Indignación en Castilla-La Mancha por el examen de Matemáticas: “Había muchísimos alumnos llorando”

La prueba provoca una oleada de protestas de los alumnos, que denuncian que no se les dejó elegir entre bloques como prevé el modelo en vigor desde la pandemia, y lleva a intervenir al presidente autonómico

Examen de selectividad este miércoles en San Sebastián.
Examen de selectividad este miércoles en San Sebastián.Javier Hernandez

El examen de Matemáticas II de la Selectividad celebrado este jueves en Castilla-La Mancha ha levantado una ola de protestas entre los alumnos, que denuncian la dificultad de las preguntas y el hecho de que se incumpliera el modelo de prueba establecido con motivo de la pandemia, que debe permitir a los estudiantes elegir entre bloques temáticos. La indignación del alumnado, que en 24 horas han reunido más de 15.000 firmas en la plataforma Change.org, ha llevado a una inusual intervención del propio presidente autonómico, Emiliano García-Page, que horas después de la prueba se declaró “muy molesto” con las preguntas del examen y pidió “con fuerza, que se modifiquen los criterios de corrección” para adaptarlos “al esfuerzo de los chavales y al sentido común”. El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Julián Garde, ha afirmado que se iba a “transmitir a los correctores que corrijan la prueba de Matemáticas teniendo en cuenta el tipo de examen”.

La Evaluación de Acceso a la Universidad (Evau) fue revisada en 2020 en toda España para adaptarla a las condiciones en las que tuvieron que estudiar los alumnos a causa de la covid. El principal cambio consistió en aumentar la capacidad de elección de los estudiantes, permitiéndoles que pudieran elegir entre bloques, de forma que pudieran obtener la máxima calificación incluso sin haber estudiado a fondo algunas partes del temario. El modelo se ha mantenido con carácter general este año. Pero en el examen de Matemáticas de Castilla-La Mancha las preguntas han combinado preguntas de diferentes bloques, eliminando de hecho la supuesta optatividad. En las preguntas de geometría había por ejemplo elementos del temario de probabilidad, y viceversa, explican los alumnos. “Durante el curso los profesores no nos habían preparado para un examen así”, cuenta Violeta Quevedo, una de las alumnas que se examinó este jueves en Albacete, y que aspira a entrar en Medicina, una carrera para la que necesita una nota altísima (el año pasado, un 13,364 sobre 14).

Al ver las preguntas del examen, los estudiantes se quedaron en shock, explica Quevedo. “Durante el examen aguanté, porque es un examen difícil, nos jugamos mucho y hay que intentar estar concentrado. Pero cuando entregué el papel me puse muy nerviosa y al salir vi que no era la única. A las puertas de la Facultad de Enfermería donde nos habíamos examinado había muchísimos alumnos llorando. No fue algo de uno al que se le diera mal, fue común. No es normal que todos tuviéramos dificultades en un examen en el que nos estamos jugando entrar en la carrera”, afirma por teléfono.

Los alumnos también han denunciado en las redes sociales que la prueba contenía, además, fallos en el enunciado de las preguntas, lo que obligó a los profesores que vigilaban la prueba a pararla en dos ocasiones para pedir a los estudiantes que las cambiaran. “Yo espero sacar un siete o un ocho”, dice Quevedo, “cuando llevaba el examen preparado para un 10, que es la nota que sacaba en las pruebas con pruebas de años anteriores”. Matemáticas II le ha puesto más difícil entrar en Medicina a pesar de tener un expediente académico excepcional.

El presidente castellanomanchego ha empleado este viernes un tono más conciliador al tratar el asunto y ha agradecido la “sensibilidad” mostrada por la Universidad de Castilla-La Mancha ante las quejas del alumnado. Fuentes del Gobierno regional han señalado que, a pesar de la “preocupación” e “inquietud” que el examen ha generado en el Ejecutivo, este “se ajusta a la norma”. “Agradezco mucho que haya habido un planteamiento no a la defensiva, no endogámico, sino compresivo. Espero se plasme sin interferencia de ningún tipo, lo digo desde mi derecho a pedir, en ningún caso a exigir, la semana que viene en una razonable tranquilidad”, ha dicho García-Page.

El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha también ha defendido que el examen “se ajustaba a los contenidos”, pero ha asegurado que “se adecuarán los criterios de corrección”; “no es una excepción, se va a transmitir a correctores que corrijan la prueba de Matemáticas teniendo en cuenta el tipo de examen”.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS