El nuevo túnel entre Chamartín y Atocha se abrirá el 1 de julio, pero sin efectos prácticos para el viajero del AVE

La conexión sin transbordos entre las líneas del sur y de levante con las de del norte seguirá inoperativa salvo para los Alvia de Renfe

Nuevo túnel entre Chamartín y Atocha.
Nuevo túnel entre Chamartín y Atocha.Alejandro García Calzado

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha anunciado este miércoles que pondrá en servicio el próximo 1 de julio el nuevo túnel en ancho estándar (el que usan las líneas de alta velocidad) entre las estaciones de Madrid-Chamartín y Madrid-Puerta de Atocha, así como el nuevo acceso sur de alta velocidad a la capital. Una obra esencial pero que, por el momento, no tendrá ningún efecto práctico para el viajero porque la conexión entre las líneas del AVE que vienen de levante o del sur (que paran actualmente en Atocha) y las del norte (que estacionan en Chamartín) seguirá estando inoperativa. Renfe, la única compañía que por el momento circula en todos los corredores, ha anunciado que solo los clientes de las líneas Alvia se beneficiarán del uso del nuevo túnel, pero no los del AVE.

Y es que la apertura del túnel es solo la primera fase de un proyecto mayor que tendrá como colofón la ampliación de la estación de Atocha, pendiente de licitación y sin fecha de inauguración, para conseguir el objetivo de que todos los trenes de alta velocidad que lleguen o partan de la capital puedan efectuar parada tanto en Atocha como en Chamartín, que podrán ser tanto estaciones terminales (de origen y destino) como estaciones pasantes (intermedias en un trayecto).

Se trata de acabar con la división en dos áreas con la que se planteó inicialmente la red española de alta velocidad: por una parte, las líneas que unen Madrid con el norte y el noroeste, que tienen origen y destino en la estación de Madrid-Chamartín; y por otra, las de este, levante y sur, con origen y destino en Madrid-Puerta de Atocha. El nuevo túnel de alta velocidad entre las dos estaciones de la capital ―que ha requerido una inversión de 338 millones de euros―, permitirá conectar ambas redes.

Al mismo tiempo, y con el objetivo de aumentar la capacidad ferroviaria y permitir la circulación de un mayor número de trenes, Adif pondrá en servicio la duplicación de vía en el tramo de 28 kilómetros entre Puerta de Atocha y Torrejón de Velasco, con una inversión de 734 millones.

Hasta ahora, los trenes de alta velocidad de Levante con destino a Madrid, y viceversa, han compartido su acceso a la capital con los trenes con origen o destino Andalucía. Con el fin de responder al incremento de tráficos previstos, asociados especialmente a la liberalización de los servicios ferroviarios de viajeros, Adif ha construido otro acceso ferroviario al sur de la capital con dos nuevas vías en el tramo Atocha-Torrejón de Velasco, destinado a las circulaciones de Levante.

El reto tecnológico más relevante de este nuevo tramo era interconectar los sistemas de señalización de tres líneas de alta velocidad de épocas y tecnologías diferentes: la Madrid-Sevilla, de 1992 y equipada con LZB, y las de Madrid-Valladolid, de 2007, y Madrid-Levante, de 2010, equipadas con ERTMS nivel 1 y nivel 2 de tecnologías Thales y Siemens, respectivamente.

Planes de Renfe y de Ouigo

Nada más hacerse público el anuncio de Transportes, Renfe ha informado de la puesta a la venta de los billetes del Alvia (no los del AVE) que desde el 1 de julio enlazarán el norte y este peninsular y que circularán a través del nuevo túnel entre Chamartín y Torrejón de Velasco, que permite la conexión directa de las líneas de alta velocidad del norte con la Comunidad Valenciana y permitirá una mejora media de tiempos de viaje de unos 20 minutos, dependiendo del trayecto y de los servicios. Además, con la nueva programación establecida, Renfe recupera el servicio que comunicaba Gijón con Alicante, que no circulaba desde el inicio de la crisis sanitaria.

La circulación de estos servicios transversales por el nuevo túnel con parada en Chamartín permite la conexión entre Asturias (Oviedo, Gijón) con la Comunidad Valenciana (Alicante, Valencia, Castellón) y Cantabria (Santander, Torrelavega) con Alicante, con paradas intermedias en estaciones de Castilla y León (Valladolid, Palencia, León) y Castilla-La Mancha (Cuenca, Albacete).

El túnel también permitirá que Ouigo, el operador francés de la SNCF, pueda operar a Valencia, aunque la empresa ya ha anunciado que aplazará su entrada en este corredor hasta después del verano argumentando los retrasos que ha vivido el túnel. La fecha del estreno se conocerá el próximo 30 de junio, cuando el operador francés tiene previsto sacar a la venta los billetes del trayecto Madrid-Valencia.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS