Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cubano libera a otro opositor, el séptimo de las últimas dos semanas

Se trata del periodista Jorge Olivera Castillo, condenado a 18 años y excarcelado hoy por motivos de salud

El Gobierno cubano ha liberado hoy por "motivos de salud" al periodista independiente Jorge Olivera Castillo, el séptimo opositor del llamado Grupo de los 75 excarcelado en los últimos días y el número 14 en lo que va de año. Tras ser excarcelado, Olivera, que fue condenado a 18 años, ha denunciado que "el mero hecho de disentir" en su país no puede seguir siendo "un acto criminal".

El periodista ha sido puesto en libertad hoy, al amparo de una licencia extrapenal por los problemas gastrointestinales que padece. Olivera, de 43 años, fue condenado a 18 años en la primavera de 2003, en los juicios sumarísimo celebrados contra él y otros 74 opositores acusados de conspirar con una potencia extranjera (Estados Unidos), atentar contra la independencia del Estado y socavar los principios de la revolución.

En las últimas dos semanas, las autoridades cubanas han liberado a siete disidentes del Grupo de los 75, todos con licencias extrapenales por motivos de salud, coincidiendo con el proceso de revisión de la política de la Unión Europea (UE) hacia la isla impulsado por el Gobierno español. La liberación de Olivera se suma así a las del escritor y periodista Raúl Rivero, el economista Oscar Espinosa Chepe, el periodista Edel José García, y los activistas Oswaldo Alfonso, Marcelo López y Margarito Broche en los últimos días.

Los disidentes esperan más liberaciones

En una entrevista con Efe en su hogar de la Habana Vieja, Olivera ha reconocido que su liberación ha sido posible gracias al apoyo internacional, "sobre todo las campañas de prensa y a la coyuntura bastante desfavorable que para el Gobierno cubano representó el encarcelamiento de los 75 opositores". Lejos de amedrentarse, Olivera ha denunciado: "Se tiene que acabar eso de que disentir sea un acto criminal. Creo que el ser humano tiene que tener derecho a disentir y no por eso ser considerado un apátrida, un contra revolucionario", ha indicado el director de la "ilegal" agencia de prensa Havana Press.

Olivera ha manifestado tener "la corazonada" de que "muchas personas van a ser liberadas, según los movimientos que se están viendo, inusuales en el presidio político cubano". En este sentido, ha explicado que en el hospital del Combinado del Este en la capital, donde estuvo en los últimos días, a los otros disidentes Héctor Palacio, Iván Hernández Carrillo, Adolfo Fernández Sainz y Pedro Pablo Alvarez Ramos les están haciendo chequeos médicos. Elizardo Sánchez, que encabeza una Comisión de Derechos Humanos considerada ilegal en la isla, ha confiado también en "alguna liberación más" de disidentes enfermos.

Olivera ha denunciado que las condiciones que tuvo durante parte de su encierro en una prisión de Guantánamo fueron "infrahumanas", pues en ocasiones le suministraban "agua contaminada y alimentos podridos". El disidente ha señalado que tiene intenciones de emigrar a Estados Unidos, a pesar de tener a su madre, dos hermanas y un hermano en Barcelona, por considerar que allí tiene "mayores posibilidades" de ejercer su profesión.