Las actas de la Reserva Federal siguen sin sacar de dudas sobre la próxima subida de tipos

Los miembros del banco central se remiten a los próximos datos, aunque admiten que el ritmo de subida deberá frenar “en algún momento”

Sede de la Reserva Federal, en Washington.
Sede de la Reserva Federal, en Washington.Pablo Martinez Monsivais (AP)

Jerome Powell hizo una perfecta síntesis de la reunión de la Reserva Federal cuando compareció el pasado 27 de julio tras aprobar la segunda subida consecutiva de 0,75 puntos. Powell dijo que habría nuevas subidas, pero que dependería de los datos si se mantenían a ese ritmo o si se frenaba el ritmo. Las actas de la reunión, publicadas este miércoles, reflejan ese debate interno, pero no permiten sacar conclusiones de cuál será el próximo movimiento.

“Los participantes coincidieron en que el ritmo de las subidas de los tipos de interés oficiales y el grado de endurecimiento de la política monetaria en el futuro dependerían de las implicaciones de la información recibida sobre las perspectivas económicas y los riesgos para las mismas” dicen las actas.

“Los participantes consideraron que, a medida que la orientación de la política monetaria se hace más estricta, probablemente sería conveniente en algún momento ralentizar el ritmo de las subidas de los tipos de interés oficiales mientras se evalúan los efectos de los ajustes acumulados de la política sobre la actividad económica y la inflación. Algunos participantes indicaron que, una vez que el tipo de interés oficial hubiera alcanzado un nivel suficientemente restrictivo, probablemente convendría mantenerlo durante algún tiempo para garantizar que la inflación volviera a situarse firmemente en la senda del 2%”, añade el documento.

El mismo mensaje

Una de cal y otra de arena. Por un lado, “en algún momento” habrá que frenar el ritmo de las subidas. Por otro, la política monetaria restrictiva se tendrá que mantener “durante algún tiempo”. Ninguna de las dos cosas, sin embargo, añade gran novedad. El mensaje que dejan las actas es consistente —no podía ser de otro modo— con el que dio Powell tras esa subida de tipos de 0,75 puntos. En la rueda de prensa midió mucho sus palabras y prefirió no dar indicaciones sobre el próximo paso a dar.

Desde entonces, se ha publicado un nuevo dato de inflación, con una caída de la tasa interanual general del 9,1% al 8,5%, pero sin que se moviese del 5,9% la inflación subyacente, mejor indicador de las presiones sobre los precios que se enquistan en la economía. También se ha publicado un dato de paro, que iguala la menor tasa de desempleo en 50 años, el 3,5%.

En la rueda de prensa del 27 de julio, Powell dijo: “Anticipamos que serán apropiados los continuos aumentos en el rango objetivo del tipo de interés de los fondos federales. El ritmo de esos aumentos seguirá dependiendo de los datos que se publiquen y de la evolución de las perspectivas de la economía. El aumento es el segundo incremento de 75 puntos básicos [0,75 puntos porcentuales] en otras tantas reuniones. Aunque podría ser apropiado otro aumento inusualmente grande en nuestra próxima reunión, esa es una decisión que dependerá de los datos que obtengamos entre ahora y entonces”, pareciendo dar como probable otra subida de 0,75 puntos en septiembre, pero enseguida añadió: “A medida que la orientación de la política monetaria se endurezca aún más, es probable que resulte apropiado ralentizar el ritmo de las subidas mientras evaluamos cómo están afectando a la economía y a la inflación los ajustes acumulados de nuestra política”. Los mercados se quedaron con este último mensaje, que dejaba la puerta abierta a bajar el ritmo de las subidas de tipos, y reaccionaron al alza. Es el mismo mensaje que ahora reflejan las actas.

En las preguntas posteriores no despejó las dudas. Y las actas también dejan en el aire lo que ocurrirá el 21 de septiembre, fecha de la próxima reunión de política monetaria de la Reserva. Queda otro dato de inflación y muchos del mercado laboral por publicarse hasta entonces.

Powell también dijo que consideraba que los tipos de interés ya están en torno a un nivel neutral, que ni estimula ni frena la economía, pero que hacen falta subidas adicionales para enfriar la demanda y que la inflación baje.

En ese ser o no ser, las actas reflejan también los riesgos aparejados a cada alternativa. Si se baja el ritmo de subidas de tipos demasiado pronto y la inflación no cede, el banco central tendrá un problema de credibilidad. En sentido contrario, algunos señalaron el riesgo de frenar la economía más de lo necario para frenar la inflación.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS