Madrid reniega de la distancia de 1,5 metros entre alumnos y apuesta por volver a las aulas con “normalidad”

Como ya hizo Andalucía, la comunidad considera que no dispone de recursos para contratar a más profesores y critica que el fondo extraordinario de 2.000 millones del Gobierno es “insuficiente”

El consejero de Educación madrileño, Enrique Ossorio, en la Asamblea de Madrid.
El consejero de Educación madrileño, Enrique Ossorio, en la Asamblea de Madrid.Emilio Naranjo / Europa Press

“Solo si las razones sanitarias obligaran a ello es cuando habría que hacer un inicio del curso diferente”, ha asegurado el consejero de Educación madrileño, Enrique Ossorio (PP), antes del comienzo de la conferencia sectorial que reúne este jueves a los responsables autonómicos del ramo con los del Ministerio de Educación, que les presentarán el borrador con las medidas de seguridad para la reapertura de los centros en septiembre. Como ya hizo a principios de semana Andalucía, la región madrileña considera que aunque sí es necesario tener previsto un plan de contingencia, no hay que “convulsionar el sistema educativo” porque “bastante han sufrido los alumnos, los docentes y las familias".

Ossorio se ha pronunciado así después de que el ministerio diese a conocer este miércoles el nuevo protocolo elaborado junto a Sanidad para la reapertura de los centros en septiembre, en el que se contemplan medidas como que los estudiantes de quinto y sexto de primaria, ESO y Bachillerato deberán mantener una distancia física de 1,5 metros, en lugar de los dos metros fijados ahora para la reanudación de las clases en la recta final de este curso. Los más pequeños, desde infantil hasta cuarto de primaria, no tendrán que cumplir la norma de distancia y sus clases podrán tener hasta un máximo de 20 alumnos, si bien se considera que “lo ideal” es que se limiten a 15, el número inicialmente barajado por el Ejecutivo.

El protocolo “obliga a las consejerías de Educación a establecer medidas de muy complicada aplicación en nuestro sistema educativo, por ejemplo, en materia de espacios y de número de alumnos por aula, con cambios profundos para los alumnos y el profesorado", ha señalado Ossorio, para quien las comunidades deberían poder establecer una distancia de seguridad diferente “en función de las circunstancias sanitarias”. “Es un escenario inviable”, ha dicho el consejero madrileño en un comunicado, después de recalcar que el fondo extraordinario de 2.000 millones que el Gobierno destinará a las autonomías para el comienzo del próximo curso es “totalmente insuficiente”.

El consejero aboga por una vuelta a las aulas que sea “lo más normal posible”, porque en su opinión las propuestas lanzadas por el ministerio “son irrealizables”. “En dos meses no podemos modificar los espacios de los centros educativos y el gasto en el profesorado sería enorme”, ha recalcado. Para Ossorio, la propuesta de la ministra Isabel Celaá, no contiene medidas para "flexibilizar numerosas normas sobre adaptación de las programaciones didácticas o los horarios, algo que es absolutamente necesario para el curso 2020/21″.

En el encuentro telemático de este jueves entre los consejeros y el ministerio, se presentará el protocolo Medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la covid-19 para centros educativos en el curso 2020-2021, y las consejerías podrán realizar aportaciones para consensuar una estrategia común.

Las comunidades, que tienen amplias competencias en materia educativa, concretarán en las próximas semanas sus propios planes, si bien hay puntos, como el de mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre los alumnos de quinto de primaria y superiores, que no podrán suprimir, ya que figuran en el decreto de la “nueva normalidad” publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado.

Más información

Lo más visto en...

Top 50