Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC detecta 21 inconstitucionalidades en el proyecto de reforma del Estatuto de Cataluña

Zapatero promete que trabajará "a fondo" para lograr un Estatuto razonable "aquí y allí"

La ponente del PSC en la reforma del Estatuto catalán, Lídia Santos, ha informado esta tarde de que su grupo se someterá al dictamen del Consell Consultiu (Consejo Consultivo) sobre la constitucionalidad del proyecto estatutario y ha avanzado que remitirá a este organismo un informe con las 21 inconstitucionalidades que aún aprecia. Santos ha señalado en el Parlamento calatán que la voluntad de su grupo no es orientar la votación del Consultiu, sino argumentar su denuncia de inconstituconalidad, que llevará al PSC a votar, mañana en comisión, en contra del capítulo de competencias por la apelación que se hace en las enmiendas a los derechos históricos para blindar materias exclusivas de la Generalitat.

El Parlamento catalán ha publicado el informe de la ponencia sobre la propuesta de reforma que mañana se votará en comisión sin acuerdo entre los partidos, dado el rechazo del PSC a las pretensiones de ERC y CIU de invocar los derechos históricos en el capítulo competencial, ni tampoco sobre la financiación. Se trata de documento de 161 páginas en el que se incluye la polémica disposición adicional en la que ERC y CiU proponen blindar competencias y transferir a la Generalitat nuevas materias apelando a los derechos históricos. Según el PSC, el texto aún contiene 21 inconstitucionalidades, 19 del texto inicial, además de la consensuada entre ERC y CiU sobre el derecho civil catalán y la disposición adicional. De todas, nueve se refieren a las que ya alertaba el Instituto de Estudios Autonómicos.

La comisión de Organización y Administración de la Generalitat y Gobierno Local, denominada Comisión Primera, se reunirá a partir de las 10.00 con el objetivo de elaborar un dictamen que, previo paso por el Consell Consultiu y posibles pactos posteriores, será sometido a votación en un pleno la última semana de septiembre. La reunión será a puerta cerrada y no habrá votación a la globalidad del texto. Los 17 miembros que la componen votarán enmienda por enmienda y artículo por artículo, aunque pueden pactar hasta el último minuto una votación agrupada de enmiendas o capítulos. Para que el dictamen incluya enmiendas es necesario el apoyo de la mayoría simple y las que se rechacen pueden mantenerse vivas para el pleno si lo desean los grupos.

Reunión sin avances

El informe de la ponencia recoge la adopción de un texto transaccional entre dos enmiendas de ERC y CiU en que ambas formaciones piden una "actualización de los derechos históricos de acuerdo con lo que prevé la disposición adicional primera de la Constitución", de tal manera que "ampare" hasta un total de ocho competencias. Con el fin de acercar posiciones, el primer secretario del PSC, José Montilla, y el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, han mantenido hoy una reunión en Madrid que no ha dado ningún fruto. Según han indicado fuentes de ERC, Montilla y Puigcercós han reafirmado las respectivas posiciones de sus partidos pero han coincidido en la necesidad de que durante el verano prosiga el diálogo entre las formaciones políticas para lograr los acuerdos que posibiliten que el Estatuto sea aprobado por el Parlamento.

ERC apoya apelar a los derechos históricos en cinco materias (derecho civil catalán, lengua, cultura y seguridad, organización de las administraciones públicas catalanas) y estudia si hará lo mismo en el régimen de financiación, como propone CiU. La federación nacionalista añade a estas cuestiones educación y régimen local. Por su parte, ICV sólo apoyará esta invocación en lengua y derecho civil, cuestiones que podría compartir con el PSC, formación que, sin embargo, ha anunciado un "voto particular de supresión" de la disposición adicional.

Ante este escenario, el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado que trabajará "a fondo" para lograr un buen Estatuto, que sea "razonable" y que pueda ser aprobado "allí y aquí", en referencia al Parlamento de Cataluña y a las Cortes. En los pasillos del Senado, el jefe del Ejecutivo ha insistido en su disposición de que el proceso sea un éxito y ha confiado en que Alfonso Guerra tendrá un importante papel como presidente de la Comisión Constitucional del Congreso en la que debe tramitarse el texto que envíe Cataluña a las Cortes. El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha dicho, por su parte, que los debates sobre la reforma del Estatuto no tienen nada que ver con los problemas reales de la gente, por lo que ha asegurado que "lo mejor que podía pasar es que eso se quedara en nada y el tripartito comenzara a gobernar de una vez".