_
_
_
_

Powell sugiere que la Reserva Federal frenará el ritmo de subidas de tipos en diciembre

El presidente del banco central da a entender que el próximo ascenso del precio del dinero será de 0,50 puntos

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, durante su intervención en la Brookings Institution, de Washington.
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, durante su intervención en la Brookings Institution, de Washington.DREW ANGERER (Getty Images via AFP)
Miguel Jiménez

La Reserva Federal está lista para frenar el ritmo de subida de los tipos de interés en su lucha contra la inflación. Su presidente, Jerome Powell, ha señalado este miércoles en una conferencia en Washington que la moderación “podría llegar tan pronto como en la reunión de diciembre”. Tras cuatro subidas consecutivas de 0,75 puntos en los tipos de interés, esas palabras dan a entender que la próxima subida será de 0,50 puntos porcentuales. Wall Street ha reaccionado con fuertes subidas.

“Mis colegas del FOMC [el comité que fija la política monetaria] y yo estamos firmemente comprometidos con el restablecimiento de la estabilidad de precios. Después de nuestra reunión de noviembre, señalamos que preveíamos que serían apropiadas las continuas subidas de tipos para lograr una política lo suficientemente restrictiva como para reducir la inflación al 2%”, ha dicho en la parte final de su discurso. Y ha añadido: “Los efectos plenos de un endurecimiento rápido hasta ahora aún no se han dejado sentir, por lo que tiene sentido moderar el ritmo de nuestras subidas de tipos a medida que nos acercamos al nivel de restricción que será suficiente para bajar la inflación. El momento de moderar el ritmo de las subidas de tipos podría llegar tan pronto como en la reunión de diciembre”.

Según Powell, el momento de esa moderación es mucho menos significativo que la cuestión de cuánto más tendrá que subir los tipos la Reserva Federal para controlar la inflación y el tiempo que será necesario para mantener la política en un nivel restrictivo. “Es probable que el restablecimiento de la estabilidad de precios requiera mantener la política monetaria en un nivel restrictivo durante algún tiempo. La historia desaconseja una relajación prematura de la política monetaria. Y termino diciendo que mantendremos el rumbo hasta que el trabajo esté hecho”, ha concluido.

La próxima reunión de la Reserva Federal es el 13 y 14 de diciembre, justo tras conocer el dato de inflación de noviembre. Powell ha celebrado que la inflación haya dado un respiro en octubre, pero ha subrayado que el dato de un mes no es suficiente para empezar a cantar victoria. El 2 de noviembre, el comité de política monetaria del banco central aprobó una subida del precio del dinero de 0,75 puntos porcentuales, hasta el rango del 3,75%-4%, los tipos más altos desde la primera mitad de enero de 2008.

En la rueda de prensa posterior a esa reunión, Powell ya abrió la puerta a que la subida de diciembre fuera de menor cuantía y la mayoría de los analistas ya daban como más probable una subida de 0,50 puntos.

Powell ha pronunciado su discurso en la Brookings Institution de Washington. Antes de pronunciar sus palabras más esperadas, ha hecho un repaso de las tendencias de la inflación, poniendo el acento en la subyacente, que excluye los precios de la energía y los alimentos. Dentro de ella, ha subrayado que los precios de los bienes han empezado a frenarse; que los del hogar siguen subiendo, por el retraso en la actualización y medición de los alquileres, pero que probablemente empiecen a ceder en 2023. Sin embargo, en los servicios, el componente más importante de la inflación subyacente, no se ve aún una tendencia clara a la moderación de la inflación.

En conjunto, ha insistido, las subidas de precios siguen siendo demasiado pronunciadas y en el mercado laboral aún hay más puestos de trabajo disponibles que parados. La tasa de paro está en el 3,7%, cerca de los mínimos en medio siglo, y los salarios nominales están subiendo por encima del ritmo que sería consistente con una inflación del 2%. Y aun así, están perdiendo poder adquisitivo, como le pasa a él mismo, según ha reconocido.

La Reserva Federal ha acometido las subidas de tipos más agresivas desde la década de 1980, cuando su presidente era Paul Volcker, en respuesta a una inflación que también es la más alta en cuatro décadas. Los tipos han pasado de un nivel cercano a cero hasta el rango actual del 3,75%-4% en lo que va de año y probablemente acabarán 2022 en el 4,25%-4,5%. En la reunión de diciembre, la Reserva Federal actualizará sus previsiones sobre evolución de la economía, la inflación, el paro y los tipos de interés, pero Powell ya ha anticipado que probablemente los tipos llegarán a niveles “algo más altos” de lo que se esperaba en septiembre, cuando se preveía un techo en el entorno del 4,5%-4,75%.

Sus palabras han terminado de enfriar las esperanzas de que los tipos empiecen a bajar cuando la economía se enfríe, pero el mero hecho de que el ritmo de subida se frene ha sido suficiente para que los inversores lo celebren por todo lo alto. Los tipos de interés de los bonos han caído con fuerza tras sus palabras y el índice S&P 500, el más representativo del mercado estadounidense, se ha apuntado subidas cercanas al 2%.

Powell ha reconocido que la economía está creciendo claramente por debajo de su potencial, pero ha subrayado que esa situación debe mantenerse un tiempo para frenar la demanda y que eso tenga un efecto sobre la inflación.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_