Xi Jinping alerta contra una agresiva corrección monetaria para combatir la inflación

El presidente chino inaugura la Agenda de Davos con una llamada de atención a los riesgos que todavía afronta la economía global

El fundador del Foro de Davos, Klaus Schwab, escucha la intervención del presidente chino Xi Jinping, este lunes en la sede del Foro Económico cerca de Ginebra.
El fundador del Foro de Davos, Klaus Schwab, escucha la intervención del presidente chino Xi Jinping, este lunes en la sede del Foro Económico cerca de Ginebra.FABRICE COFFRINI (AFP)

La incertidumbre que rodea la recuperación económica y la salida de la covid-19 ha centrado este lunes el mensaje del presidente chino, Xi Jinping, en su discurso inaugural de la Agenda de Davos organizada por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en formato virtual precisamente por la pandemia. Xi aseguraba que pese a que la economía mundial ha dejado atrás lo peor de la crisis sanitaria y económica, todavía existen “varios riesgos” que la amenazan, entre ellos “las disrupciones en las cadenas de suministro globales, el aumento del precio de las materias primas y el suministro energético”.

En esa línea, el mandatario chino concluyó que “el entorno de baja inflación ha cambiado radicalmente” y que el peligro de un repunte de los precios impulsado por múltiples factores está resurgiendo. Es ahí donde el presidente de la segunda economía mundial lanzó una advertencia: si “las principales economías frenan bruscamente o dan un giro de 180 grados a sus políticas monetarias” para hacer frente a la aceleración de la inflación, la medida podría tener graves consecuencias para los países emergentes, como ya sucedió en 2013. Para evitar riesgos sistémicos, Xi demandó mayor cooperación económica y una apuesta decidida por el multilateralismo.

La advertencia de Xi va en línea con las cautelas expresadas por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial sobre la retirada de estímulos por parte de los bancos centrales. Pero en boca del presidente de la segunda economía mundial, la llamada de atención cobra especial relevancia. En 2013, el entonces presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, anunció que la entidad reduciría las compras de bonos que había estado realizando desde el estallido de la crisis financiera para inyectar liquidez en la economía. El anuncio, conocido como taper tantrum, pilló por sorpresa a los mercados financieros y provocó una fuerte subida de los tipos de interés que golpeó con fuerza a los países más dependientes del capital extranjero, o con mayor déficit por cuenta corriente: Sudáfrica, Brasil, India, Indonesia y Turquía.

Sin nombrarlo explícitamente, el presidente chino también ha aludido al enfrentamiento que mantiene con Estados Unidos por el dominio económico y tecnológico al arremeter contra el “proteccionismo” y los intentos de deshacer la integración económica y defendió la eliminación de barreras comerciales y una mayor integración, en línea con la defensa de la globalización que ha venido enarbolando desde su primera intervención ante el WEF, en 2017. “Pese a que en un río existen corrientes, estas no pueden detener su avance hacia el mar, al igual que la globalización no ha variado ni variará su curso”, apuntó.

El discurso de Xi Jinping —el tercero que pronuncia en el marco del foro de Davos— ha coincidido con la publicación del dato del PIB de China, que en 2021 registró su mayor crecimiento en una década (8,1%) aunque a finales del ejercicio el crecimiento se frenó hasta el 4%. El mandatario sostuvo que el objetivo de su política es avanzar hacia la “prosperidad común, que consiste en hacer la tarta más grande y repartir los trozos de forma equitativa mediante acuerdos institucionales”. Xi precisó que, pese al compromiso de su país con la lucha contra el cambio climático, China “tampoco debe sacrificar su crecimiento para proteger el medio ambiente”, donde las responsabilidades “deben estar diferenciadas” entre los países desarrollados y los emergentes.

Por segundo año consecutivo, el WEF canceló su cita anual en la elitista estación de esquí suiza de Davos ante la incertidumbre por la propagación de las nuevas variantes del coronavirus y la dificultad de mantener la seguridad de los participantes. A cambio, organiza la Agenda de Davos, donde intervienen destacados líderes mundiales y ejecutivos de algunas importantes multinacionales. El nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, se presentará oficialmente ante la élite económica mundial este miércoles.

.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Alicia González

Editorialista de EL PAÍS. Especialista en relaciones internacionales, geopolítica y economía, ha cubierto reuniones del FMI, de la OMC o el Foro de Davos. Ha trabajado en Gaceta de los Negocios, en comunicación del Ministerio de Economía (donde participó en la introducción del euro), Cinco Días, CNN+ y Cuatro.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS