Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE explorará vías de acercamiento a Cuba

La Alta Representante para la Política Exterior emprenderá los contactos en diciembre.- Jiménez había pedido que los Veintisiete diesen "una señal" para afianzar las reformas cubanas

La Unión Europea decidió ayer explorar vías de acercamiento a Cuba, después de que los ministros de Exteriores comunitarios optaran por mantener la posición común que desde 1996 supedita las relaciones con el régimen castrista a la democratización de la isla. Los jefes de las veintisiete diplomacias de la Unión encargaron a Catherine Ashton, coordinadora de la política exterior comunitaria, analizar cómo proceder con La Habana. Ashton emprenderá contactos con las autoridades castristas y en diciembre volverá a los ministros con sus ideas.

La decisión de la UE es una victoria póstuma de Miguel Ángel Moratinos, cuyos argumentos a favor de tener en cuenta los últimos acontecimientos en la isla, en particular la liberación de algunos presos políticos, fue defendida apasionadamente por su sucesora Trinidad Jiménez, tanto en conversación con Ashton como ante todos los ministros en pleno almuerzo, según fuentes comunitarias.

Escuchados los argumentos de unos y otros (España y algunos aliados en un frente; Suecia, Alemania y Polonia en el otro) Ashton llegó a la conclusión de que, siguiendo lo indicado durante meses por Moratinos, es hora de acercarse a Cuba y que se debe aprovechar la oportunidad que parece indicar la flexibilización de régimen con los presos. Fue la posición finalemente asumida por todos.

Ahora, la Alta Representante para la Política Exterior buscará contactos con las autoridades cubanas, sin viajar a la isla. El resultado de sus conversaciones quedará plasmado en una propuesta a discutir de nuevo por los ministros en un consejo hacia mediados de diciembre.

Jiménez pide "una señal"

Previamente, la ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, había pedido que la UE diese "una señal" a Cuba para construir una nueva relación bilateral y ayudar a afianzar el proceso de reformas en la isla. Una "nueva relación" de la UE hacia Cuba "es necesaria", según ha declarado Jiménez al llegar al Consejo de Ministros de Exteriores europeos.

La ministra, quien ha asistido hoy a su primer consejo comunitario como titular de Asuntos Exteriores, ha recordado que en los últimos meses Cuba ha liberado a 42 presos políticos y ha aprobado reformas económicas que abren ciertos sectores a la actividad privada. Por ello, ha dicho que "si Cuba ya ha dado alguna señal" y ha realizado algunos progresos que le pedía la Unión Europea, ésta debería también enviar otra señal a fin de "afianzar el proceso de reformas". Tras esas decisiones "es más necesario que nunca buscar una nueva relación que esté basada en el respeto, en la confianza y en la bilateralidad", ha subrayado.

Jiménez ha incidido en que España busca "el máximo consenso posible entre nuestros socios de la Unión Europea " dentro de su objetivo de trabajar "para que se reconozca una nueva relación entre la UE y Cuba". También ha recordado que esta política fue promovida por su antecesor, Miguel Ángel Moratinos, cuando ella era todavía secretaria de Estado para Iberoamérica.

La Posición Común

La Posición Común solo puede ser modificada por unanimidad. Los Gobiernos de Alemania, Francia, República Checa y Suecia se significaron en junio pasado en defensa de mantener un año más la Posición Común adoptada a instancias de un José María Aznar que acababa de ganar las elecciones españolas de 1996. Las relaciones de la Unión con Cuba fueron durante largos años lo que en la jerga comunitaria se considera un "asunto hispano-español", un asunto de interés para un país, en este caso España, que deja indiferentes a los demás, que se dejan guiar por el país en cuestión. Aznar reclamó un cambio de política con respecto a la seguida por Felipe González y lo obtuvo. Exigió en 2003 sanciones en respuesta a los fusilamientos y encarcelamientos de la Primavera Negra en Cuba y las consiguió. Pidió José Luis Rodríguez Zapatero en 2005 el fin de las sanciones y las sanciones se acabaron.

La UE hacía con Cuba lo que España decía. La ampliación de 2004 introdujo un inesperado factor en las relaciones de la UE con el comunismo cubano. Ocho de los 10 nuevos socios conocían de primera mano la experiencia comunista y entre ellos se significó de inmediato la República Checa contra el castrismo. Madrid encontró en Praga la horma de su zapato y de ahí las dificultades con la Posición Común que Zapatero querría ver convertida en historia.

Más información