Madrid Nuevo Norte saca pecho como mayor desarrollo urbanístico de España: aportará 15.200 millones al PIB en 24 años

La compañía gestora del proyecto y la Universidad Autónoma de Madrid presentan un estudio de impacto económico del proyecto, que prevé una inversión de más de 25.000 millones

Recreación del futuro proyecto de Madrid Nuevo Norte.
Recreación del futuro proyecto de Madrid Nuevo Norte.

Todo es elefantiásico en torno a Madrid Nuevo Norte, el desarrollo urbanístico también conocido como Operación Chamartín que se extenderá a lo largo de más de 3,3 millones de metros cuadrados (2,4 millones si se descuenta la parte que ocuparán las vías de tren) en uno de los bordes de la capital. El proyecto, tras casi tres décadas de vaivenes, obtuvo el año pasado la aprobación definitiva y, mientras da los primeros pasos para que lleguen las grúas, ha presentado este martes un nuevo informe de impacto económico avalado por la Universidad Autónoma de Madrid. El estudio parte de las cifras básicas del proyecto, que contempla una inversión total de 25.197 millones, para predecir la actividad que será capaz de producir una inyección de dinero semejante en términos de PIB, empleo y recaudación fiscal.

Del lado de la riqueza nacional, el estudio contempla una aportación total de 15.200 millones, lo que equivale actualmente al 1,3% del PIB español en un año. Pero ese impacto no se producirá de golpe, la cifra es una suma a lo largo de los 24 años de desarrollo del proyecto. La estimación se realiza sumando tanto el impacto directo (8.620 millones) como el indirecto (5.697 millones por la actividad que allí se desarrolle) y el inducido (fruto de la mejora económica provocada por los anteriores, 893 millones). La mayor parte, 12.000 millones (un 79%), se quedarán en la Comunidad de Madrid, pero la aportación en otros territorios será de 3.200 millones.

Esa contribución del proyecto a otras comunidades autónomas es algo que han destacado tanto la consejera madrileña de Vivienda, Paloma Martín, como el director del estudio, el profesor de Economía Aplicada Julián Pérez. Desde el punto de vista del impacto laboral, por ejemplo, el análisis contempla la creación de unos 348.000 empleos. Más de 200.000 serán durante las fases de construcción del proyecto y, de nuevo, se trata de un agregado a lo largo de más de 24 años. El pico, con más de 16.000 empleos creados en un año, se espera en torno a 2033 o 2034, coincidiendo con el momento más álgido de las obras. Y uno de cada cuatro de estos puestos generados por la construcción, algo más de 50.000, se crearán fuera de la región de la capital. La actividad que se desarrolle una vez completada la operación urbanística, y sobre la base de que todos sus espacios estén ocupados al 100%, crearía 146.500 empleos adicionales.

La tercera y última pata sobre la que se asienta el análisis es la recaudación fiscal. En total se contempla que Madrid Nuevo Norte suponga un retorno en impuestos para el conjunto de las administraciones de 5.868 millones, lo que deja un saldo positivo de más de 4.000 millones, puesto que la inversión pública prevista (mayoritariamente en infraestructuras) es de 1.813 millones. El 40% de la recaudación saldrá de los impuestos indirectos (como el IVA), mientras las cotizaciones sociales (por los empleos generados) supondrán la segunda partida más generosa con un tercio del total. El 28% restante se reparte entre el IRPF y el Impuesto de Sociedades.

El estudio, que parte de los datos que contempla el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, recuerda algunas de las cifras del mayor desarrollo inmobiliario de España y uno de los mayores de Europa. La franja de terreno de 5,6 kilómetros de longitud (tanta como desde la fuente de Neptuno hasta plaza de Castilla) acogerá 10.500 nuevas viviendas, aunque será mayor la superficie (1,6 millones de metros cuadrados) destinada a usos terciarios. Se completará con 250.000 metros cuadrados de equipamientos, 400.000 metros cuadrados de zonas verdes y algunas obras que pretenden ser emblemáticas para la ciudad, como un rascacielos que pretende superar por primera vez en España la barrera de los 300 metros de altura.

También el soterramiento de la estación de Chamartín, que es el germen del proyecto ya que la operación urbanística se concibió a principios de los noventa a partir de los terrenos de Adif que quedarían liberados. El gestor público de infraestructuras ferroviarias no ha intervenido en la presentación, celebrada en el Colegio de Economistas de Madrid y en la que sí ha participado DCN, la empresa gestora del proyecto participada por BBVA (el socio mayoritario), Merlin y San José.

Sobre la firma

José Luis Aranda

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS