CONSEJERO DE HACIENDA DE ANDALUCÍA

Juan Bravo Baena: “Por empobrecer a los ricos no enriquecemos a los pobres”

Bravo asegura que el Ejecutivo andaluz funciona “perfectamente” y rechaza una armonización fiscal “para subir impuestos”

Juan Bravo Baena, consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, en abril en Madrid.
Juan Bravo Baena, consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, en abril en Madrid.Santi Burgos

Juan Bravo Baena (Palma de Mallorca, 47 años) nunca planeó entrar en política. Inspector de Hacienda, le propusieron ser el candidato del PP por Ceuta en los comicios de 2015. Ahora es consejero de Hacienda del primer Gobierno andaluz gobernado por PP y Cs. “En mi vida generalmente ha sido todo muy rápido”, asegura en una entrevista con EL PAÍS, la primera de una serie de encuentros con los responsables de las finanzas públicas regionales. Defiende la batería de rebajas fiscales que ha implementado en los más de dos años que lleva en el cargo y se muestra contrario a una armonización “para subir impuestos”. ”Por empobrecer a los ricos no enriquecemos a los pobres”, afirma. Asegura que el Ejecutivo andaluz funciona “perfectamente” y cree que es prioritario modernizar la Administración y eliminar gasto superfluo. “Nos gustaría ser la comunidad con los impuestos más bajos”, zanja.

Pregunta. ¿Hay mucha polarización política en Andalucía?

Respuesta. No. El Gobierno de PP y Cs funciona perfectamente, como si fuese un solo bloque. Luego tenemos mucho apoyo de Vox, porque si no, no llegamos a la mayoría. Y con PSOE y Adelante Andalucía, creo que mantenemos una buena relación dentro de las diferencias. Hoy más que nunca, la tolerancia es un valor fundamental.

P. El Supremo acaba de condenar al Estado a devolver el IVA de 2017 a Castilla y León. Ustedes también reclamaron.

R. Ese IVA estaba ahí, lo lógico es que nos lo dé a las comunidades autónomas. A la ministra [de Hacienda, María Jesús Montero] le dijimos lo del IVA en el Consejo de Política Fiscal: ‘Vamos a poner una solución’. No la puso. Le dijimos de crear el fondo covid, fuimos nosotros, pero lo hizo cuatro meses más tarde (...). Le venimos diciendo desde hace tiempo que tendremos liquidaciones negativas, lo mismo que pasó en 2008 y 2009, y eso es un agujero importantísimo para el conjunto de las comunidades. ¿Qué vamos a esperar? Vamos a hacer como se hizo, un aplazamiento a 20 años. ¿Por qué no nos sentamos y lo arreglamos?

P. ¿Cómo van a hacer cuando lleguen esas liquidaciones negativas? Se tendrán que enfrentar a ajustes.

R. Sobre todo porque estamos en mitad de una pandemia, confiamos en que tendremos que hacer un reajuste en la forma de devolverlas para poder atender las necesidades. Pero estamos en mayo y todavía no sabemos cuál es el planteamiento del Gobierno. Las comunidades no podemos dejar ni la sanidad, ni la educación ni la política social. Nosotros estamos quitando mucho gasto superfluo.

Más información

P. Se puede quitar gasto superfluo o subir los impuestos.

R. En un análisis plano, dices: ‘Subes los impuestos y tienes más recaudación’. Nunca funciona. El mayor problema de este país es que tenemos a seis millones de personas que ahora mismo no tienen posibilidad de trabajar. Si tienes a la gente trabajando, tienes menos costes sociales. En 2019, gracias a la rebaja de impuestos, conseguimos incrementar en 116.000 contribuyentes y 600 millones de euros.

P. La política tributaria siempre se hace en plan procíclico: se suben impuestos en recesión y se bajan en periodos de expansión. ¿No debería ser al revés?

R. Hay que bajarlos cuando hay más dificultades para dejar el dinero en el bolsillo de la gente. Francia anunció una bajada de impuestos. Italia también, Portugal, Grecia. Nos gustaría ser la comunidad con los impuestos más bajos, pero no lo somos. Además, hay que hacer cuentas para que los impuestos que bajas tengan un efecto: aflorar la economía, generar empleo y ayudar a las personas. No es bajar por bajar. El impuesto de sucesiones prácticamente no existe en ningún país ya. Es hacerles pagar a las personas por lo que ya han pagado sus padres en renta, en IVA...

P. Pero tributan los ciudadanos, no las familias. ¿Eso no perpetúa desigualdades? ¿Quiénes más tienen no deben pagar más?

R. En este país, los que más tienen son los que más pagan, porque tienen más y porque los tipos impositivos son muy altos, hemos llegado hasta el 50%. Tenemos que intentar generar riqueza para trasladársela a nuestros hijos, no para mantener el sistema político. ¿Por qué tengo que volver a pagar por lo que ya pagó mi padre? Por empobrecer a los ricos no enriquecemos a los pobres. Generalmente, la gente que tiene dinero es porque trabaja mucho o arriesga mucho. Amancio Ortega arriesga mucho, Juan Roig arriesga mucho. Tenemos que aspirar a tener más gente con esa capacidad. Cuando hay una herencia entre hermanos, se puede pagar el 70%. Me parece confiscatorio, y las desigualdades creo que no se corrigen con un sistema confiscatorio, sino dando oportunidades a todo el mundo: una muy buena educación pública, un buen sistema productivo. Eso es igualar. En Andalucía, bajando impuestos hemos recaudado 600 millones más. Podemos perder aproximadamente 150 millones en sucesiones y donaciones, pero lo hemos ganado por otro lado.

P. ¿Van a eliminar el impuesto sobre el patrimonio?

R. Lo hemos bajado. Es un impuesto que no potencia el ahorro, la generación de capital. Prácticamente ningún país lo tiene. Pero no podemos cambiar en dos años los 37 anteriores. Y luego tenemos que hacerlo en ese equilibrio presupuestario, porque no podemos dejar de atender nunca las oportunidades, la educación, la dependencia o la sanidad.

“Somos el único país de Europa que ha subido impuestos”

P. ¿Qué opina de la armonización fiscal que plantea el Gobierno?

R. Si es para subir, totalmente en contra. Si es para bajar, estoy a favor. Obligar a subir impuestos, cuando no todos tenemos la misma forma de entender las cosas y los resultados nos avalan, creo que es una imposición.

P. ¿Una armonización no reduciría desigualdades?

R. Cuando la ministra habla de las reformas que van a mandar a Bruselas, la primera que dice es la fiscal: subir impuestos. Es una obsesión. Su única armonización es subir. Somos el único país de Europa que ha subido los impuestos. Y decían a los ricos. Pero hemos subido impuestos al que se va a tomar una Coca-Cola, tiene seguro de coche, de vivienda, compra una lechuga envasada… Son impuestos que paga todo el mundo. ¿En esa armonización no podemos hablar de eliminar gasto superfluo, antes de meter la mano en el bolsillo del ciudadano?

P. ¿Es urgente modificar la financiación autonómica?

R. Es muy urgente. Es fundamental. Ahora estamos recibiendo más dinero que nunca porque hay un anticipo que no se corresponde a la realidad, que vamos a tener que devolver. Pero, sobre todo, hay una pandemia a nivel mundial y la UE ha puesto más recursos. La ministra dijo, estando en Andalucía, que era su prioridad. Han pasado tres años y no se ha tocado nada.

P. ¿Cómo cambiaría el sistema de financiación?

R. Habría que hacer una carta de servicios, como si fuéramos una empresa, y valorar las necesidades. Tenemos que hacer también una reflexión. Desde la Transición, la Administración ha multiplicado por cuatro el número de empleados. ¿Es necesario? ¿Las nuevas tecnologías no nos permiten implementar sistemas más avanzados? ¿Cuánto dinero nos ahorraríamos? Nosotros aprobamos dos decretos de simplificación. Tendría que ser uno cada seis meses.

P. Andalucía siempre aparece en los primeros puestos en las listas de comunidades y provincias con más tasa de paro, menor renta per cápita… ¿Tiene que cambiar el modelo productivo?

R. Tiene que ser más productivo el modelo, no cambiar. Tenemos un modelo muy importante que es el turismo y tenemos que seguir avanzando en esa tecnología para hacerlo más productivo. Pero lo principal es el empleo, la clave de todo. La educación es la mejor eliminación de desigualdades y la mejor política social es el trabajo.

P. ¿No es una pérdida de oportunidad no haber rescatado a Abengoa?

R. Hemos trabajado con ellos todo lo que hemos podido. El Gobierno sacó los ICO para las grandes empresas, y nosotros una línea de ayudas de [la Sociedad de] Garantía de 600 millones para las pymes. Abengoa no entraba en ese marco. En segundo lugar, ¿cómo va a ser responsabilidad de la Junta por 20 millones de euros, si solamente entre el ICO y el Cesce estaban dando más de 500 millones? Luego, en Andalucía no existe un sistema legal para hacer eso, lo cortaron de raíz. Creo que no es justo que desde algún sector del Gobierno se haya intentado responsabilizar a la Junta.

P. ¿Qué proyectos han presentado para los fondos europeos?

R. En renovables y cambio climático tenemos una apuesta muy decidida. Tenemos proyectos de hidrógeno muy potentes. En movilidad también queremos hacer un esfuerzo muy importante. Y creemos que la industria es fundamental. Dentro de la industria tenemos la digitalización, la robótica y la formación. Esas son las líneas básicas. En turismo también.

P. ¿De qué importes hablaríamos?

R. 151 proyectos por un importe de 35.400 millones.

P. Es una gran oportunidad.

R. Nunca Europa había puesto 70.000 millones encima de la mesa a fondo perdido y 70.000 millones más en préstamos. Nadie pensó jamás que eso se iba a producir, y España es el Estado que va a tener más fondos. Pero no hemos empezado. Somos el país que más está sufriendo esta pandemia. Y cuidado, no vayamos a hacer un plan E. Europa no te da el dinero para salir en el corto plazo, sino para sembrar los cambios de país. De la crisis de 2008 no salimos solamente con dinero, salimos con reformas.

P. Han sido muy críticos con la gestión del paquete de ayudas directas a empresas.

R. Todas las comunidades hemos sido muy críticas e hicimos propuestas que no se incluyeron. Eso no es cogobernanza.

P. ¿Han firmado el convenio?

R. Sí. Pero ya anticipamos que va a generar muchos, muchos problemas.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50