Construcción

ACS espera aumentar un 30% el beneficio y recuperar el terreno perdido en 2020

Florentino Pérez estudia alternativas si no sale adelante su oferta por las autopistas italianas

De izquierda a derecha, el hasta ahora consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, el presidente Florentino Pérez, y el secretario del consejo, José Luis del Valle, durante la junta de accionistas.
De izquierda a derecha, el hasta ahora consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, el presidente Florentino Pérez, y el secretario del consejo, José Luis del Valle, durante la junta de accionistas.

Hasta en 17 ocasiones hizo referencia este viernes por la mañana Florentino Pérez, presidente de ACS, al beneficio de la compañía en su discurso ante los accionistas. Y lo hizo para subrayar que este año la recuperación de las ganancias será robusta tras el paso atrás de la covid (el grupo ganó el año pasado 574 millones, un 40% menos). Un bache, según él, subsanable: el crecimiento en este ejercicio será de un 30% según sus previsiones. La junta aprobó un reparto de dividendo de 1,85 euros por acción, en efectivo o acciones.

Más información

Pérez no dejó pasar la oportunidad para recordar el valor que ha creado la compañía en el tiempo más allá de años puntuales. “Tomemos un ejemplo concreto de un accionista que hubiese invertido en ACS hace 20 años. Este accionista hoy habría visto su inversión revalorizada en un 526%, incluyendo dividendos, equivalente al 9,6% de rentabilidad media anual, frente al 4% del Ibex 35 en el mismo periodo de tiempo”. Continuó diciendo que desde el 2001 hasta 2020, los beneficios netos acumulados de ACS “suman un total de 14.669 millones de euros, de los cuales alrededor de 8.200 millones de euros han sido repartidos a nuestros accionistas vía dividendos y programas de recompra de acciones propias”. En resumen, quiso enviar un mensaje de tranquilidad en un momento de cambios en la compañía que, tras la venta de Cobra al grupo francés Vinci, ha lanzado una oferta para hacerse con Autostrade per l’Italia (ASPI) y que ha certificado la renuncia de Marcelino Fernández Verdes a seguir como consejero delegado. Verdes continúa siendo el primer ejecutivo de Hochtief y presidente de Abertis.

Las cosas no están siendo fáciles con el Ejecutivo que preside Mario Draghi, que tiene derecho a vetar la operación. “Hemos mostrado nuestro interés en participar, junto con otros posibles socios y siempre que cuente con el apoyo del Gobierno Italiano. Su combinación con Abertis, en donde Atlantia tiene el 50%, permitiría crear un grupo mundial de concesiones de infraestructura que podría afrontar, con mejores garantías, los nuevos planes de inversiones que los distintos gobiernos occidentales están preparando, determinantes para la recuperación económica y social tras la pandemia”, citó el presidente de ACS, que ya prepara un plan b. “No obstante, también ACS está estudiando la adquisición de otras concesiones de autopistas, alternativas a ASPI. Este mercado es muy dinámico y ofrece muchas oportunidades”, apostilló.

Más información

ACS está muy enfocado en ampliar su cartera de concesiones. Hace poco ha adquirido el 51% de la sociedad Red de Carreteras de Occidente en México, uno de los mayores operadores de autopistas del país; y el 55% del consorcio que gestiona la red de túneles Elizabeth River Crossings, en Virginia (Estados Unidos). También confía en que este año será de recuperación para Abertis después de un ejercicio marcado por la restricción de la movilidad. “Estamos viendo aumentar el tráfico en sus distintas autopistas. Esperamos un incremento de su rentabilidad”. La política de rotación de activos concesionales y de energía generó a la empresa fondos por valor de 444 millones de euros el año.

Renovables

Junto a las autopistas, la otra pata de crecimiento de la compañía estará en las energías renovables. Esta empresa que han creado con Vinci participada por ACS en un 49%, “puede y debe generar un valor muy importante en los próximos años”, según Florentino Pérez, que estima su valor en “una cantidad superior a los mil millones de euros, a precios actuales”. En paralelo, ACS retiene el negocio de concesiones de energía, que incluye los activos de ZeroE en energías renovables en España y Latinoamérica, y otras 15 concesiones, con un valor estimado actual de aproximadamente 1.400 millones de euros. Zero-E es la empresa donde se integran los activos de energía renovable, principalmente fotovoltaicas, que tiene su origen en 2017 cuando Cobra fue la mayor adjudicataria en el concurso del Ministerio de Industria y Energía de proyectos de parques fotovoltaicos en España con 1.550 MW.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50