PRECIO DE LA LUZ

¿Por qué el megavatio hora cuesta hoy 172 euros y el 31 de enero solo 0,89 euros? El gas sube el precio, la eólica lo baja

La tarifa del gas sigue disparada y amenaza con seguir presionando al mercado mayorista de electricidad hasta primavera de 2022

Tendido eléctrico cerca de un barrio de Sevilla.
Tendido eléctrico cerca de un barrio de Sevilla.PACO PUENTES

El precio de la electricidad en el mercado mayorista sigue desbocado. Y la cuota de 172 euros el megavatio hora (MWh) de este miércoles se antoja para los analistas como una etapa más de una escalada que seguirá durante todo el invierno. La razón de esa vertiginosa subida está en el precio del gas, que en España y Portugal se ha casi duplicado en lo que va de año. La segunda explicación es el fuerte impulso de los precios del CO₂ que, en parte por el mayor uso en Europa de los combustibles fósiles, está llegando a máximos. Por regla general, cuantas más renovables se empleen, más barata es la energía. Y eso es lo que sucedió el 31 de enero, el día en el que la luz costó solo 0,89 MWh: casi el 50% de la electricidad tenía como origen la energía eólica y no se tuvo que echar mano ni del carbón ni de las centrales de ciclo combinado.

Más información

El precio de la luz en los mercados mayoristas se ha encarecido 19 euros en solo 24 horas. ¿Cómo es posible? Primero, hay que entender cómo se fijan los precios. Y estos se cierran en una subasta ciega. A un lado, las productoras señalan cuánto venden y a qué precio. Al otro, las operadoras dicen cuánto quieren y cuánto pueden pagar. En el centro, el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE) acaba fijando un importe por franjas horarias para el día siguiente. La OMIE usa el método marginalista, es decir, la última energía en entrar en el sistema marca el precio para todas las fuentes, con independencia de que puedan generar electricidad a un precio más barato. Primero entran las renovables, las más baratas; a continuación, la nuclear y la hidroeléctrica y, finalmente, el carbón y el gas.

El mix energético sí importa. Basta con comparar la fotografía del que, de momento, va a ser el día más caro del año (el 15 de septiembre, con una tarifa de 172 euros MWh) y el más barato (el 31 de enero, con un precio de 0,89 MWh). Según los datos de la OMIE, en el pico de entre las 12.30 y las 13.00 de este miércoles 15 de septiembre, el origen de la energía será nuclear (25%), cogeneración (15,8%), ciclo combinado (14,5%), hidráulica (13,2%), carbón (7,4%), eólica (6,1%) y solar (0,75%). El precio fijado por las centrales de ciclo combinado manda y arrastra al resto.

Nada que ver con lo que sucedió pasado 31 de enero, cuando el 48,13% era eólica; el 15,5%, cogeneración; el 14,85%, hidráulica; el 13,71%, nuclear; el 7,63%, fotovoltaica, y el 0,23%, solar. No hizo falta usar ni gas ni carbón. Francisco Valverde, responsable de Renovables de Menta Energía, resume la fórmula que determina el precio: “Por una parte, está el gas y el precio del CO₂. Por el otro, las renovables. Mucha demanda, pocas renovables [más baratas] y subidas del precio del gas y del CO₂ se traducen en un aumento de la tarifa”.

El gas, pues, está marcando el ritmo a la subida. Su precio en el mercado ibérico (MibGas) para este miércoles será de 63,72 euros el MWh, lo cual supone una subida del 3,7% con respecto al martes y casi el doble de la tarifa de enero. Jorge Morales, director de Próxima Energía, resume la magnitud de esa subida en las subastas mayoristas. “Cada euro que sube el gas equivale a prácticamente dos en los precios de la luz”, sostiene.

¿Va para largo? Por ahora, pintan bastos para el invierno. “Los inventarios de gas en Europa están en mínimos, históricamente bajos para esta época del año”, advierte Jorge Morales. El continente sufre la tormenta perfecta. Con la recuperación en marcha, la demanda sigue aumentando. Y en cambio, escasea la oferta: China está requiriendo una gran cantidad de gas, el gasoducto Nord Stream 2 se topa con protestas internacionales, Putin abre y cierra el grifo ruso, llega menos gas de Noruega y se reducen los metaneros con gas natural licuado de Estados Unidos.

Los mercados de futuros alejan cualquier señal de que el precio en los mercados mayoristas pueda relajarse a corto plazo. Según el operador ibérico, las tarifas del gas seguirán por encima de los 60 euros el KWh durante el último trimestre de este año y el primero del que viene. “No tiene visos de aflojar. Y los precios que estamos viendo tienen que ver en un 75% o más con el gas”, recuerda Valverde. Tampoco el director de Próxima Energía ve que la situación pueda relajarse antes de la primavera de 2022.

El otro componente que explica que la luz se esté disparando es el precio del CO₂. Y ese mercado está también experimentando una escalada que va casi de la mano con la del gas. Los precios se han prácticamente duplicado también en lo que va de año en la Unión Europea, hasta rebasar los 60 euros por tonelada, según los datos del think tank Ember. “Forma parte de la espiral: cuando más gas uso, más CO₂ emito y más sube el precio porque hay más demanda”, explica Jorge Morales. El gas no dará tregua a los mercados mayoristas, pero el Gobierno espera que sus medidas sí alivien la factura final del consumidor.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50