bajo una sudadera que portaba sobre su brazo derecho, mientras que un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía ha asegurado que ha atacado "indiscriminadamente" a los que se ha encontrado. La actuación del hombre, con evidentes signos de trastorno mental y que ha confesado tranquilamente los hechos, no parece ser premeditada. El testigo mismo testigo ha precisado que nada más entrar ha sacado el arma y le ha pegado un hachazo a una mujer que se encontraba tras el mostrador de administración. La víctima ha caído al suelo, y el perturbado ha continuado atacando a una segunda mujer que estaba sentada, y que también ha quedado tendida en el suelo. Posteriormente, ha accedido al interior del habitáculo en el que estaba una tercera trabajadora y le ha asestado un golpe. Con las tres mujeres tendidas, ha continuado agrediéndolas.

Una de las enfermeras del centro de salud ha relatado a Efe que el agresor gritaba "os voy a matar, os voy a matar". "Una de mis compañeras ha logrado escapar gateando al lado del agresor, mientras éste atacaba a mis otras dos compañeras. Mi instinto ha sido salir corriendo a pedir ayuda, hacia una calle donde hay un descampado. Y allí me he quitado la bata, por si era una fijación de un loco por perseguir gente con bata", ha detallado María Ángeles.

Detenido por un joven

De las dos administrativas heridas, Pilar, de 55 años, ha sufrido la semiamputación de la mano derecha, amputación de falange izquierda y también levantamiento del cuero cabelludo. Está siendo atendida en La Paz, donde la operan para salvarle el miembro superior, y su estado es grave. Otra administrativa, también de nombre Pilar, de 51 años, ha perdido la primera falange del dedo índice de la mano derecha y tiene también levantamiento del cuero cabelludo. Ha sido trasladada al hospital de Fuenlabrada y, de ahí, la han derivado a la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Aunque en un principio su pronóstico era moderado, finalmente se encuentra en estado grave.

La tercera herida es una enfermera, Conchi, de 46 años, a la que se le ha arrancado parte del cuero cabelludo. También ha sido enviada en un primer momento al hospital de Fuenlabrada con pronóstico moderado, de donde ha sido traslada al Doce de Octubre de la capital, donde se encuentra en estado grave. Además, Emergencias de la Comunidad de Madrid ha atendido en el lugar a dos personas con crisis de ansiedad después de presenciar el suceso. Varios psicólogos atienden a las personas que se han visto involucradas en este suceso.

El ataque se ha producido sobre las 12.30. Tras irrumpir en el centro y atacar a los que se ha encontrado a su paso, el agresor ha salido del lugar a pie, todavía hacha en mano, y perseguido por un joven, Roberto, que se encontraba en el centro de salud con su mujer, Encarnación, a la espera de que un médico le atendiera a ella, que sufre un flemón.

Roberto lo ha retenido a 200 metros del ambulatorio, delante de un bar, hasta que ha llegado un vehículo de la Policía Local, que le ha arrestado y le ha conducido a los calabozos de la Comisaría de Policía Nacional. Tras prestar declaración, Roberto, muy nervioso por lo que había pasado, ha protagonizado un altercado con los policías. Según fuentes policiales, el agresor es vecino de Fuenlabrada y ha relatado a los agentes que "se encontraba en paro y tenía muchos problemas".

Según las declaraciones de varios testigos, antes de acudir al ambulatorio, situado en la calle Avilés número 2, el hombre había tenido un problema para concertar una cita médica, porque o bien se le anuló la cita o no se la querían conceder. Sin embargo, a los trabajadores del centro de salud no les consta que el hombre "tuviera ningún problema con ninguna cita previa", según han informado fuentes sanitarias, que han explicado que el agresor ha ido directamente a por las trabajadoras, sin motivo aparente.

El alcalde socialista de Fuenlabrada, Manuel Robles, y el consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty, han acudido al centro de salud y han lamentado y condenado el suceso. El consejero ha calificado de "increíble e inconcebible" que una persona se dirija a un centro de salud y hiera "de forma indiscriminada a la gente que se dedica a salvar vidas". Ha definido la situación como de "espanto y horror", pero sin embargo ha resaltado que este centro de salud "no era de los conflictivos".

El alcalde, por su parte, ha querido resaltar "la profesionalidad de la policía municipal" por la rapidez y eficacia con la que han detenido al agresor, y ha informado de que los psicólogos del Consistorio están atendiendo a los facultativos del centro. El ambulatorio permanece cerrado y así permanecerá probablemente el resto del día. Los pacientes están siendo derivados a otros ambulatorios cercanos, los de la calle Francia y la calle Teruel.