Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carod se compromete con Zapatero a que la reforma del Estatuto será constitucional

El presidente del Gobierno y el líder de ERC descartan fijar plazos para lograr el mayor consenso

El líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Josep Lluís Carod Rovira, se comprometió ayer ante el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a que el nuevo Estatuto que salga del Parlamento catalán no desborde el marco constitucional y a hacer todos los esfuerzos, sin plazos de tiempo, para incorporar a Convergència i Unió al acuerdo. De esta manera, se cumplirían los dos requisitos, constitucionalidad y consenso, que el jefe del Ejecutivo puso para que las Cortes den luz verde al nuevo texto estatutario. Carod negó que ERC vincule a la aprobación del Estatuto su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado para 2006. "Nuestro compromiso con el Gobierno es total y absoluto", afirmó.

La quinta entrevista en La Moncloa entre Rodríguez Zapatero y Carod, que duró más de dos horas y media, evidenció el buen clima por el que atraviesan las relaciones entre socialistas y republicanos, no sólo en Cataluña sino en Madrid. Tanto Carod como un portavoz de Zapatero calificaron de "muy cordial" la reunión, en la que se abordaron los principales temas de la agenda política española y catalana, especialmente la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

No obstante, quedaron fuera de la reunión los Presupuestos Generales del Estado para 2006 cuya aprobación por parte de ERC había sido supeditada la víspera por algunos dirigentes republicanos, entre ellos el diputado Joan Tardà, al respaldo del Estatuto por parte del PSOE sin introducir modificaciones. "No hemos venido a poner condiciones a nadie. Lo primero es el Estatuto", manifestó con énfasis Carod. No obstante, matizó que la luz verde al Estatuto también facilitaría las negociaciones para que ERC apoye con su voto los Presupuestos.

Pero el punto central de la entrevista fue el Estatuto. El presidente del Gobierno reafirmó ante Carod su compromiso -adoptado en la campaña de las elecciones autonómicas catalanas en 2003- de que asumiría el texto estatutario que saliera del Parlamento catalán. Sólo puso dos condiciones: que el articulado se enmarcara en la Constitución y tuviera un consenso suficiente. La legislación catalana detalla que debe ser aprobado por dos tercios del Parlament.

Ayer, Carod se comprometió a respetar ambas condiciones. "A nadie se le hubiera ocurrido aprobar un Estatuto fuera de la Constitución, pero tampoco por debajo", precisó el dirigente republicano en la rueda de prensa posterior a la reunión. Con ello, el líder de Esquerra advirtió de que su formación piensa aprovechar todas las potencialidades que da la Constitución para incrementar el techo competencial de Cataluña y la financiación porque, a su juicio, el Estatuto es lo "más importante que se aprobará en Cataluña en los próximos años".

Enmiendas técnicas

Si el texto que salga del Parlament es constitucional y además cuenta con el respaldo de la mayoría de formaciones, en su trámite en el Congreso tan sólo deberían introducirse enmiendas de carácter técnico y no político, agregó Carod. "No vamos a pasar en el Congreso un segundo calvario de rebajas y matices. Con uno ya tenemos suficiente", comentó.

Sobre el segundo requisito, el de los plazos, Zapatero insistió ante Carod que "el objetivo es tan importante que no debe detenerse en plazos ni en fechas". Y argumentó que, dado el protagonismo del tripartito en la propuesta de reforma, se debe dar tiempo a CiU y al PP para que reflexionen y asuman los cambios promovidos. En este aspecto, el presidente también obtuvo el compromiso de su interlocutor.

Después de que el pasado jueves el tripartito lanzara un ultimátum a Convergència i Unió para que se pronuncie sobre su respaldo o rechazo al texto antes del próximo día 29 de julio, cuando se reunirá la comisión parlamentaria en Cataluña, Carod matizó ayer. "Nadie desea que se aplace nada. Hemos esperado 25 años para tener un Estatuto y no pasa nada porque esperemos un mes más para tener el apoyo de dos tercios que necesita el texto", afirmó. Es decir, Carod apostó por disponer del máximo tiempo para involucrar en el nuevo Estatuto tanto a CiU como al PP. Del partido que dirige en Cataluña Josep Piqué, Carod Rovira manifestó: "Si está el PP, mejor, porque el Estatuto sería la expresión de la totalidad de la sociedad catalana. Pero tampoco vamos a dejar que el Estatuto se aplace porque el PP no quiera estar".

Amplio apoyo

Carod Rovira comentó que lo fundamental no es el tiempo sino el consenso. Y apostó por aplazar incluso más allá del 11 de septiembre, fecha de la Diada catalana -que había sido citada como Maragall como referencia-, la aprobación parlamentaria del Estatuto si eso sirve para obtener el respaldo de CiU. El principal objetivo que se ha marcado Carod es la aprobación del Estatuto con el mayor consenso posible porque, a su juicio, los partidos políticos no podrían permitirse "desaprovechar esta coyuntura histórica".

El líder de Esquerra destacó que los partidos de izquierda deben aprovechar el hecho de que tiene en sus manos el Gobierno de la nación y el de varias comunidades autónomas, entre ellas Cataluña. "Partidos que defienden un modelo de convivencia que reconoce la pluralidad y la diversidad", agregó.

Zapatero y Carod repasaron la actividad parlamentaria y la relación entre socialistas y republicanos, que calificaron de muy positiva. El líder de Esquerra destacó el traspaso a Cataluña de los papeles de Salamanca, la derogación del Plan Hidrológico Nacional y el esfuerzo del Gobierno por el reconocimiento del catalán en las instituciones de la Unión Europea. "Nuestro compromiso con el Gobierno es total y absoluto", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de julio de 2005