El talento digital es el único que puede elegir dónde trabajar

El empleo a distancia está provocando un éxodo de profesionales tecnológicos hacia ciudades pequeñas y pueblos

Victoria Campetella junto a su familia en su casa en el barrio Winterhude, Hamburgo.
Victoria Campetella junto a su familia en su casa en el barrio Winterhude, Hamburgo.

Los nómadas digitales ya existían antes de la pandemia. Pero las nuevas formas de trabajo se están extendiendo tras ella y permitiendo a muchos empleados afrontar un nuevo estilo de vida. La llegada del trabajo flexible, que el director general de LinkedIn, Ángel Sáenz de Cenzano, cree que antes o después se generalizará en todas las compañías que puedan operar a distancia, abre un mundo de posibilidades para las plantillas. Sobre todo si trabajan en tecnología, de donde salen los únicos profesionales que hoy por hoy pueden elegir desde qué lugar quieren trabajar. De hecho, se aprecia un movimiento de trabajadores hacia ciudades más pequeñas y pueblos, según Gary Mullan, consejero delegado de Prosperity. “Van en busca de alquileres más bajos y mayor calidad de vida. La tendencia es clarísima. Los desplazamientos se han duplicado”, afirma.

Aunque no hay datos que lo corroboren, valga como ejemplo el caso de Google. Unos 15.000 de sus trabajadores se han mudado acogiéndose al programa mundial de la compañía y otros 10.000 se han apuntado al trabajo 100% remoto, según Javier Martín, director de recursos humanos para el sur de Europa. En España, donde todavía no hay datos porque aún no se ha decidido el regreso masivo a la oficina y es voluntario, a Martín le constan traslados a Málaga, Barcelona o las proximidades de Madrid. O a Hamburgo (Alemania), adonde Victoria Campetella se ha ido a vivir con su familia. “Con la pandemia nos planteamos el estilo de vida que queríamos tener. Habíamos estado en Hamburgo, una ciudad más pequeña que Madrid, más verde y más amigable con los niños y donde mi marido tiene familia. Y llevamos dos meses viviendo aquí con nuestras dos hijas y estamos satisfechos con la decisión”, dice por teléfono.

Y es que el 40% de los trabajadores digitales operan a distancia, mientras que una cuarta parte están obligados a pasar su jornada en la oficina y el 35% combinan ambas fórmulas, según el cazatalentos digital Prosperity. “El trabajo en remoto es lo que más piden estos perfiles. Y resulta muy importante para retener el talento, ya que quienes no pueden disfrutarlo duran menos en las empresas”. La compañía está reclutando personal para Microsoft, Google, Wallapop y muchas start-ups que buscan decenas de posiciones digitales en España. Mullan cree que esto va a ser una dinámica habitual a partir de ahora y pone como ejemplo a Meta, que ha elegido España para implantar su centro tecnológico y va a contratar a 2.000 personas.

Desde Begur

José López Morales lleva varios años trabajando en el departamento técnico de The Knot Worldwide, el mayor planificador de bodas del mundo. Antes de la pandemia lo hacía en las oficinas de Barcelona, donde se cuentan 500 de los 900 empleados de la firma presente en 16 países. A raíz de ella, todos se fueron obligados a trabajar en sus casas. Ahora, la plataforma ofrece trabajo híbrido. “De momento, damos libertad al empleado, que actualmente pasa el 70% del tiempo en su casa y un día en la oficina”, explica Anna Bisart, vicepresidenta de Personas de la compañía. Salvo a los trabajadores del área tecnológica, a los que ofrece trabajo 100% remoto. Algo que le ha permitido a José mudar su residencia e incluso comprarse una casa en Begur (Girona), donde vive en una urbanización, cerca de la naturaleza y de la playa y en la que tiene un patio que le permite desconectar de su intensa actividad como programador. “Lejos del bullicio de Barcelona vivo más tranquilo y me permite ahorrar tiempo y dinero”.

José López Morales, en el patio de la casa que se ha comprado en Begur (Girona).
José López Morales, en el patio de la casa que se ha comprado en Begur (Girona).

López Morales tiene dos equipos a su cargo diseminados por España. “Antes solo contratábamos en el ámbito local. Ahora que muchas empresas estado­uni­denses han decidido establecer su sede tecnológica en España, las cosas han cambiado y es un aliciente para la contratación”, asegura. Bien lo sabe Joaquín Quero, ingeniero de software que se ha incorporado este año a la compañía desde su residencia de Córdoba: “En mi ciudad cuesta encontrar trabajo. Y si no te quieres trasladar, el trabajo remoto es la clave”, dice este profesional de 37 años y con dos hijos, encantado de haber salido de una empresa que no le daba esta opción.

La responsable de personal de The Knot Worldwide lo tiene claro. La firma pretende reclutar este año 250 empleados en España, sobre todo del área tecnológica. Y para conseguirlo sabe que uno de los requisitos fundamentales es ofrecer empleo 100% remoto. “Son perfiles muy buscados y difíciles de encontrar, a los que tenemos que ofrecer valor añadido para que vengan a trabajar en la empresa”, admite.

Globant también está intentando contratar a “toda la gente que pueda”, según Mercedes Mac­Pherson, su responsable de Personas para la zona EMEA, donde asegura que en los últimos tiempos han contratado a 300 personas al mes y 1.000 en el conjunto de la compañía, hasta alcanzar los 25.000 empleados actuales. “Entre 2020 y 2021 casi hemos duplicado nuestro crecimiento”, afirma. Buscan expertos en datos, inteligencia artificial, cloud, desarrolladores de software…, “perfiles que cuesta mucho encontrar en todo el mundo. Es una problemática global. Salen muy pocos de las universidades y Globant hace grandes esfuerzos en la formación y reconversión de personas a través de programas y bootcamps específicos”.

Para la empresa de ingeniería de software, la flexibilidad es consustancial al trabajo (“algo que llegó con la pandemia para quedarse”). De hecho, deja en manos del empleado la decisión de dónde trabajar. Y mucha gente, sobre todo con niños, se ha mudado lejos de las grandes ciudades en busca de mayor calidad de vida, sostiene la directiva. Por eso en su propuesta de valor para los empleados ya no se dirigen solo a ellos, sino a la familia al completo. “Cuando el trabajo era presencial no nos metíamos en la casa de los globers, al no serlo, hemos desarrollado programas de salud y bienestar familiares”, explica MacPherson. Y no solo eso. A la vista de las peticiones de sus trabajadores de trasladarse a otros países, han lanzado un plan específico y España es el país que la gente busca más para vivir.

La gran pregunta

“Antes de la pandemia daba vergüenza preguntar por el teletrabajo porque parecía falta de compromiso, pero ahora es una pregunta que hacen todos los candidatos. Es un cambio radical”, aprecia Javier Martín, de Google, que ha visto cómo su plantilla en España se ha duplicado desde 2019 hasta superar los 400 empleados. Ahora busca trabajadores para su área comercial e ingenieros. 
En la base de datos de Adecco el 15% de las ofertas de empleo reclaman posiciones que prevén teletrabajo. Porque la conciliación le va comiendo terreno al sueldo entre las principales motivaciones de los candidatos para cambiar de empresa, fundamentalmente por el teletrabajo, según Randstad. Sus preferencias son salario, conciliación, ambiente laboral agradable, seguridad en el empleo y desarrollo de carrera. Y aunque uno de cada tres españoles encuestados por la compañía dice que renunciaría a su trabajo si no le permite vivir su vida, las empresas que ofrecen teletrabajo han pasado del 50% de finales del año pasado al 33% actual (en Europa es el 38%).

Sobre la firma

Carmen Sánchez-Silva

Es redactora del suplemento Negocios. Está especializada en Economía (empleo, gestión, educación, turismo, igualdad de género). Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Previamente trabajó en La Gaceta de los Negocios, Cinco Días, Ranking, Mercado e Ideas y Negocios. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS