Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El impacto económico del coronavirus: Fujitsu plantea un ERTE en España y Lufthansa ofrece permisos sin sueldo

Las empresas se preparan para la expansión de la enfermedad en Europa

Un avión de Lufthansa.
Un avión de Lufthansa. LUFTHANSA
Madrid / Barcelona

El avance del coronavirus empieza a forzar maniobras empresariales en Europa para paliar el impacto económico. La compañía japonesa Fujitsu ha presentado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en su factoría de Málaga al prever una posible parada de producción por la falta de material procedente de China debido a la enfermedad. La medida afectaría a un máximo de 336 trabajadores y se podría aplicar del 2 de marzo al 17 de mayo. También la aerolínea alemana Lufthansa ha ofrecido a sus trabajadores permisos sin sueldo con efecto inmediato dentro de un paquete de medidas para reducir el impacto económico que la extensión del coronavirus puede tener en su negocio, y que incluye también la suspensión de nuevas contrataciones.

Fujitsu dispone de una plantilla fija en Málaga de 358 trabajadores, dedicada al ensamblaje de materiales que recibe de China y reenvía a fábricas principalmente de Toyota en Europa. También mantiene una línea de producción de cajeros automáticos. El presidente del comité de empresa, José Lozano, de CC OO, ha informado este miércoles del acuerdo de la dirección y la representación de los trabajadores para formalizar el ERTE de forma preventiva ante la Junta de Andalucía con un calendario inicial que puede variar dada la "incertidumbre" de la situación, pero que se podría aplicar del 2 de marzo al 17 de mayo.

En este sentido, ha precisado que la próxima semana —cuando podría empezar a aplicarse el expediente de regulación no se verá afectado, al parecer, ningún empleado al estar garantizada la continuidad de las líneas de producción y ha añadido que se gestionan alternativas de compra de material de otros lugares. El ERTE dependerá, por tanto, del suministro de material a esta factoría.  

La crisis del coronavirus ha impactado sobre la cadena de suministro del sector de la automoción, así como en la demanda de vehículos. Según los cálculos de Moody’s, supondrá una contracción de las ventas del 2,5% este año, una caída muy superior al 0,9% previsto inicialmente. El próximo año el mercado sí rebotaría ligeramente, hasta situarse en el 1,5%. La consultora LMC, especializada en el sector, señalaba ayer que una caída de entre tres o cuatro millones de vehículos (sobre un global de 90 millones de vehículos anuales) “podría no ser poco realista”.

La agencia de calificación da por hecho que China asumirá la mayor parte del impacto, con un descenso este año del 2,9% en el conjunto de las ventas de turismos y vehículos comerciales a causa de la caída de actividad sufrida durante el primer trimestre. Y en Europa occidental la contracción será más pronunciada que la prevista, de un 4% en el caso de vehículos comerciales.

Por su parte, la aerolínea Lufthansa anunció también este miércoles un plan para ahorrar pérdidas, en el que destaca el permiso sin sueldo para sus trabajadores con efecto inmediato o la suspensión de nuevas contrataciones. "Entre otras cosas, todas las nuevas contrataciones planeadas para la aerolínea (...) serán reevaluadas, suspendidas o diferidas para una fecha posterior", ha destacado la mayor aerolínea europea en un comunicado. En el mismo ha reconocido que es imposible por ahora estimar el impacto de las medidas en sus resultados, aunque aportará sus previsiones el próximo 19 de marzo junto a los resultados de 2019.

La compañía alemana ha detallado este miércoles que también está examinando la posibilidad de ampliar las opciones de trabajo a tiempo parcial dentro de los convenios colectivos.

Además, el grupo ha cancelado los cursos de formación de auxiliares de vuelo y personal de tierra que estaban previstos a partir de abril, mientras que la contratación de quienes han participado en esos cursos en marcha será aplazada o suspendida, aunque la compañía ha especificado en un comunicado que su intención sigue siendo "ofrecer a los participantes contratos a largo plazo". En las áreas administrativas, la marca principal de Lufthansa reducirá los proyectos en un 10% y ha rebajado un 20% el presupuesto para material.

Cancelación de vuelos

El grupo Lufthansa ha evaluado de forma "exhaustiva" la información disponible sobre los efectos del coronavirus, tras lo que ha cancelado los vuelos de Lufthansa, Swiss y Austrian Airlines con destino a China continental hasta el 28 de marzo. Debido a la situación actual de la demanda de vuelos desde y hacia Hong Kong, el grupo ha realizado ajustes de capacidad en esta ruta y prevé realizar revisiones en otras. Esto supondrá que 13 aviones del grupo se queden en tierra durante la temporada.

Air France-KLM cifró el impacto del coronavirus en su beneficio operativo entre 150 y 200 millones de euros, mientras que la Asociación Internacional de Aerolíneas (IATA) evaluó en 30.000 millones de dólares (unos 27.553 millones de euros) la reducción de ingresos para 2020.

Protocolos de contención y rebaja de previsiones

La compañía energética Iberdrola ha puesto en marcha un protocolo de actuación para proteger a sus empleados frente al brote de la enfermedad Covid-19, aunque no prevé que suponga "ningún problema" en su actividad cotidiana, según indicó el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán.  

En una conferencia con analistas para presentar los resultados de 2019, Galán subrayó que la compañía está colaborando "al 100%" con las autoridades en todos los mercados en los que está presente y que se va a hacer "lo que sea necesario" para proteger a la plantilla. 

Naturgy se ha sumado a este tipo de medidas y ha activado otro protocolo de actuación por el que ha suspendido los viajes internacionales y ha limitado los nacionales. Otra medida de la energética ha sido empezar a fomentar el uso de medios telemáticos (videoconferencias, teleconferencias, etcétera). 

También el grupo de alimentación francés Danone ha aprovechado la presentación de resultados de este miércoles para anunciar una reducción de sus previsiones para 2020 debido al virus. En concreto, la compañía advirtió de un posible impacto de unos 100 millones de euros en ventas perdidas, principalmente en el negocio de aguas en China, lo que paralizará el crecimiento comparable de sus ventas del primer trimestre. La multinacional anticipa también un incremento interanual del 5% de los costes de materias primas estratégicas, a pesar de que el impacto de la Covid-19 sobre las materias primas estratégicas en 2020 sigue siendo incierto.

De este modo, Danone espera alcanzar para 2020 un crecimiento de su beneficio por acción recurrente en el entorno del 5%, asumiendo un crecimiento de sus ventas comparables de entre el 2% y el 4%, frente al anterior pronóstico de un aumento de entre el 4% y el 5%.

Los efectos de este nuevo virus han puesto en jaque la economía mundial, que prometía para 2020 una ligera recuperación frente a la desaceleración del año anterior. Según el último análisis de Loomis Sayles, “el año había comenzado con signos que apuntaban hacia un crecimiento global más estable” pero “el estallido del coronavirus en China ha complicado las perspectivas”. El informe advierte de una "cierta desaceleración" en EE UU y deja la peor parte para China, a la que tilda de sufrir "una sacudida económica" por la enfermedad. Sobre la eurozona, el análisis destaca que su crecimiento "se está debilitando" y centra la atención en la actividad manufacturera, cuyos datos "están siendo especialmente débiles". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información