Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla de las primarias

Jiménez se presenta reivindicando el proyecto de Zapatero

Arropada por destacados miembros de la ejecutiva federal, la candidata a disputar Madrid a Aguirre promete: "Si pasamos de cuartos ganamos la final".- Tomás Gómez acude por sorpresa a recibir a su rival

Aunque la campaña arrancó a principios de agosto con la noticia bomba de que la dirección del PSOE no quería a Tomás Gómez como candidato, hoy se ha abierto de manera oficial la carrera socialista por Madrid. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, y el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, han registrado este mediodía sus candidaturas a cabeza de cartel del PSOE con vistas a las elecciones autonómicas y locales de 2011. En su discurso, lleno de sonrisas, vitalidad e ilusión, Jiménez ha reivindicado su pertenencia al proyecto de Zapatero y su vigencia "para cambiar Madrid". Con ni una sola mala palabra para su adversario, la ministra ha presentado su programa a los votantes madrileños y sólo al final ha recordado que antes de competir el 22 de mayo con Esperanza Aguirre tiene que vencer a Tomás Gómez. Para ello, ha pedido a los militantes que piensen "quién es el mejor". "Si pasamos de cuartos ganamos la final", ha prometido.

A Jiménez la han recibido en pie y con una ovación decenas de militantes, alcaldes de la Comunidad de Madrid, diputados autonómicos y nacionales como Pedro Sánchez y Rafael Simancas, miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE como Eduardo Madina -número dos del grupo socialista en el Congreso- y Pedro Zerolo y la ministra Beatriz Corredor, que han interrumpido con aplausos su discurso en varias ocasiones. Elena Valenciano, otra de sus grandes valedoras, no se encontraba entre los presentes porque está de viaje en Cuba. El acto se ha celebrado en el salón de actos de la sede de los socialistas madrileños en la plaza del Callao y ha comenzado con 25 minutos de retraso, a las 12.25, por la decisión de última hora de Gómez de recibirla como máximo responsable de los socialistas en Madrid. Gómez se ha entrometido con este gesto en la presentación de la candidatura de Jiménez y de Lissavetzky, a quienes ha pretendido robarles el protagonismo en una foto en la que se ha colado. El entorno de Gómez ha colado un fotógrafo en la entrevista privada entre los tres aspirantes, lo que ha generado la protesta del resto de periodistas gráficos y ha obligado a repetir el encuentro para que los demás profesionales captaran la imagen.

"Fuerza, ilusión y ambición"

De la mano de Lissavetzky -que ya anunció el 12 de agosto en rueda de prensa la candidatura que hoy ha hecho oficial, también con Gómez a su lado-, la candidata socialista ha arrancado su discurso dando las gracias a todos los que la apoyan y que han acudido a la cita, para continuar recordando el proyecto político que "un pequeño grupo" puso en marcha hace 10 años, del que ella forma parte y que llevó a Zapatero -al que sin embargo no ha nombrado expresamente- a La Moncloa. Con este proyecto, pretendían y pretenden según Jiménez "recuperar la ilusión y las ganas de ganar". Una "fuerza, ilusión y ambición para lograr el cambio" que supuso Zapatero para España y que ella quiere representar para Madrid. Tras reivindicar la Nueva Vía que impulso la candidatura de Zapatero y que empezó en una cena en casa de Jiménez después de que ella publicara la tribuna La renovación necesaria en EL PAÍS, ha subrayado que el día 22 de mayo los madrileños "tendrán la ocasión de cambiar Madrid" con un gobierno socialista.

Consciente de lo que se juega el PSOE dentro de nueve meses, ha dicho "los socialistas no queremos esperar más, la sociedad de Madrid, tampoco, es nuestra obligación, se lo debemos" y ha hecho la primera alusión a las primarias al decir que "el nombre de Esperanza Aguirre estará en una papeleta". A renglón seguido, ha hecho un repaso de su programa electoral -grandes líneas, ninguna propuesta concreta- como si estuviera ya en campaña. Ha hablado de una mejor Sanidad pública -a sabiendas de que es el campo que mejor maneja y uno de los que más críticas genera contra la gestión de Aguirre-, de justifica social, de diálogo frente a enfrentamiento, de hacer Madrid el motor del crecimiento de España, de respeto al Medio Ambiente, de desarrollo sostenible, de solidaridad... "Podemos ofrecer un Madrid mejor y tenemos la obligación de hacerlo", ha sentenciado. En este punto, ha llegado su primera alusión a su madrileñismo andaluz, al hablar de un Madrid "que defienda todos los acentos, cosmopolita y libre". Pero no ha sido el único.

Sus razones para presentarse

"Llevo más de 30 años en Madrid a pesar de este acento que permanece conmigo y permanecerá", ha dicho entre un fuerte aplauso de los presentes en respuesta al diputado del PP que la censuró por querer ser presidenta de Madrid siendo andaluza. "Es floja, le falta cuajo y su acento la hace más apta para Dos Hermanas o Vélez-Málaga", dijo en su blog Juan Soler, palabras que su propio partido le obligó a retirar.

Tras esta segunda reivindicación de sus orígenes, Jiménez ha repasado su trayectoria política desde la militancia de base "pegando carteles" hasta distintos puestos de responsabilidad dentro del partido, diputada "por Madrid" ha vuelto a subrayar, "en la oposición durante casi cuatro años", en el Gobierno... Jiménez ha explicado también "por qué una ministra del Gobierno de España" decide dar el paso que ha dado: "Por compromiso, por responsabilidad con el proyecto emprendido hace 10 años, por pasión por la política, por convicción en que hay que transformar la realidad, por fuerza, por respeto y por ganas de construir el destino de mi país".

Y ha pedido a los militantes que tienen que decidir "de manera libre y consciente" entre Gómez y ella que piensen "quién es el mejor, quién está en mejor disposición de conectar con los madrileños, de generar ilusión, de sumar apoyos ciudadanos, de lograr el cambio político que permita construir un Madrid mejor para todos". Tras recordar que los ciudades esperan "lo mejor" de Gómez y de ella misma en esta contienda, que al menos hoy ha sido de guante blanco, ha dicho que los aspirantes a la Presidencia de la Comunidad deben a los militantes "seriedad, sosiego y respeto en el debate", así como "cohesión y responsabilidad, transparencia y verdad", ya que "sólo así podrán votar en libertad".

"Sé que partíamos con desventaja pero también sé qué es tener la fuerza de la ilusión", ha asumido la ministra, que ha terminado su intervención enganchando con la victoria de España en el Mundial. Como la selección, Jiménez ha dicho que si pasa "de cuartos", gana. El público la ha recibido puesta en pie y con gritos de "presidenta, presidenta". Con este acto de presentación oficial, arranca la campaña para la recogida de avales, aunque todavía queda la presentación de la candidatura de Tomás Gómez, que se producirá el próximo domingo no en la sede del PSM sino en la de UGT de Madrid y será a la misma hora que el sindicato celebra el acto en Rodiezmo (León) al que no acudirá Zapatero por primera vez desde que ocupa la secretaría general del PSOE.

Dos militantes disputarán la candidatura a Lissavetzky

A Lissavetzky, en principio el único candidato, le han salido dos competidores: José Luis Ruiz Durán y Estrella Carrillo Blanco, ambos militantes del PSM y que han anunciado hoy su intención de ser candidatos a la Alcaldía de Madrid.

Ruiz Durán, de la agrupación del distrito de Puente de Vallecas, y Carrillo Blanco, de la de Tres Cantos, han comunicado al PSM su intención de ser candidatos, lo que conllevará la convocatoria de un proceso de primarias similar al que se ha abierto para elegir a los candidatos a la Presidencia de la Comunidad. Lissavetzky ha asegurado que afronta la competición "con espíritu deportivo".

Más información