Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Garrafón o Château Lafite de 1787?

El FBI investiga si las botellas subastadas de un preciadísimo vino francés son falsas

Las botellas del raro vino francés Château Lafite de 1787 subastadas en los últimos años por cientos de miles de dólares podrían ser falsas. Es lo que piensan los agentes de la brigada contra la falsificación de obras de arte del FBI, según publica el diaro galo Le Figaro, haciéndose eco de informaciones aparecidas en medios de Estados Unidos.

Según este diario, el mundillo de los coleccionistas de vinos históricos está muy inquieto. Los rumores del posible fraude de las carísimas botellas circulan desde hace un mes.

El FBI ha empezado a interrogar a importadores de grandes cepas, a coleccionistas y a responsables de prestigiosas sociedad de ventas mediante subastas, como Christie's y Sotheby's que, señala el rotativo, están colaborando con la investigación.

El fraude no sólo consistiría en hacer pasar por histórico a un caldo que no lo es, si no también por hacer creer al comprador que las botellas han sido albergadas en bodegas de personajes ilustres.

William Koch, millonario dueño de la sociedad Oxbow Corp., y propietario de una bodega de 35.000 botellas, ha acusado hombre de negocios alemán Hardy Rodenstock de haber suministrado a sus intermediarios botellas históricas falsas, sobre todo de Château-Lafite de 1784 y 1787, presentadas como si fueran tesoros hallados en una vieja bodega de París, tapiada.

Habrían pertenecido al tercer presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson... Pero tras comprar cinco botellas por más de medio millón de dólares, Koch descubrió que las inicales TH.J que figuran en la etiqueta habían sido impresas por una máquina eléctrica.

Koch había recibido garantías por parte de Christie's de que botellas pertenecientes al mismo lote eran auténticas. Una de ellas había sido al patrón de la prensa Malcolm Forbes por 156.000 dólares en 1985.

Según el diario galo, la revista Wine Spectator calcula que el 5% de los caldos raros o históricos son falsos.