Gestair: la aerolínea española que capeó el temporal de la pandemia

La pequeña compañía, especializada en vuelos a la carta, logró cerrar con beneficios el ejercicio 2020, una rareza en el sector

Interior de uno de los aviones de Gestair, en una foto facilitada por la compañía.
Interior de uno de los aviones de Gestair, en una foto facilitada por la compañía.

Gestair es una pequeña aerolínea centrada en operar aviones pequeños privados y rutas ad hoc para empresas y directivos. Apenas cuenta con 29 aparatos alquilados. Pero el pasado año sobresalió en un sector en crisis paralizado durante meses por el freno a la movilidad social para evitar la propagación del coronavirus. Como las grandes compañías, sufrió un serio correctivo en su facturación, pero fue de las pocas que superó el trance de la crisis sanitaria con beneficios: 629.437 euros.

La aerolínea propiedad del fondo Nazca y presidida por Carlos Gericó no temió los efectos de la pandemia y lo argumenta en el informe de gestión de sus cuentas anuales presentadas en el Registro Mercantil: “[Gestair] pertenece a un subsector de la aviación, como es la aviación ejecutiva, en el que la actividad no se ha visto significativamente afectada”. Y tampoco le da miedo la nueva normalidad: “No es ajeno a nuestros resultados el freno provocado por la covid-19 pero nuestros escenarios son bastante optimistas y esperamos una rápida recuperación”.

Evidentemente, no todo fue positivo para la compañía. Su facturación en 2020 cayó un 31%, hasta los 84,89 millones de euros. Y sus beneficios, siguiendo la misma tendencia, pasaron de 966.512 euros a 629.437 euros, un 35% menos. La reducción de la actividad se constata en una reducción a la mitad del gasto generado por las aeronaves (alquiladas), que se situó en los 25 millones de euros, de los que 4,24 millones fueron para adquirir fuel (frente a los 10,7 millones de un año antes). Y ha abandonado la base para aviación corporativa y de negocios con que contaba en el aeropuerto de Palma de Mallorca.

Pero con todo, al final del año pasado su fondo de maniobra era positivo en 5,6 millones de euros (un millón menos que un año antes), su tesorería contaba con 6,3 millones (un millón más) y los fondos propios eran también positivos en 8,5 millones.

Más información

Son unos números que nada tienen que ver con los grandes grupos del cielo. IAG, propietaria de British Airways, Iberia y Vueling, perdió 6.923 millones de euros. El Gobierno rescató a Air Europa con 475 millones. El duo formado por Air France y KLM perdió 7.100 millones tras ver cómo caía su cifra de pasajeros un 67% el ejercicio pasado, en unos números rojos que no han sido excepcionales. Pocas se escapan de las pérdidas, de la acumulación de endeudamiento y de ayudas públicas milmillonarias. Mientras, Gestair tiene sin tocar una póliza de crédito de cinco millones.

Ni la crisis de las compras a futuro de queroseno, que ha impactado en las cuentas de todas las aerolíneas, han tenido un efecto negativo en la compañía. La memoria anual explica que “debido al negocio de Gestair [...] no se ve afectada directamente por estos riesgos propios del sector debido a su repercusión al cliente”. Se refiere a la compra de fuel, pero también a los problemas que se encuentran las compañías cuando tienen que gestionar la volatilidad entre el euro y el dólar.

Aeronaves de hasta 18 personas

Nada que ver con el negocio vinculado a la venta masiva de billetes que caracteriza a la aviación comercial tradicional. La mayor parte de las aeronaves de esta compañía tienen una capacidad máxima de ocho personas. Las de mayores dimensiones, capacitadas para recorrer más de 11.000 kilómetros en unas 12 horas de vuelo, pueden albergar un máximo de 18 personas.

Además de gestionar vuelos, la compañía ofrece servicios de mantenimiento de aeronaves ajenas. De hecho, tiene un contrato con el Ministerio de Defensa para la supervisión de los Falcon y Cessna del Ejército del Aire que concluye este año, pero que Gestair considera más que probable mantener.

En setiembre del año pasado, Gestair y su matriz, Global Aviation Investment, pagaron 350.000 euros para adquirir Pontair Limited, un operador similar de Malta que le ha aportado dos aeronaves a su flota.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción