La quinta parte de las compras en las economías avanzadas ya se hacen en línea

Frente a un descenso del 1% en las ventas totales, arrastrado por el desplome de las transacciones físicas, la ONU calcula en un 22% el crecimiento del comercio electrónico en 2020

Un repartidor de Amazon entrega un paquete en Blackwood (Gales, Reino Unido).
Un repartidor de Amazon entrega un paquete en Blackwood (Gales, Reino Unido).HUW FAIRCLOUGH (Getty Images)

La pandemia ha sido una calamidad para multitud de negocios, pero también un potentísimo revulsivo para las ventas a través de internet. Los confinamientos estrictos, el miedo al contagio y las nuevas necesidades de productos elevaron en 2020 del 16% al 19% la cuota de las compras en línea sobre el total de transacciones en siete de las mayores economías del mundo —que suman las dos terceras partes del comercio electrónico global—, según un informe publicado este lunes por la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad, por sus siglas en inglés).

Más información
UNITED STATES - APRIL 6: Amazon driver Shawndu Stackhouse delivers packages in Northeast Washington, D.C., on Tuesday, April 6, 2021. (Photo By Tom Williams/CQ-Roll Call, Inc via Getty Images)
El cartero no debería llamar dos veces: cuánto cuestan y contaminan los envíos fallidos
El declive de un emblema del comercio británico
Amazon triplica su beneficio trimestral, hasta los 6.707 millones
El virus aviva el rechazo a Amazon

El organismo dependiente de la ONU toma este ramillete de siete países —Estados Unidos, China, el Reino Unido, Canadá, Australia, Corea del Sur y Singapur— como referencia del comportamiento del ecosistema online en las principales economías avanzadas, y los datos no podrían ser más claros: frente a un descenso del 1% de las compras totales —guiadas por el desplome de las transacciones físicas por una combinación de restricciones a la movilidad y menor disposición a gastar ante las estrecheces económicas de muchas familias—, las realizadas a través de la red se dispararon un 22%.

La subida fue especialmente significativa en los países en los que la tasa de penetración del comercio electrónico ya era mayor antes de la pandemia. Así, en Corea del Sur, uno de los líderes mundiales en este ámbito, las transacciones en línea pasaron de suponer el 20,8% del total a cierre de 2019 al 25,9% de finales del año pasado. En China, otro de los que marcha en el grupo de cabeza, se pasó del 20,7% al 24,9%. Y en el Reino Unido, el 15,8% de 2019 se transformó en un 23,3%, el mayor repunte dentro del grupo de naciones estudiadas.

La cuarta parte de la población mundial compra ‘online’

1.480 millones de personas, uno de cada cuatro mayores de 15 años en todo el mundo, hizo al menos una compra en línea en 2019. Esa cifra ya suponía un aumento del 7% respecto a un año antes, pero el incremento más fuerte se conocerá en los próximos meses, cuando Unctad publique las cifras de 2020. En ellas ya quedará recogido el potente catalizador que ha supuesto la pandemia para la digitalización del comercio.

La mayor parte de los compradores en línea utilizaron internet para hacerse con productos comercializados por empresas o particulares de su mismo país, pero un número creciente optó por adquirir productos en el extranjero: si en 2017 era solo el 20% del total, en 2019 esa cifra ya había escalado hasta el 25%. Con empresas como Alibaba apostando fuerte por la internacionalización, China ha sido la mayor beneficiada por ese tirón de las transacciones trasnacionales a través de internet: según los datos del organismo con sede en Ginebra, las ventas trasnacionales del gigante asiático superaron holgadamente los 100.000 millones de dólares (87.000 millones de euros) en 2019.

Ganadores y perdedores en un año atípico

El auge del comercio en línea ha dejado muchos más ganadores que perdedores, la mayor parte de ellos en EE UU y en China. Entre los primeros están los gigantes Alibaba, Amazon, JD.com, Pinduoduo o eBay, que han logrado capitalizar este auge con crecimientos interanuales de doble dígito en uno de los años más complicados de la historia reciente para las multinacionales más dependientes del comercio físico. También la canadiense Shopify, que a lomos de la covid-19 ha conseguido casi duplicar en 2020. Y Walmart, que ha sacado brillo a su estrategia de digitalización acelerada y al fuerte aumento de la demanda de productos de primera necesidad por parte de los hogares estadounidenses, echando el cierre a 2020 con una subida del 72% en sus ventas.

La suerte contraria han seguido los gigantes del comercio electrónico enfocados al transporte y el turismo: Airbnb, Booking, Expedia o Uber, entre otros, que el año pasado vieron truncada su senda de crecimiento y registraron caídas de entre el 11% (Uber) y más del 60% (Booking y Expedia, muy golpeados por el desplome de la demanda hotelera).

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió la doble licenciatura de Economía y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS