La dura batalla por el talento

El sector público lo tiene difícil a la hora de competir con las empresas privadas para atraer a los mejores perfiles digitales

Participantes del evento Retina Red Hat sobre la digitalización de la Administración pública celebrado el miércoles en EL PAÍS.
Participantes del evento Retina Red Hat sobre la digitalización de la Administración pública celebrado el miércoles en EL PAÍS.Santi Burgos

La Administración pública también tiene hambre de nuevo talento digital. Conseguirlo, sin embargo, no es una cosa fácil. Las ofertas de las empresas privadas suelen ser más atractivas, los proyectos son mucho más ágiles y los requerimientos de incorporación son también más sencillos. “La función pública es muy arcaica, muy clásica”, expuso Carlos Escudero, gerente de informática de la Seguridad Social.

“Hay una necesidad de talento digital en las administraciones públicas… Seguramente, en los próximos años, todos vamos a estar en dificultades”, añadió José Borja Tomé, director del departamento de informática de la Agencia Tributaria. Este organismo público, según su representante, está trabajando en una situación preo­cupante. “Prestamos servicios con el límite inferior de personal tecnológico, pronto vamos a tener jubilaciones porque la edad media de todos los funcionarios es muy elevada y es una gran preocupación porque sin personas no puedes llevar a cabo los proyectos”.

El tema del talento no se puede resolver de la noche a la mañana. “Requiere de un planteamiento a largo o medio plazo”, destacó Juan Jesús Torres Carbonell, secretario general de Administración Digital del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. La rigidez del sistema es uno de los retos a resolver para incorporar a mucho más personal relacionado con el mundo digital. Porque una persona que busca incorporarse a la Administración tiene que pasar una oposición, y ello requiere tiempo y un esfuerzo mayor que no se exige en la empresa privada, dijo el representante del Gobierno. Con la creación de la Agencia Estatal de Administración Digital, que estará lista a finales de este año, se podrán gestionar los recursos humanos digitales que necesiten los distintos organismos del Estado. “Tendrá un modelo distinto en cuanto a la gestión de los recursos humanos”.

Motivación del funcionario

Las grandes preguntas, según José Manuel García Duarte, director general de tecnologías de la información y las comunicaciones de la Generalitat Valenciana, son: ¿cómo motivar al funcionario?, ¿cómo darle desde la Administración pública un valor añadido adicional?, ¿cómo competir con el sector privado? “Pues al final con opciones de empoderamiento, que se sientan protagonistas de esos cambios”, dijo García Duarte. “Se acerca una generación de trabajadores en la que las prioridades han cambiado. Les interesa mucho más el entorno de trabajo y el proyecto, que sea una cosa ilusionante, que tengan una capacidad de promoción. Empieza a haber cosas secundarias”, agregó Escudero.

Una de las bazas con la que la Administración pública juega es que puede ofrecerle al empleado formar parte de un proyecto de calidad y de un interés trascendental para el país. “En estos años, con todo este proceso de transformación, se van a poner en marcha una serie de proyectos con una variedad y calidad, y un impacto en la sociedad que nunca se ha visto”, recalcó. Pero no solo hay que incorporar a más informáticos, sino también a más mujeres informáticas, subrayó Nerea Martiartu, directora general de Lantik (Sociedad de Tecnología e Innovación de la Diputación Foral de Bizkaia).

“Hay que incorporar a las niñas al mundo de la tecnología, desde el juego y los procesos educativos. Que la tecnología sea algo familiar. La que quiera hacer aviones, que haga aviones; la que quiera hacer carreteras, la que se quiera dedicar a la moda, que también tenga la tecnología para la moda sin entrar en clichés”. “Creemos que hay una oportunidad extraordinaria para todos para modernizar las administraciones, para atraer talento y para participar en esos proyectos de innovación”, concluyó Julia Bernal, country manager de Red Hat para España y Portugal.




Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS