Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El impacto del coronavirus sobre el cobre pone en jaque a Chile y Perú

Ambos países suman el 40% de la producción global de este mineral, que en poco más de un mes cae un 10% sobre niveles ya de por sí bajos

Vista de la mina peruana de Las Bambas.
Vista de la mina peruana de Las Bambas.

La interconexión permanente de un mundo globalizado tiene estas cosas. América Latina es la única región del mundo que no ha registrado ni un solo caso de coronavirus y, sin embargo, tiene a dos de sus grandes economías en jaque por el brote: Chile y Perú. El hilo conductor es el cobre, un mineral básico en muchos procesos industriales y del que son, por mucho, los dos mayores productores del planeta. El 40% de la oferta mundial de esta materia prima procede de ambos países, que temen un revés para sus economías si el brote sigue haciendo mella en la economía china. Los analistas también apuntan a la mayor economía de la región, Brasil, como una de las potenciales afectadas por el virus —principalmente, por las menores ventas de mineral hierro—, mientras que la segunda en discordia, México, saldría prácticamente indemne. El impacto estimado sobre todo el bloque latinoamericano, con todo, será “pequeño” y “modesto”, según Goldman Sachs, siempre y cuando el revés sobre la economía china no vaya mucho más allá de lo previsto: el impacto final de la crisis sanitaria sobre el PIB aún es una incógnita.

El banco de inversión neoyorquino no es la única entidad financiera que ha advertido en los últimos días del impacto sobre ese ramillete de economías latinoamericanas. Citi también sitúa al trío formado por Chile, Perú y Brasil, junto con Ecuador, como los países más vulnerables tomando en cuenta cuatro variables: crecimiento económico, cadenas de suministro, materias primas y riesgos de volatilidad en su mercado exterior. México, de nuevo, queda fuera del mapa de países en mayor riesgo, más allá del daño que el virus pudiese hacer sobre la economía mundial.

Chile y Perú comparten una frontera de casi 170 kilómetros y una dependencia común: el cobre y, en menor medida, la plata. El primero supone el 28% de la oferta y Perú, el 12%. Y ambos resienten especialmente la reciente caída en la cotización de este mineral, que en poco más de un mes se ha dejado un 10% pese a partir de niveles ya de por sí bajos. La dependencia económica de ambos países es brutal, con la décima parte de su PIB dependiente de la minería. 

“Con una economía pequeña y abierta, y siendo un activo exportador de materias primas [y, sobre todo, cobre] a China, las condiciones de Chile le hacen particularmente vulnerable al impacto del coronavirus”, apunta Felipe Hernández, de Bloomberg. Además, a este riesgo se suman otros factores que ya estaban golpeando a la economía chilena en 2020. Mermado por las protestas de finales del año pasado —que han disparado un 22% las quiebras de empresas y que muchos analistas creen que pueden repetirse en los próximos meses—, el PIB también se ve afectado por la incertidumbre en torno al proceso de reforma de la Constitución.

Las dudas derivadas del virus han puesto, además, el foco sobre la cuprífera estatal, Codelco. Cedric Rimaud, analista de Gimme Credit, por ejemplo, ha recomendado recientemente a los inversores “cautela” con los bonos de la empresa chilena hasta conocer el impacto final del virus sobre la economía china. La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) ha admitido esta semana que las ventas se resentirán, pero el Gobierno subraya que será un “efecto pasajero” para la economía nacional. Según los cálculos de Goldman Sachs, una caída del 10% en el precio de las materias primas —sobre todo del cobre— recortaría en un 1,2% el PIB chileno y en un 1% el peruano. El efecto sobre Brasil sería notablemente menor: del 0,5%, en su mayor medida por los menores precios del hierro. 

Según el último sondeo mensual de Bank of America Merrill Lynch, el 56% de los gestores de fondos ve en la desaceleración del crecimiento y la demanda de materias primas por parte de China el mayor riesgo para toda América Latina. Y el 27% de los encuestados, que en total suman 103.000 millones de dólares bajo su gestión, cree que la situación económica en Chile se deteriorará en los próximos seis meses, un 20% más que hace un mes. Las protestas no son ya el único factor de zozobra para la quinta mayor economía de la región.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >