La reactivación se consolida en junio con una caída récord del paro de 167.000 personas y la creación de 233.000 empleos

El levantamiento de las restricciones y el avance en el proceso de vacunación refuerzan la senda de mejoría del mercado de trabajo

Una terraza de un bar de Málaga llena de gente el pasado 15 de mayo.
Una terraza de un bar de Málaga llena de gente el pasado 15 de mayo.García-Santos

La reactivación económica se asienta conforme avanza el ritmo de vacunación y la pandemia comienza a declinar. El mercado laboral se recupera del embate del coronavirus a marchas forzadas, con récords en el ritmo de reducción del paro y una creación de empleo inédita: en junio se contabilizaron 3.614.339 personas desempleadas, 166.911 menos que en mayo, la bajada más grande de una serie histórica que comenzó en 1996. La proyección anual es igualmente halagüeña, con 248.544 personas menos sin empleo que en el mismo mes de 2020 (-6,43%); y en términos desestacionalizados el pellizco con respecto al mes anterior sigue siendo considerable: hay 102.604 parados menos.

El incremento en el número de afiliaciones a la Seguridad Social completa este álbum de optimismo: en términos medios y sin ajuste estacional, la Seguridad Social superó los 19 millones y medio de afiliados de media en junio (19.500.277), 233.056 cotizantes más con respecto a la media de mayo (1,21%). Según los datos trasladados este viernes por los Ministerios de Trabajo y Seguridad Social, todos los sectores mejoraron sus cifras de ocupación, resaltando entre todos ellos el de los servicios con un aumento del 11,6% gracias al levantamiento de las restricciones.

La llegada del verano y el comienzo de la temporada turística han favorecido la recuperación del mercado laboral. Si las señales que emitían los datos del mes de mayo ya anunciaban una notable mejoría ―se registró un descenso de 129.378 parados respecto a los datos de abril, el más alto hasta ese momento― en junio la curva ha mantenido esa inercia a la baja. “Es el dato más relevante de la historia de la democracia”, ha asegurado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Sin embargo, la vicepresidenta tercera ha vuelto a recalcar que el volumen de los parados sigue siendo un problema preocupante. “Este paro estructural no concita especial tranquilidad, pero el Gobierno está emprendiendo todas las reformas necesarias para abordar con prontitud los desarreglos que viene teniendo el mercado laboral. Los datos nos dan un poco de esperanza para seguir trabajando con intensidad”, ha añadido.

 La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto con el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la rueda de prensa ofrecida este viernes para comunicar los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social de junio.
La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, junto con el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la rueda de prensa ofrecida este viernes para comunicar los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social de junio. Fernando Alvarado (EFE)

Estos buenos datos confirman las previsiones que se lanzaban desde la presidencia del Gobierno. Pedro Sánchez aseguró recientemente que el Ejecutivo preveía que el PIB creciera un 18% en tasa interanual entre abril y junio. “Vamos a tener unos números de crecimiento económicos este año y el siguiente inéditos, las propias instituciones europeas e internacionales están revisando aún más al alza las previsiones de crecimiento económico y de creación de empleo en nuestro país”, afirmó Sánchez en una entrevista en la Cadena SER. Consultado este jueves por la previsión de alcanzar los 19 millones y medio de afiliados aseguró que se trataba de un logro importante “porque en la anterior crisis tardamos diez años en recuperar los niveles anteriores a la crisis financiera”.

Al mismo tiempo, desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), su presidente, Antonio Garamendi, auguró hace unos días “una bajada espectacular” durante el verano de los trabajadores que ahora están en ERTE. Conviene recordar que en el cómputo de la estadística del paro registrado los empleados acogidos a un expediente de regulación temporal de empleo no se contabilizan como parados. “A pesar de esta mejora, todavía queda camino por recorrer para alcanzar los niveles precrisis de empleo efectivo”, puntualizan hoy desde Cepyme.

Las vacunas estimulan el regreso de la actividad, al mismo tiempo que lo hacen el buen tiempo y el comienzo de la temporada de verano, en la que tradicionalmente se focalizan un gran número de contrataciones. A pesar de que las perspectivas de muchos sectores, como es el caso de los servicios, aún guardan cierto recelo y tratan de mantener controlado su optimismo, lo cierto es que los signos de que la recuperación cristaliza son cada vez más abundantes. “Tenemos una recuperación de amplísimo espectro. Contamos con mucho dinamismo en el mercado laboral”, ha señalado por su parte José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social. “El conjunto de medidas que ha diseñado el Gobierno está teniendo resultados que superan nuestras expectativas y ponen de manifiesto la enorme interacción que se produce entre los agentes sociales”, ha completado.

El techo de febrero

El balance comparativo con la situación prepandémica demuestra la oxigenación del mercado de trabajo. En junio de 2019, el último junio sin afectación del virus, se contabilizaron 3.020.000 parados, y un año más tarde, en el primer verano conoravírico la cifra subió hasta los 3.860.000. Un escenario que se agudizó en febrero de 2021, cuando se rompió el techo de los cuatro millones de parados. Desde entonces se han ido acumulando caídas a medida que la pandemia ha visto rebajada su intensidad.

El hecho de que en la última prórroga de los ERTE por coronavirus hasta el 30 de septiembre se ampliasen los incentivos para la reactivación de trabajadores (subieron un 5% de media para todas las empresas, independientemente de su tamaño) también se esconde detrás de esta mejoría. Así lo reflejan la estadística de Seguridad Social: junio finalizó con 447.800 trabajadores en ERTE, un 43,1% de ellos concentrados en los servicios de comidas y bebidas, y alojamientos. Esta reactivación de la actividad también ha afectado positivamente a los trabajadores autónomos, que en junio alcanzaron los 3.320.983 afiliados medios, 13.045 más que el mes anterior.

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS