Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primarias en el PSOE de Madrid

La dirección federal sostiene que Jiménez saca 13 puntos a Gómez

La ministra de Sanidad dará hoy la primera señal de que competirá por Madrid

Desde que la dirección federal del PSOE decidió dar el paso de pedir a Tomás Gómez, líder del PSM, que se retirara de la candidatura a la Comunidad de Madrid en favor de Trinidad Jiménez, el único y exclusivo argumento que ha utilizado es el de las encuestas. No hay otro, aseguran: ni personal, ni político, ni de ningún otro orden.

En las encuestas que la dirección federal maneja desde hace meses y en distintas oleadas, la diferencia a favor de Jiménez en relación con Tomás Gómez es de gran magnitud. En ellas, a la pregunta a los ciudadanos sobre si prefieren en la presidencia de la Comunidad de Madrid a la actual gobernante, Esperanza Aguirre, o a Trinidad Jiménez, esta última se queda a solo tres puntos de Aguirre. Gómez se sitúa a más de 16 puntos, según las respuestas de los encuestados. Y entre el electorado socialista la ministra también es preferida respecto al actual secretario general madrileño en una proporción de tres a uno a favor de la que fuera candidata al Ayuntamiento de Madrid hace siete años.

PSOE y PSM exigen "neutralidad" a los cargos del aparato del partido

El entorno del líder madrileño dice que las primarias le darán a conocer

El argumento de las encuestas siempre ha sido puesto en entredicho por los partidarios de Tomás Gómez, y él mismo volvió a hacerlo en la reunión que mantuvo anteayer con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Una vez que ambos constataron el desacuerdo, el proceso de primarias ya está en marcha y la convulsión en el PSOE ha empezado.

Aunque hay voces de los dos lados que tratan de infundir naturalidad a la competición, la tensión será inevitable. De momento, el aparato lo tiene el secretario general del PSM, Tomás Gómez, como resaltan los seguidores de Trinidad Jiménez. Para estos, el primer recelo parte de la utilización que pueda hacer Gómez de los resortes que como líder del PSM le corresponden. El mismo recelo que tiene el líder del PSM hacia el aparato federal. "Ellos piden neutralidad a la ejecutiva federal, pero la neutralidad también la vamos a exigir al PSM", señalan partidarios de Jiménez.

En efecto, en la medianoche del sábado, tras el fracaso de la reunión entre Zapatero y Gómez, el PSM emitió un largo comunicado en el que señalaba lo siguiente: "En el caso de que en su legítima aspiración cualquier compañero o compañera se plantee como aspirante a candidato, se celebrarían elecciones primarias, dando con ello la voz a nuestros militantes. Desde el PSM confiamos plenamente en que la Comisión Ejecutiva Federal actuará con absoluta neutralidad".

Mientras algunos miembros de la ejecutiva federal, como Elena Valenciano y Antonio Hernando, proclaman sin ambages que la ministra es mejor candidata, la secretaria de Organización, Leire Pajín, no se decanta por ningún candidato. "Los militantes elegirán al mejor", señaló a RNE, sin mencionar el nombre. Solo Gómez ha anunciado que formalizará su candidatura. Aunque él y Zapatero hablaran durante dos horas de la candidatura de Jiménez, el comunicado del PSM se señalaba que "hasta la fecha la única candidatura propuesta es la de nuestro secretario general, Tomás Gómez. Así se lo ha hecho saber él mismo a José Luis Rodríguez Zapatero".

Las fuentes consultadas señalan que previsiblemente Jiménez dará hoy el paso al frente. La ministra irá está mañana a su despacho después de haber permanecido una semana de vacaciones y deliberadamente en silencio, con el acuerdo de Zapatero.

Por eso las negociaciones las ha llevado el propio presidente. Zapatero no se apeó ante el líder del PSM de su convicción de que Trinidad Jiménez es mejor candidata que él. La oferta de Gómez de que la ministra de Sanidad fuera como número dos no la aceptó el presidente, siempre en su tesis de que ella tiene más posibilidades. Y le devolvió la oferta, al sugerirle que él fuera de dos con Jiménez. "No" fue la respuesta de ambos. "El fundamentalista y numantino fue Zapatero", enjuician con severidad en el entorno más duro de Gómez. El presidente señaló en una ejecutiva federal que no compartía las posiciones "numantinas y fundamentalistas", en respuesta a una intervención de Maru Menéndez, portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, en la que defendió la idoneidad de Gómez para ser el candidato. Esta dirigente madrileña señaló ayer que las primarias las van a vivir, "por fin, como una oportunidad para que Tomás Gómez pueda difundir el proyecto que tiene para Madrid, por el que trabaja desde hace tres años".

Las primarias

- Los aspirantes a ser candidatos a la presidencia de la Comunidad pueden optar por una de las tres vías establecidas. Primera: lograr 22 de los 42 votos de la ejecutiva regional del PSM. Segunda: ser propuesto por la mayoría de los 549 miembros del Comité Regional del PSM. Tercera: ser propuesto por el 15% de los 19.000 militantes del PSM. El aspirante debe conseguir 2.600 avales.

- Los aspirantes deben superar una de esas tres vías entre el 1 y el 22 de septiembre. Después empezará la campaña.

- La votación de los candidatos será el 3 de octubre.

Las fechas de la crisis madrileña

- 15 de julio. Tanteo de Chaves. El vicepresidente tercero, Manuel Chaves, tantea a Tomás Gómez para que reconsidere su intención de ser candidato. El líder del PSM esgrime ya su intención de ir a unas primarias.

- 30 de julio. "En todo caso, democracia". En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Zapatero elude hasta tres preguntas sobre la candidatura de Tomás Gómez. "En todo caso, democracia", corta el presidente, dando alas a los rumores de que prefiere a otro candidato, en concreto a Trinidad Jiménez.

- 2 de agosto. Zapatero deja claras sus intenciones. El presidente aboga por elaborar una lista con los "mejores" y apuesta por Jaime Lissavetzky para la alcaldía de Madrid. Para la Comunidad, califica de "buena" la candidatura de Tomás Gómez, y de "buena, buenísima" la de Trinidad Jiménez.

- 4 de agosto. Presión sobre Gómez. La dirección del PSOE trata de que Gómez se retire sin enfrentamiento, garantizándole que seguirá siendo secretario general del Partido Socialista de Madrid. Tomás Gómez mantiene su idea de ir a primarias y no dar un paso atrás.

- 5 de agosto. Zapatero convoca. El presidente del Gobierno convoca a Tomás Gómez a La Moncloa para intentar persuadirle de que colabore en la elección de Trinidad Jiménez como candidata a la Comunidad.

- 6 de agosto. Zapatero aplaza la reunión. Gómez tenía previsto comunicar a Zapatero su firme decisión de no retirarse ante Jiménez. El presidente aplaza la reunión.

- 7 de agosto. Ruptura en La Moncloa. Se celebra en La Moncloa un encuentro secreto en el que Gómez rechaza la propuesta de Zapatero de retirarse. Zapatero, a su vez, rechaza que Gómez encabece la lista llevando a la ministra Trinidad Jiménez de número 2. El presidente y Gómez se retan en las primarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de agosto de 2010

Más información