Las grandes tecnológicas preparan planes de ajuste ante los temores de recesión

Meta planea recortar los planes de reclutamiento de ingenieros un 30% y Netflix despidió 450 empleados entre mayo y junio

Logo de Microsoft en un smartphone y logo de Apple.
Logo de Microsoft en un smartphone y logo de Apple.Reuters

Ante el aumento de los temores de recesión, con los precios que no paran de escalar y las consecuencias de la pandemia que siguen pasando factura, muchas compañías tecnológicas se ven obligadas a replantearse su necesidad de personal. A la espera de publicar sus informes de ganancias trimestrales, algunas han anunciado que van a aplazar sus planes de contrataciones y reducir sus ofertas de empleo, conscientes de que el otoño vendrá cargado de dificultades. “No hay duda de que las empresas gastarán menos y recortarán presupuestos. Nada de eso es una buena noticia para el próximo trimestre”, dijo Paul Verna, analista de Insider Intelligence, una firma de análisis de mercado.

El sector lleva meses en aprieto. En abril, el fundador de Amazon, Jeff Bezos, ya advirtió de que el momento de auge que había experimentado la tecnología durante la pandemia pronto llegaría a su fin. A principios de año, Apple perdió el estatus de empresa más valiosa del mundo, lo que contribuyó a una fuerte caída del índice Nasdaq Composite, que en abril llegó a desplomarse un 13%.

La semana pasada, el departamento de Trabajo de Estados Unidos publicó los datos del índice de precios de consumo de junio, que al elevarse un 9,1% han marcado otro récord en los últimos 40 años. Unos números que han superado las previsiones de los expertos y que ponen más presión a la Reserva Federal para aumentar las tasas de interés de forma más acelerada y endurecer así su política monetaria. La actuación más agresiva por parte del banco central estadounidense alimenta el miedo de los inversores a que el deterioro económico se produzca con más velocidad de lo previsto y les impulsa a mover sus acciones en áreas del mercado más seguras.

Frente a la incertidumbre, las compañías se ponen a cubierto y repiensan sus prioridades para no perder competitividad. Alphabet, la empresa matriz de Google, está desacelerando sus esfuerzos de reclutamiento de personal. Según un memorando interno recogido por Bloomberg, el director ejecutivo Sundar Pichai les dijo a los empleados que, aunque la empresa incorporó 10.000 trabajadores en el segundo trimestre, disminuirá el ritmo de contratación durante el resto del año y priorizará el talento técnico y de ingeniería. “Como todas las empresas, no somos inmunes a los vientos en contra”, apuntó. El gigante de las búsquedas contaba con casi 164.000 empleados a finales de marzo. En la misma línea, Apple planea frenar la contratación y el gasto en algunas divisiones el próximo año para hacer frente a la ralentización económica.

La plataforma de intercambio de criptomonedas Coinbase anunció en junio que despediría alrededor del 18% de su fuerza laboral y rescindió ofertas de empleo. “Parece que estamos entrando en una recesión después de un auge económico de más de 10 años. Si bien es difícil predecir la economía o los mercados, siempre planificamos lo peor para poder operar el negocio en cualquier entorno”, dijo el director ejecutivo Brian Armstrong en el blog de Coinbase.

Tesla también informó a sus trabajadores de que planea despedir al 10% de su fuerza laboral y Meta planea recortar los planes de contratación de ingenieros un 30%, según Reuters. “Si tuviera que apostar, diría que esta podría ser una de las peores recesiones que hemos visto en la historia reciente”, dijo el director ejecutivo de la compañía, Mark Zuckerberg, a los empleados durante una sesión semanal de preguntas y respuestas a la que tuvo acceso la agencia de noticias. En 2021, la empresa de Facebook anunció un viraje en su negocio de las redes sociales a la realidad virtual. Además, está luchando por renovar sus contenidos y retener a los usuarios, particularmente a los más jóvenes, ya que cada vez migran a competidores como TikTok.

Despidos en Netflix

Los servicios multimedia, tras beneficiarse durante el confinamiento, ya se enfrentan a una ralentización de su expansión, con unas inevitables consecuencias. Netflix ha llevado a cabo varias rondas de despidos desde que informó la pérdida de 200.000 suscriptores en el primer trimestre. En abril, comenzó a reducir algunas iniciativas de marketing y luego despidió 150 empleados en mayo y 300 en junio, según informa Bloomberg. Spotify, por su parte, está recortando el crecimiento de los empleados en aproximadamente un 25% para ajustarse a los factores macroeconómicos, señaló el director ejecutivo Daniel Ek en una nota al personal el mes pasado.

Unas malas noticias que además de decepcionar a los recién graduados en búsqueda de trabajo, podrían perjudicar el prestigio de las grandes compañías tecnológicas. “Si bien las empresas pueden estar ahorrando algo de dinero a corto plazo, corren el riesgo de sufrir daños en la reputación potencialmente catastróficos”, dijo en declaraciones recogidas por Reuters Brian Kropp, vicepresidente distinguido de la práctica de recursos humanos de la consultora Gartner.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS