CONSEJERO DE HACIENDA DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

Vicent Soler: “Todas las políticas fiscales de Díaz Ayuso benefician a las rentas altas”

El consejero valenciano alerta de que la infrafinanciación de la comunidad afectará a la recuperación

Vicent Soler, consejero de Hacienda de la Comunidad Valenciana en la sede de la Generalitat en Madrid.
Vicent Soler, consejero de Hacienda de la Comunidad Valenciana en la sede de la Generalitat en Madrid.KIKE PARA

La Comunidad Valenciana ha pasado de ser una de las regiones más golpeadas por la covid a registrar la incidencia más baja de España tras aplicar duras restricciones. “Una muerte vale mucho más que una cerveza”, zanja Vicent Soler (Rocafort, 71 años), consejero de Hacienda del Gobierno del socialista Ximo Puig. Catedrático de Economía y político de larga trayectoria, ve en esta crisis una oportunidad para el cambio, pero alerta de que la infrafinanción histórica de la comunidad tendrá repercusiones. “Vamos a salir de la crisis en desigualdad de condiciones”, asegura en una entrevista en la sede de la Generalitat en Madrid. Defiende que las políticas redistributivas fomentan la cohesión social y consiguen un “crecimiento más justo y más eficiente”, y cree que el debate entre subir y bajar impuestos es una trampa. “Siempre afecta a unos más que a otros”.

Pregunta. Habéis relajado las restricciones tras medidas muy duras.

Respuesta. Los sacrificios han tenido un fruto enorme. Aprendimos la lección. Una muerte vale mucho más que una cerveza. Creemos que las buenas cifras sanitarias permitirían estar en zona verde para Europa y beneficiarnos de cara al turismo. Veremos si las reglas del juego lo permiten.

P. ¿La infrafinanciación de la comunidad valenciana va a afectar la recuperación?

R. Creo que el Gobierno ha tomado buena nota del documento de los expertos de julio de 2017, que ponía de relieve que no se acompasaban los recursos de las comunidades con las competencias transferidas, y que se ha de arreglar en términos verticales. Porque el dinero no es del Gobierno, es del contribuyente. Eso se hizo ahora por la vía extraordinaria, como el fondo Covid de 16.000 millones. Queremos que se consolide. Pero por la vía extraordinaria la actuación ha sido sin precedentes. Con Cristóbal Montoro era impensable. Eso ha cambiado con Montero.

P. ¿Ha cambiado por la ministra o por la crisis?

Más información

R. Ha coincidido. Hay otra cosa importante. El artículo 156 de la Constitución es muy claro: suficiencia y equidad. Lo que falla es la equidad entre comunidades. El arco Mediterráneo, sobre todo nosotros y Murcia, estamos en las peores condiciones desde siempre. Esto se podía haber solucionado cuando se plantea el primer sistema [de financiación autonómico] con José María Aznar, pero se acepta el statu quo de llegada, que era muy asimétrico. Con José Luis Rodríguez Zapatero en 2009 tampoco se hizo por la oposición de quienes creían que podían perder.

P. ¿Qué reforma plantea?

R. Que todos mejoremos. Editar ese reparto en vertical, del contribuyente a la administración, y que el criterio de población ajustada, que es lo más justo, prospere en la próxima negociación. Si no tendremos un problema. Gastamos mucho más en servicios públicos fundamentales dentro de los recursos que tenemos. Por lo tanto, tendremos menos para la recuperación y saldremos de la crisis en desigualdad de condiciones. Eso no es justo y afecta al concepto de solidaridad que plantea la Constitución.

P. ¿Hay que buscar ya fórmulas de compensación?

R. Quisiéramos que esto se paliara antes de tener un nuevo sistema. Tenemos que buscar fórmulas de compensación para acabar con la deuda histórica y un déficit estructural que consideramos legítimo si queremos intentar converger en gasto per cápita.

P. ¿Sería mejor tener déficits diferenciados?

R. Siempre lo he pedido, mientras no haya un sistema con recursos per cápita similares. Ha venido por la vía del FLA [fondo de liquidez autonómico] extraordinario, pero va haciendo un cúmulo de deuda. Hay dos objetivos cuando tengamos que hablar del sistema de financiación: el propio sistema y ver qué hacemos con la parte de la deuda acumulada por la infrafinanciación.

P. ¿Qué haría con esa deuda?

R. Tendríamos que buscar fórmulas de compensación. Un cambio de titularidad que supongo le correspondería al Estado.

P. ¿Existe dumping fiscal entre autonomías?

R. Lo dice la OCDE.

P. Pero las comunidades tienen autonomía fiscal.

R. La armonización ha de combinar la autonomía y saber que las condiciones prefiscales son diferentes. Madrid ha acabado siendo una macrocefalia increíble. Algunos se toman esas libertades de bajar impuestos porque tienen ingresos suficientes por la vía de los recursos fiscales y de los gastos menores por la acumulación de rentas altas, que usan más los servicios privados. Todas las políticas fiscales de [Isabel] Díaz-Ayuso benefician a las rentas altas: el impuesto de patrimonio, que afecta solo a la gente que tiene más recursos, sucesiones... Creo que es entrar en una trampa facilona decir “estamos a favor o en contra de subir o bajar impuestos”. Depende qué y a quién. Siempre afecta a unos más que a otros. La vocación fiscal es de redistribución de la renta, entre otras cosas, que también significa implementar la cohesión social. Que la sanidad pública haya vacunado a todos ha beneficiado a ricos y pobres. Crecer con cohesión social no solo es más justo, sino más eficiente.

P. ¿Han aumentado los traslados ficticios de domicilio?

R. Sí. De hecho, nuestra Agencia Tributaria en combinación con la estatal, está haciendo una operación de rastreo. Hemos encontrado más de 60 casos, y el primero de todos ha significado 14 millones.

P. ¿No os preocupa que otras comunidades estén impulsando rebajas fiscales?

R. La ideología de la insolidaridad existe. La derecha siempre habla de lo mismo, siempre beneficia a las clases altas en el tema fiscal. Pero ya hemos vivido muchas experiencias y muchas falacias. Creo que hay que hacer una política fiscal que se atenga a los dos o tres principios de manual, y el primero es redistribuir la renta.

P. En el tipo máximo del IRPF en la Comunidad Valenciana es del 54%, ¿no es muy alto?

R. Hemos subido a las rentas más altas, pero hemos reducido los tipos del tramo autonómico del IRPF para las medias y bajas. Si las rentas bajas prácticamente no notan la rebaja fiscal, mientras que las altas ahorran 4.000 euros, ¿de qué estamos hablando?

P. Organismos como la OCDE o el FMI ahora dicen que hay que subir impuestos a los ricos.

R. Hay una derecha española muy casposa que vive en el pasado y dice lo mismo que hace 40 años. Con Biden el keynesianismo ha llegado a la Reserva Federal y a la Casa Blanca. El FMI dice que hay que hacer políticas de gasto, la OCDE que hay que luchar contra la desigualdad. El mundo ha cambiado y hay alguien que no está cambiando. Las políticas contra desigualdad son buenas incluso para los negocios.

P. ¿Hay mucho ruido acerca de la fiscalidad?

R. Excesivo. Tenemos seis puntos [de diferencia] en términos de PIB de menor esfuerzo fiscal que los países de nuestro entorno, y todo el mundo exige más ayudas, más sanidad, educación… ¿Y eso de donde sale? O de los ingresos actuales mediante impuestos o de los futuros mediante el pago de la deuda. No cae del cielo.

P. ¿Hay margen para reducir gasto superfluo?

R. Naturalmente. Tenemos que defender que lo público sea eficiente. Las administraciones continentales tienen tradición francesa y están muy pensadas para la seguridad jurídica. La anglosajona está más pensada para la eficiencia. Desde la Generalitat Valenciana creemos que hay que hacer las dos cosas.

P. ¿Qué apuestas tenéis para los fondos europeos?

R. Tenemos una cantidad enorme de proyectos, privados y públicos. El hidrógeno es muy importante. Ahí hemos implicado a los sectores más intensivos en uso de energía. Las baterías también. Y tenemos una cultura empresarial muy potente. Estamos trabajando desde agosto.

P. Es un gran reto de gestión.

R. Hay que ponerse las pilas. Ahí sí me duele la bronca permanente. Hay gente que está con el partidismo barriobajero cuando estamos jugándonos el futuro de las próximas generaciones. Aprovechemos la crisis como oportunidad de cambio.

P. ¿El Gobierno ha gestionado bien el paquete de ayudas directas para las empresas?

R. Fuimos los primeros en plantear ayudas. Con la tercera ola hicimos un plan para los sectores que iban a sufrir más por las restricciones: hoteles, restaurantes... Más de 400 millones del Plan Resistir. Ha ido muy bien. También dimos préstamos participativos. Con esta remesa necesitamos que la Agencia Tributaria española, que tiene toda la información, nos ayude para llegar a más empresas. Casi hemos duplicado la cifra inicial de sectores.

P. ¿Cuándo contáis con poder dar el dinero a las empresas?

R. En junio podría ser. Esto ha de tener la virtud de la prontitud, porque todo hace prever que el segundo semestre será de recuperación. Sería estupendo que las empresas empezasen a recuperarse con esas ayudas.

P. ¿Hay suficiente cogobernanza?

R. Creo que hemos dado un paso de gigantes. Este prácticamente era un vocablo desconocido antes del actual Gobierno.

P. ¿Y con Hacienda?

R. Es mejorable. Hay que tener en cuenta que estamos aprendiendo todos mucho y que la maquinaria del Estado es lentísima. Pero, ¿quién iba a creer que el año pasado 16.000 millones no reembolsables pasarían a disposición de las comunidades? No tiene precedentes.

P. No reclamasteis el IVA de 2017 en los tribunales y ahora el Supremo ha dado la razón a Castilla y León y Galicia.

R. Entendemos que los tribunales le han sacado los colores al PP. ¿Cómo es posible que el PP reclame una cosa de la que era responsable e impidió solucionar? Ese dinero ya está gastado y fuimos los primeros en pedir que ese mes que nos robó Montoro se pagase. Hacienda es consciente de que hay que solucionarlo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50