Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primarias en el PSOE de Madrid

De la gestión de la Gripe a la conquista de Madrid

Trinidad Jiménez anuncia su intención de ser presidente de la Comunidad tras su paso por Sanidad y su fracaso en las elecciones locales de 2003

El anuncio esta mañana de Trinidad Jiménez de presentarse a las primarias del Partido Socialista de Madrid para ser candidata a la presidencia de la Comunidad supone su vuelta a la política madrileña tras su frustrado intento de ser alcaldesa de la capital. En aquel momento, 2003, perdió frente a Alberto Ruiz Gallardón (PP), a pesar de obtener el mayor número de concejales socialistas desde que su partido se vio relevado a la oposición municipal. Frente a Gallardón en el pleno del Ayuntamiento estuvo hasta 2006, cuando el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la reclamó para que se hiciera cargo de la Secretaría de Estado para Iberoamérica.

De secretaria de Estado pasó a ser ministra en abril de 2009 haciéndose cargo de la cartera de Sanidad, que hasta entonces ocupaba Bernat Soria. Su llegada al Ministerio coincidió prácticamente con la aparición del virus H1N1, la gripe A. Ha sido su gran crisis, y su gran oportunidad. Y ha sido su gestión, y, sobre todo, el apoyo de las comunidades, con unanimidad en todos los consejos interterritoriales (la reunión periódica de coordinación entre el ministerio y las consejerías), lo que le ha permitido salir indemne -o incluso reforzada- de esta alerta.

Inteligentemente, ha basado sus decisiones en las directrices de la OMS, y ha contado con dos sólidos apoyos, el secretario de Estado de Sanidad, José Martínez Olmos (el único alto cargo que ha permanecido en todos los Gobiernos del PSOE) y el director general de Salud Púbica, Idelfonso Hernández, ex presidente de la Sociedad Española de Epidemiología.

Una carrera unida a la de Zapatero

También ha habido otros dos hechos que han marcado su gestión. Jiménez ha aprovechado la visibilidad que da la presidencia rotatoria de la UE para sacar concluir dos proyectos con muy buen venta: la exportación del modelo español de trasplantes, y la regulación de la atención sanitaria transfronteriza (el mal llamado turismo sanitario). Lógicamente eran dos proyectos que ya estaban en marcha cuando Jiménez llegó al ministerio, pero ella fue la que finalmente los rubricó.

Ni siquiera las medidas de recorte de los precios de los medicamentos que ha tenido que adoptar en los últimos meses como parte de la medida anticrisis han afectado a su buen nombre, ya que se entiende que han sido decisiones impuestas por las circunstancias (y alentadas por la ministra de Economía, Elena Salgado, ex ministra de Sanidad).

Su carrera ha estado vinculada a la de Zapatero, que ahora ha apostado por ella para recuperar la presidencia de la Comunidad de Madrid. Jiménez, junto a José Blanco, Jesús Caldera, Juan Fernándo López Aguilar y Jordi Sevilla, formó parte de la corriente Nueva Vía, fundada por Zapatero y que fue decisiva para el nombramiento de este como secretario General del PSOE en 2000.