Air Europa se come el rescate de 475 millones y necesitará más dinero público para sobrevivir

La compra de la aerolínea de la familia Hidalgo por Iberia se complica aún más por las pérdidas récord y el cierre de rutas americanas

Dos aeronaves de la empresa Air Europa en la T- 4 del aeropuerto de Barajas, en Madrid.
Dos aeronaves de la empresa Air Europa en la T- 4 del aeropuerto de Barajas, en Madrid.KIKE PARA

Air Europa necesitará de más ayudas públicas si quiere sobrevivir. La segunda aerolínea española tras Iberia se ha comido en un año el rescate estatal en forma de préstamos por 475 millones de euros que le otorgó el Gobierno en noviembre pasado. Y es que la compañía de la familia Hidalgo registró unas pérdidas récord en 2020 de 427,7 millones de euros frente a los beneficios de 27,7 millones del año anterior.

Una situación financiera crítica que, según admite la propia compañía en las últimas cuentas que acaba de depositar en el Registro Mercantil, le obligará a solicitar una nueva ayuda para solventar sus problemas de liquidez. Y esa inyección de fondos solo puede provenir de una nueva petición a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que ya ha inyectado 475 millones a costa del fondo para empresas estratégicas mediante dos préstamos a devolver en seis años.

Más información
El Gobierno da luz verde al rescate de Air Europa por 475 millones
Iberia cierra la compra de Air Europa por 500 millones, la mitad del acuerdo inicial

De ese total, la aerolínea ya ha gastado el préstamo participativo de 240 millones de euros, y prevé consumir el importe del otro préstamo ordinario de 235 millones del que consta el rescate antes del 31 de diciembre de este año, según se detalla en las cuentas.

“Se prevé que, en función de las necesidades de liquidez, la Sociedad dominante reciba un importe adicional con el que solventar sus necesidades de liquidez futuras que requerirá la correspondiente solicitud de modificación de la ayuda con sujeción a la normativa aplicable”, anuncia la aerolínea en la memoria explicativa que acompaña a su balance.

El auditor de las cuentas, la sociedad KPMG, es aún más pesimista y duda de la viabilidad de la aerolínea debido al condicionamiento de sus ingresos por la evolución de la pandemia. “Debido al alto grado de exposición del sector en el que opera la sociedad a los efectos de la pandemia, el cumplimiento de las previsiones de tesorería del grupo, aprobadas por el consejo de administración, dependerá en gran medida de la evolución de la crisis sanitaria. Estos hechos o condiciones, junto con otras cuestiones […] indican la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento”, dice el auditor.

La nueva ayuda pública es inevitable, pero cuanto más dinero reciba del contribuyente público más peligro corre Hacienda de no recuperarlo. Y es que la capacidad de generar fondos de Air Europa en los próximos seis años es muy limitada y no será suficiente para resarcir su deuda con el Estado. Su facturación en 2020 descendió a 758 millones, un 67,6% menos que en 2019.

Su patrimonio neto ahora es negativo en 364 millones, y la previsión de pérdidas para 2021 no baja de los 200 millones de euros debido al mantenimiento de las limitaciones de vuelos en la primera mitad del año, que pueden extenderse hasta finales de 2021, sobre todo por los vetos de la UE a los vuelos de Estados Unidos y otros países latinoamericanos, las principales rutas de Air Europa. Aunque la recuperación del tráfico aéreo fuera explosiva en los siguientes ejercicios, hay que recordar que la aerolínea apenas generó 120 millones de beneficios entre 2012 y 2019, los mejores años de la historia de la aviación comercial.

“El procedimiento arrancó una vez recibida la solicitud formal de ayuda por parte de la compañía en el verano de 2020. Tras el registro de la solicitud, desde la SEPI se analizó el cumplimiento de las condiciones de elegibilidad, se estudió el plan de viabilidad presentado por el holding [grupo empresarial] y, finalmente, se elaboró por parte de la SEPI la correspondiente resolución a favor de la concesión de este apoyo público temporal que acabó siendo autorizado por el Consejo de Ministros. La SEPI autoriza o no las operaciones previa solicitud de las compañías y tras el análisis de todos los requisitos establecidos por la normativa, incluyendo el plan de viabilidad por lo que, como es lógico, no puede incurrir en elucubraciones a futuro ni adelantarse a escenarios hipotéticos a la hora de tomar decisiones”, aseguraron fuentes de SEPI a EL PAÍS.

“En el análisis de la operación se emplearon más de dos meses y se hizo de forma rigurosa y exhaustiva a partir del plan de viabilidad y las proyecciones de negocio presentados por Air Europa. En este análisis y en la aprobación de las medidas participaron no solo los profesionales de SEPI, sino también asesores externos de naturaleza jurídica y financiera, garantes también de que las ayudas se concedan con la máxima imparcialidad”, añadieron.

Compra por Iberia

La mala situación financiera de Air Europa tiene una consecuencia colateral, ya que complica aún más la compra de la aerolínea por Iberia. La compañía de IAG renegoció la adquisición en enero pasado y, además de reducir el importe de la misma a la mitad (500 millones de euros), aplazó el pago hasta 2027, con el fin de dar tiempo a que la aerolínea de Globalia devolviera las ayudas públicas

Y no solo esa devolución se antoja difícil, sino que la Comisión Europea ha abierto una investigación para aprobar la operación, y podría obligar a la compañía a desprenderse de determinadas rutas trasatlánticas en las que la unión de ambas compañías derivaría en una posición dominante.

Más información
El Gobierno aprueba el rescate de la siderúrgica Rugui con 25 millones

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS