IBERIA

Iberia cierra la compra de Air Europa por 500 millones, la mitad del acuerdo inicial

La antigua aerolínea de bandera se asegura no pagar la compra hasta 2027 y negociará con la SEPI para el nombramiento de un nuevo consejero delegado

Un Boeing 737-800 de Air Europa despega del aeropuerto de Palma de Mallorca.
Un Boeing 737-800 de Air Europa despega del aeropuerto de Palma de Mallorca.Paul Hanna / Reuters

Finalmente, Iberia adquirirá Air Europa, y lo hará a la mitad del precio que ofertó hace poco más de un año, cuando anunció la operación. En noviembre de 2019 se anunció que pagaría 1.000 millones en efectivo por la aerolínea de Globalia, pero entonces llegó la pandemia que metió al transporte aéreo en la mayor crisis de su historia y forzó a revisar el acuerdo y rebajar el precio a 500 millones, como anunció este miércoles IAG, matriz de Iberia. Además, la antigua aerolínea de bandera española no tendrá que abonar el pago hasta mediados de 2027, tiempo suficiente para que el sector aéreo se recupere y las sinergias de la fusión estén plenamente operativas.

El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto. En vídeo, sus declaraciones el 21 de enero.

Según informó IAG, se espera que la operación quede cerrada en la segunda mitad de este año. Para ello, tendrá que lograr la aprobación de los reguladores de competencia y de la Comisión Europea. Y, sobre todo, queda pendiente otro escollo, la negociación “negociación satisfactoria” entre Iberia y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) “de las condiciones no financieras” del rescate de 475 millones que este organismo concedió a Air Europa a finales de 2020 para hacer frente al impacto de la pandemia de coronavirus.

Entre esas “condiciones no financieras” se cuenta el nombramiento de un consejero delegado para Air Europa, después de que la sociedad estatal, dependiente de Hacienda, haya nombrado ya dos consejeros en la aerolínea a cambio del rescate. Por un lado, como nuevo dueño, Iberia quiere autonomía para gestionar Air Europa. Pero también es cierto que la SEPI ha prestado 475 millones a la aerolínea de Globalia y seguir de cerca su gestión es una forma de asegurar la devolución. Fuentes conocedoras de la operación señalan que el diálogo se entablará de forma inminente y no prevén bloqueos, toda vez que todas las partes están interesadas en que llegue a buen puerto. “¿Qué mejor garantía de que se devuelva lo prestado que Air Europa forme parte de un gran grupo?”, señalan dichas fuentes.

En lo que se refiere a la operación, Iberia consigue un doble objetivo. Por un lado, rebaja a la mitad el precio de compra. Cuando hizo la oferta, en noviembre de 2019, Air Europa facturaba 2.100 millones, con un beneficio de 27,7. Pero en 2020 el negocio cayó un 70% y las pérdidas se estiman en cerca de 500 millones. Además, tiene una deuda financiera de otros 500, muy difícil de pagar por sus propios medios.

Por un lado, en un momento en que su propia liquidez está seriamente dañada tras un año nefasto por la crisis sanitaria, se asegura de no tener que hacer desembolsos hasta al menos 2026, cuando Air Europa debe devolver el rescate de la SEPI. En 2027 abonaría los 500 millones de la compra a Globalia, en efectivo. Para entonces, el transporte aéreo ya deberá estar recuperado y los ahorros derivados de la fusión -en sistemas de ventas, gastos generales y administrativos, aprovisionamientos, handling, códigos compartidos, ajustes de conectividad, etc- plenamente alcanzados.

De hecho, IAG señalaba en la nota que cuando se haga efectiva la compra, a mediados de 2021, se prevé que “la recuperación de los viajes aéreos podría ser significativa con el despliegue de las vacunas covid-19 en todo el mundo”, con lo que Iberia estará mejor colocado para beneficiarse de esa recuperación. Así, espera que la adquisición contribuya positivamente a sus resultados a partir del primer año tras completarse la operación.

Compra estratégica

Con la compra de Air Europa a Globalia, que Iberia sigue considerando “estratégica”, el grupo IAG, dirigido por el español Luis Gallego, espera mejorar su posicionamiento en el aeropuerto de Barajas, convirtiéndolo en un hub que atraiga más tráfico, capaz de competir frente a Ámsterdam, Frankfurt y el Charles de Gaulle de Paris. Además, reforzará su liderazgo en las rutas hacia América, ya que incorpora 24 rutas transatlánticas, tanto con EE UU como el Caribe y América el Sur y proporcionará otras oportunidades de crecimiento y más posibilidades a sus clientes, al incorporar nuevos destinos y horarios.

En la nota, Luis Gallego, consejero delegado de IAG, destaca la importancia de “formar parte de un gran grupo” para “superar los desafíos del mercado actual”, marcado por la pandemia y celebra que el acuerdo incluya el aplazamiento del pago “hasta bien entrada la recuperación esperada en los viajes aéreos tras el final de la pandemia”. Por su parte, Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, destaca que la unión de ambas compañías “es la mejor forma de recuperar el turismo, el transporte en España y el hub de Madrid”.

Javier Sánchez-Prieto, consejero delegado de Iberia, hace hincapié en que el acuerdo beneficiará a los empleados de ambas compañías. No se hace referencia en la nota informativa al empleo en las dos aerolíneas. Actualmente, ambas tienen activos expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE), que afectan a un buen número de empleados. En Iberia, sus casi 17.000 empleados se reparten el tiempo de trabajo, con reducciones de jornada y sueldo diferentes según los distintos departamentos, más reducción en el caso del personal de vuelo (en diciembre operó al 40% de su capacidad) y menos en secciones como mantenimiento y atención al cliente.

Más información

Lo más visto en...

Top 50