_
_
_
_
_

Indra despega en la gestión del tráfico aéreo en Estados Unidos

La compañía española tratará de disputar el liderazgo mundial a la francesa Thales tras cerrar la compra de una empresa del sector en Kansas.

Indra
Acto de Indra en una imagen cedida por la compañía. De izquierda a derecha: Jim Kite, presidente del Consejo Municipal de Overland Park; la congresista Sherice Davids; el senador Jerry Moran; el director general de Indra Air Traffic, Bill Colligan; Paul Hughes, subsecretario de Comercio de Kansas; el director general de Estrategia de ATM de Indra, Ramón Tarrech, y Tami Bartunek, de la oficina del senador Roger Marshall.Jim Mathis
Miguel Jiménez

Los carteles están aún relucientes en la nueva sede de Indra en Overland Park (Kansas). La multinacional española acaba de cerrar la compra al grupo italiano Leonardo de su filial de gestión del tráfico aéreo en Estados Unidos, una operación de unos 45 millones de euros. Este lunes ha sido la puesta de largo. Se pone fin así a la anomalía de que la segunda mayor compañía de gestión de tráfico aéreo, tras la francesa Thales, no estuviese en el mayor del mundo mercado de ese negocio (conocido como ATM, por sus siglas en inglés).

Ramón Tarrech, director de Estrategia de ATM de Indra, es uno de los que ha negociado la operación. Pese al jet lag, estos días luce una sonrisa casi permanente en Kansas cuando explica cómo la filial adquirida abre grandes oportunidades para el grupo: “Esto va a ser un gran éxito“, ha proclamado este lunes en el acto de lanzamiento de Indra Air Traffic Inc, la nueva filial.

En declaraciones a los periodistas asistentes, Tarrech ha reconocido que Estados Unidos era una asignatura pendiente. “Es el mayor mercado de gestión del tráfico aéreo del mundo y cuenta con un gran potencial de crecimiento”, indica. La entrada en dicho país, añade, es clave en la aspiración de Indra de lograr “el liderazgo en el sector a escala mundial”. Ya se encuentra muy cerca de Thales, líder del segmento, y en su punto de mira está superarla. “Todo se andará”, dice el ejecutivo de la empresa que preside Marc Murtra.

El negocio adquirido en Kansas diseña y produce sistemas de ayuda a la navegación aérea. Es especialmente fuerte en el ámbito de la ayuda al aterrizaje, siendo proveedor no solo de la autoridad aeronáutica (la Federal Aviation Administration, FAA), sino también del Ejército del Aire y de la Armada estadounidense. Además, cuenta con el único equipo medidor de distancia (DME) certificado por la FAA.

Plan de infraestructuras

Estados Unidos, donde se han producido varios incidentes de seguridad en el tráfico aéreo en los últimos meses, está invirtiendo en renovar sus aeropuertos y sistemas de navegación aérea con la Ley de Infraestructuras aprobada recientemente, como reconoce el senador republicano por Kansas Jerry Moran: “Se ha invertido poco en infraestructuras en todo el mundo, pero también en Estados Unidos, y las infraestructuras de nuestros aeropuertos necesitan ser potenciadas, mejoradas y actualizadas; y las tecnologías que se fabrican y crean en estas instalaciones son cosas que pueden utilizarse en todos los aeropuertos de Kansas y del país”, ha indicado Moran en respuesta a EL PAÍS antes del acto.

Indra quiere aprovechar la renovación de infraestructuras aéreas del país para ofrecer su cartera de productos y servicios y su experiencia de más de cuatro décadas en el negocio de ATM. Y para eso considera fundamental la compra de una empresa asentada en el país. El acuerdo de adquisición se firmó el 5 de noviembre y la operación se formalizó el pasado jueves, una vez recibidas todas las autorizaciones.

El senador Moran ha recordado que Kansas tiene una sólida tradición aeronáutica desde que Clyde Cessna fundó en 1927 la compañía que lleva su apellido. En este Estado se fabricaron los B-29 en la Segunda Guerra Mundial, en parte porque se halla en el centro geográfico de los Estados Unidos, a salvo de ataques que llegasen desde las costas.

Indra ya estaba presente en Estados Unidos con cuatro filiales y un negocio centrado principalmente en gestión de infraestructuras de transporte y de redes energéticas. Sus anteriores cuatro filiales en el país sumaban una facturación de unos 65 millones de dólares (cerca de 60 millones de euros al tipos de cambio actual) y tenían una plantilla de unos 140 empleados. Con la nueva operación, la compañía rondará los 100 millones de dólares de cifra de negocio en el mercado estadounidense y los 250 empleados. Además, la huella de Indra se extiende ya por el 80% de los Estados del país. Con cifras de 2022, esos 100 millones de dólares lo situarían como el sexto mercado de la multinacional en el mundo.

Un centenar de empleados

La nueva filial de Indra en Estados Unidos cuenta con un centenar de profesionales y una planta de producción en Overland Park, en el área metropolitana de Kansas City (Misuri). Indra tiene previsto renovar las instalaciones y crear un centro de excelencia para sistemas de ayuda a la navegación aérea (NAVAIDS), desde el que dará servicio a clientes de EEUU y del resto del mundo. Ese es el punto de partida para el desarrollo de un plan industrial que pretende incorporar y comercializar otros productos de su cartera y sumar nuevas capacidades.

“Ya somos capaces de vender en todo el mundo, pero al entrar en este mercado vamos a generar unos volúmenes de producción y de conocimiento que nos va a permitir mayor volumen y rentabilidad mundial”, ha indicado Tarrech tras el acto. “Estados Unidos era la asignatura pendiente y superarla nos va a fortalecer globalmente el negocio de ATM, con todas las implicaciones que tiene también para el sector de defensa”.

Indra mantiene a Bill Colligan como director general tras el cambio de propiedad de la empresa, por la que también se interesó Thales. “Entrar a formar parte de Indra, una empresa líder mundial del sector, nos ayudará a reforzar nuestro portfolio y a ofrecer un servicio integral a nuestros clientes”, ha indicado el directivo.

Además del senador Jerry Moran; el acto ha contado con otras autoridades, incluida la congresista demócrata por Kansas Sharice Davids, que además es miembro del subcomité de Aviación de la Comisión de Infraestructuras de la Cámara de Representantes. “Una de las cosas en las que hemos estado trabajando y que realmente es necesario hacer es seguir mejorando y modernizando nuestro sistema de control del tráfico aéreo. Y lo bueno del trabajo que hace Indra y de lo que va a hacer aquí es que no solo podrán ayudar a mejorar la capacidad de los sistemas de aterrizaje de Estados Unidos sino que además sus productos están, literalmente, en todos y cada uno de los continentes”, ha dicho Davids tras el acto a los periodistas asistentes.

Indra ha desplegado más de 6.000 instalaciones en más del 90% de países del mundo y su tecnología está presente en los viajes de más del 85% de los pasajeros durante alguna de las fases de su vuelo, según sus datos. Es un referente en la digitalización del sector y la automatización del tráfico aéreo, que permiten aumentar el grado de precisión sin precedentes en la gestión de los vuelos hasta niveles nunca vistos.

Los avances en la gestión del tráfico aéreo aumentan la capacidad y fluidez del tráfico; mejoran la eficiencia en el vuelo por la optimización de trayectorias; permiten reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y disponer de la flexibilidad necesaria para adaptarse a la demanda y reaccionar ante cualquier imprevisto, con la seguridad como premisa, explica Tarrech.


Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_