PARO REGISTRADO

El fin del estado de alarma impulsa en mayo el empleo: 130.000 parados menos y 212.000 trabajadores más

La caída mensual en el número de desempleados es la mayor registrada nunca. La cifra de afectados por ERTE también mejora respecto a abril, con 542.000 personas acogidas a este mecanismo

Un camarero desinfecta una mesa en una terraza madrileña, el pasado 25 de mayo.
Un camarero desinfecta una mesa en una terraza madrileña, el pasado 25 de mayo.Joaquín Corchero / Europa Press

IN ENGLISH

Aunque el recorrido por el túnel no haya terminado, la luz desde el otro lado empieza a ser cada vez más intensa. Los datos ofrecidos este miércoles por los ministerios de Trabajo y Seguridad Social muestran que el mercado laboral se recupera con intensidad, recortando el número de desempleados como nunca se había visto. En mayo había 3.781.250 personas apuntadas en el paro, un descenso de 129.378 respecto a abril. Se trata del mayor descenso registrado en cualquier mes en una serie estadística que empezó a hacerse en 1996. El siguiente mejor dato es el de abril de 2017. La caída del estado de alarma y el levantamiento de las restricciones de movilidad se esconden detrás de este último empujón.

Si los datos de abril ya hablaban de una recuperación en forma de pequeña bajada en el cómputo total de parados―los 4 millones registrados en febrero son un recuerdo cada vez más lejano―, el descenso del número de personas sin empleo toma fuerza, impulsado por el avance del proceso de vacunación y el fin del estado de alarma por la crisis sanitaria. Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Empleo y Economía Social, ha considerado esta mejora como un triunfo colectivo.“Este dato histórico y magnífico no es un éxito del Gobierno o del Ministerio [de Trabajo], sino de la sociedad española en su conjunto, que ha sabido plantar cara a la mayor crisis de la historia manteniendo el aparato productivo”, ha dicho.

Las afiliaciones, por su parte, también siguen al alza, con 19.267.221 personas dadas de alta en la Seguridad Social de media en mayo. Esta cifra supone un aumento de 211.923 cotizantes más respecto a la media de abril, un crecimiento del 1,11%, y una cifra mayor que la registrada en febrero de 2020, el último mes prepandémico (19.267.221), a pesar de que se trata de dos meses completamente distintos en cuanto a las reacciones del mercado laboral. La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, interpreta estos datos como un punto de inflexión. “La economía española ya ha entrado en una nueva fase, la recuperación está en marcha y es lo que nos muestran todos los indicadores económicos”, ha señalado durante la inauguración del Congreso Aslan 2021, en el Palacio Municipal de Congresos de Ifema, en Madrid.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que para obtener la cifra de desempleados no se contabiliza a aquellas personas que se encuentran en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Por ello, la lectura de los resultados debe realizarse siempre con un asterisco. Según los datos trasladados este miércoles por ambos ministerios, 542.142 trabajadores permanecieron suspendidos en mayo, mejorando la cifra de los 638.283 agarrados a este flotador a 29 de abril (-96.141, tomando como referencia la fecha de solicitud; -95.439 basándose en la fecha de alta). La de mayo es la cifra más baja desde que en el mismo mes de 2020 se contabilizasen 3,6 millones de personas en ERTE (el récord de la serie); lo que supone que desde entonces se han reactivado más del 85% de trabajadores suspendidos.

El gasto en prestaciones por ERTE fue, por tanto, el más bajo desde el comienzo de la pandemia con 632 millones de euros, y desde abril de 2020 ya se han destinado a esta partida 17.739 millones (siendo la del anterior mes de mayo la más elevada con 3.426 millones).

Florentino Felgueroso, doctor en Economía por la Universidad de Oviedo e investigador asociado de Fedea, asegura que “hay indicadores que nos anuncian que estamos en el buen carril, pero que todavía no llevamos la velocidad adecuada”. Se refiere a los flujos de altas y bajas en la Seguridad Social (estableciendo como punto de referencia los registros de 2019) y al número de contrataciones. “Este mes de mayo ha habido dos millones de altas, pero en el de 2019 hubo 2.600.000, 600.000 más, que son casi una cuarta parte. Esto nos advierte de que el motor está todavía a medio gas”, apunta. “El número de contrataciones sería otro indicador parecido: en mayo se firmaron algo más de 1.500.000 contratos, pero en el de 2019 fueron 2.100.000, por lo que hay 600.000 contratos menos. Ahí es donde esperaría una mejor evolución en los próximos meses, especialmente en el mes de junio, que es cuando se empiezan a tomar decisiones con respecto a la temporada de verano”, concreta.

Las contrataciones experimentaron un ligero crecimiento durante el pasado mes: se firmaron 1.545.308 nuevos contratos, 694.691 más que en mayo de 2020 (+81,67%). Sin embargo, los de tipo indefinido apenas representan el 10,1% (156.148), manteniéndose la modalidad temporal como predominante (1.312.433; 84,9%). El resto tienen carácter formativo (6.976; 0,45%).

El colectivo de trabajadores por cuenta propia, uno de los más castigados por la crisis de la covid, también presenta mejores datos que hace un mes: el régimen de autónomos alcanzó los 3.307.938 afiliados medios en mayo, 15.006 más que en el mes anterior (+0,46%). Para Lorenzo Amor, presidente de ATA, “los datos de paro y afiliación a la Seguridad Social del mes de mayo son muy positivos, y están en consonancia con lo que tradicionalmente ocurre en un mes de mayo sin pandemia”. Fuentes de Uatae añaden que “estos datos consolidan una tendencia hacia la recuperación económica y ahora deben acompañarse de más derechos y protección social para un colectivo que ya supera los 3,3 millones de trabajadores y trabajadoras”. Eduardo Abad, presidente de UPTA, se muestra cauto ante esta mejoría. “Hay que tener en cuenta que el trabajo autónomo venía de anotar datos muy negativos, por tanto, era de esperar que poco a poco la situación fuese mejorando”, incide.

Recuperación de trabajadores

Una vez resuelta la prórroga de los ERTE hasta el 30 de septiembre, el impacto de esta herramienta sobre la subsistencia del mercado laboral sigue siendo considerable, incluso dentro de un escenario con menores restricciones. De hecho, a pesar de la cercanía del comienzo de la temporada de verano, su horizonte de vigencia se alargará más allá de septiembre, aunque no será hasta entonces cuando se determine en qué intensidad y con qué formato. La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha defendido la continuidad de este mecanismo durante una entrevista en Rac1. “Mientras sea necesario y estemos golpeados por la crisis, este acompañamiento va a existir. Las empresas y los trabajadores necesitan certezas”, ha asegurado.

Gracias al levantamiento del estado de alarma el pasado 9 de mayo, las limitaciones de movilidad entre provincias cayeron, deshaciendo una de las telas de araña que mantenía inmovilizado a gran parte del tejido empresarial. Con las fronteras interprovinciales de nuevo abiertas, el tránsito entre territorios permitió la recuperación de la actividad que tanto requerían sectores como el turismo o la hostelería, y que han permitido también recuperar a trabajadores suspendidos. Un camino de vuelta que desde todos los sectores se espera que puedan seguir recorriendo el mayor número de trabajadores durante los próximos meses.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50