Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primarias en el PSOE de Madrid

Zapatero pretende fijar en Madrid la prioridad electoral del PSOE en 2011

Las expectativas socialistas para los comicios de mayo son las peores en 10 años

El PSOE busca un salvavidas electoral en uno de sus momentos políticos más delicados. José Luis Rodríguez Zapatero quiere convertir en eje principal de la próxima campaña de 2011 la batalla de Madrid, un territorio que desde hace 15 años solo provoca frustración y desánimo en la familia socialista por las sucesivas victorias del PP en las urnas. También por el fracaso repetido de sus opciones electorales de los últimos ocho años, aumentado por el hecho traumático y nunca superado en el socialismo madrileño de ver como dos tránsfugas impidieron a Rafael Simancas gobernar en la Comunidad de Madrid cuando había logrado, en mayo de 2003, arrebatar la mayoría absoluta al PP.

La importancia de tener una subida relevante en Madrid cobra más fuerza que nunca ante unas expectativas poco tranquilizadoras para el PSOE en las elecciones que se celebrarán en los más de 8.000 Ayuntamientos de toda España y en 13 de las 17 comunidades autónomas.

Las encuestas internas que manejan en el PSOE han hecho que se enciendan las alarmas. Son las peores de los últimos 10 años, aseguran. La pelea en Castilla-La Mancha, Asturias y Baleares, va a ser durísima. El PP ha hecho de esos tres feudos su objetivo central para las autonómicas. Así lo viven cada día el presidente castellano-manchego, José María Barreda, y el balear, Francesc Antich. Javier Fernández, más que seguro sustituto del presidente asturiano Vicente Álvarez Areces, también conoce como secretario general de los socialistas asturianos que volver a gobernar en Asturias no está garantizado. Además, algunas capitales de provincia también corren peligro.

Por otro lado, el mapa de las autonomías gobernadas por el PP no parece moverse.

Por eso, Madrid cobra ahora un valor especial. "Es posible ganar, sobre en todo en la Comunidad de Madrid, porque el Ayuntamiento de la capital es más difícil", repiten los dirigentes nacionales del PSOE. "Ganar en la Comunidad de Madrid tiene tanta relevancia que no debe consumir las energías del partido en una pelea sobre candidatos", señalan en la dirección federal. Pero la pelea ya es inevitable. Los estrategas del PSOE creen imprescindible poner a Madrid como símbolo de estas elecciones. "Y eso", aclaran, "solo es posible si apostamos por una candidata fuerte como Trinidad Jiménez, que pueda hacer sombra a Esperanza Aguirre. Quitarle la mayoría absoluta es posible", insisten.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de agosto de 2010