Crisis económica del coronavirus

Sánchez promete usar los 140.000 millones europeos para la mayor modernización de España desde la entrada en la UE

El plan desgrana el reparto de 70.000 millones en inversiones centradas en reformar la economía

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, este martes en el Palacio de la Moncloa. En vídeo, sus declaraciones.EMILIO NARANJO / EFE / VÍDEO: QUALITY

In English

El mayor despliegue de inversión pública de la historia reciente de España ya empieza a tener números. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado las grandes líneas del plan con el que se gastarán los 140.000 millones del gran fondo de recuperación europeo que le tocan a España, 72.000 de ellos en inyección directa y el resto en préstamos, y ha garantizado que con ese dinero se hará la mayor modernización de la economía española desde la entrada del país en la UE, en 1986, que supuso una radical transformación después de 40 años de dictadura y un histórico aislacionismo y retraso del país.

Los fondos de cohesión, que marcaron esos años, supusieron 8.000 millones. Ahora llegan 72.000. Y con ellos, el Gobierno, las autonomías y los ayuntamientos, los principales gastadores, se proponen lograr una modernización de la economía que la saque de la crisis y pueda sobre todo consolidar un crecimiento a largo plazo y cambiar un modelo productivo anticuado que ha mostrado su enorme debilidad en la crisis del coronavirus, según admitió el presidente.

Más información

“Este plan es la mayor oportunidad para España desde la entrada en la UE. Ocasiones como esta se presentan un par de veces en un siglo, y no la vamos a dejar pasar”, ha asegurado Sánchez en una comparecencia en La Moncloa en tono grandilocuente para dar la importancia que cree que tiene al gran proyecto de la legislatura, el que marcará su acción política.

Un nuevo Plan Marshall

“En 2020 quedaron en evidencia los estragos del austericidio, la debilidad de nuestro Estado de bienestar. De todo hemos aprendido que la verdadera solución pasa por revertir los errores del pasado. La pandemia dará paso a una nueva etapa en nuestra historia, como demuestra el gran Plan Marshall europeo que ya está en marcha y nosotros siempre defendimos. Es el primer paso hacia el tiempo nuevo de modernización y transformación”, ha insistido el presidente. Sánchez presentará mañana el plan en el Congreso —los grupos se han quejado de que no tienen ningún texto todavía— y la vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, se lo explicará por la tarde a los agentes sociales.

Sánchez no ha dado muchos detalles —el documento se conocerá esta tarde y aún no es el definitivo que se enviará a Bruselas, pero sí contiene las líneas principales—, pero ha avanzado que en seis años España va a emprender 102 reformas y 110 grandes inversiones. “Todo un proyecto de país”, ha insistido. Además de las grandes reformas que se han negociado con Bruselas ―laboral, pensiones, fiscal, de la administración pública, de la sanidad, de la educación, de la justicia, nueva economía de los cuidados, ley de aguas―, lo más destacado es los 70.000 millones de euros en inversiones “que tendrán una incidencia inmediata en el empleo este año 2021″, explicó.

El 39% de las inversiones de ese dinero estará ligado a transición ecológica y el 29% a la gran transformación digital del país. Los objetivos principales son los ya conocidos: modernizar tejido productivo, aumentar la productividad, impulsar la capacidad de crear empleos de calidad y luchar contra el desempleo estructural, reducir brechas sociales y de género, impulsar una economía verde.

Los números dan idea de la dimensión de la inversión pública que viene. 13.200 millones de euros para una estrategia de movilidad sostenible, 6.820 para un programa de rehabilitación de viviendas, 4.315 para modernizar la administración, 4.060 para la digitalización de pymes, 4.000 para extender el 5G.

Cumplir con las reformas de Bruselas

Sánchez presumió además de que algunas reformas que pedía Bruselas ya se han llevado a cabo, sobre todo la del cambio climático, la de educación, el ingreso mínimo vital o reformas laborales como la del teletrabajo. Pero lo más importante y difícil está por hacer. El Ejecutivo ha pactado internamente retocar la reforma laboral del PP en cuestiones muy sensibles. Y ha empezado ya a negociarlo, aunque la patronal de momento parece reacia. En otras cuestiones delicadas como las pensiones las cosas van más despacio y se ha aparcado la iniciativa de alargar a 35 años la edad de cómputo que Unidas Podemos rechazaba de plano. Y sobre la cuestión fiscal, Sánchez señaló que “primero la recuperación”, y eso explica que no se hiciera este año con los Presupuestos, pero después el Gobierno recuperará su hoja de ruta de una profunda reforma fiscal. Además, el presidente se siente ahora legitimado por el debate internacional.

“La Comisión Europea habla de que España necesita una reforma fiscal. El Gobierno ha antepuesto la recuperación económica, pero después continuaremos con nuestra hoja de ruta. Con tareas que nos está marcando Europa, que es como sostenemos estos niveles de bienestar. El debate de la reforma fiscal es un debate necesario. Incluso el peligroso rojo comunista Biden habla de subir los impuestos, es un debate en todo el mundo”, ha ironizado el presidente. Sánchez, que mañana recibirá las críticas de la oposición por este plan y por no haberlo negociado con ellos, se ha mostrado en todo momento optimista y convencido de que este dinero, bien utilizado, cambiará por completo el sistema productivo del país y supondrá una transformación superior incluso a la de la entrada en la UE. Ahora solo queda desarrollarlo y conocer bien los detalles de los 30 componentes —grupos de reformas— que se enviarán definitivamente a Bruselas antes del 30 de abril después de intensas y muy opacas negociaciones entre el Gobierno y la Comisión Europea.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50