Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Sevilla presenta la dimisión como presidente de Red Eléctrica por diferencias con Teresa Ribera

En el ministerio de Transición Ecológica recuerdan que la empresa pública debe compartir un proyecto común con el ministerio en el campo energético.

Jordi Sevilla, ex ministro socialista, prevé presentar este martes su dimisión como presidente de Red Eléctrica (REE) ante el Consejo de Administración de la empresa pública, participada en un 20% por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Sevilla abandona uno de los cargos mejor remunerados del sector público por discrepancias con la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. La relación de confianza entre ambos se deterioró por las injerencias de la ministra en tareas de la empresa privada. Entre ellas, cuestiones como la compra de Hispasat. También hubo roces tras las críticas de Sevilla al recorte planteado por la CNMC a la retribución del transporte eléctrico.

Jordi Sevilla Red Electrica
Jordi Sevilla, exministro y excoordinador de Economía del PSOE, en el Club Financiero Génova de Madrid.

Jordi Sevilla (Valencia, 1956) llevaba varios días madurando la decisión ante la falta de entendimiento en los últimos meses con la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Finalmente, adoptó la decisión el pasado domingo tras comprobar cómo Ribera ganaba poder e influencia en el Gobierno al ocupar una de las cuatro vicepresidencias del gabinete de Pedro Sánchez.

Las diferencias se habían agudizado en los últimos meses y la situación podría agravarse aún más tras la pérdida de confianza entre ambos dirigentes. Fuentes próximas al grupo de Red Eléctrica apuntan que el sentimiento en la cúpula de la empresa es que Ribera la consideraba casi como una subdirección general del Ministerio. Sevilla siempre recuerda que Red Eléctrica es una empresa privada que cotiza en Bolsa y que la SEPI solo controla el 20% del grupo energético.

Fuentes de Transición Ecológica, por su parte, subrayan que desde el Ministerio mantienen el máximo respeto por la independencia de Red Eléctrica y por las decisiones personales de sus responsables. No obstante, recuerdan que, en todo caso, la empresa pública y el Ministerio deben compartir un proyecto común en el campo energético y estar alineados en los objetivos estratégicos del Gobierno.

Una de las primeras discrepancias se produjo a raíz de la compra de Hispasat por 933 millones. La operación había quedado pendiente de la etapa anterior a que Sevilla ocupara la presidencia de la empresa gestora de la red de alta tensión. El exministro socialista retomó la operación y logró cerrar la venta con cierta polémica. La ministra nunca terminó de verla con buenos ojos. En cualquier caso, las discrepancias de la ministra remitieron cuando el Gobierno apoyó la decisión. Fuentes del Ministerio, sin embargo, descartan que hubiera diferencias por Hispasat.

En febrero del año pasado, REE anunció el acuerdo para hacerse con el 89,65% de la compañía española de satélites en manos de Abertis, pero la operación no se formalizó hasta finales de 2019. El 10,3% restante de Hispasat ya estaba en manos de la SEPI, controlada por Hacienda y Economía, a través del CDTI. Aunque inicialmente Sevilla se había mostrado remiso a hacerse con el operador de satélites, cambió de opinión a última hora ante la sorpresa del Ejecutivo. “No me he sentido forzado ni presionado por nadie, es una operación buena para Red Eléctrica y eso es lo decisivo”, dijo ante los rumores de presiones.

Pero el encontronazo más sonado se produjo a cuenta de la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) para regular las retribuciones del mercado energético. La CNMC planteó un recorte en la retribución para la distribución y transporte de la electricidad del 20%. Sevilla lo cuestionó con dureza: “No son la garantía de una mayor eficiencia ni de un menor coste en el servicio”, dijo. Y las comparó a los recortes en sanidad y educación. Ribera desaprobó la andanada que Sevilla lanzó contra el organismo regulador. Finalmente, REE verá reducidos sus ingresos un 7,3% por el recorte en la retribución.

El relevo de José Domínguez como secretario de Estado de Energía, con quien Sevilla tenía una relación fluida, en sustitución de Sara Aagesen, también ha podido influir en la renuncia.

Para formalizar la renuncia, Sevilla la comunicará este martes al Consejo de Administración de REE. Abandonará sus responsabilidades sin cobrar indemnización, que solía ser de un año de salario, porque renunció al blindaje cuando alcanzó el puesto. Miembros del consejo han pedido a Sevilla que reconsidere su postura y retire su dimisión, pero el exministro se ha mantenido firme.

El exministro de Administraciones Públicas (2004-2007) en el Gobierno de Zapatero fue nombrado presidente de Red Eléctrica en sustitución de José Folgado (PP) en el verano de 2018, tras la llegada de Sánchez a La Moncloa.

El político socialista, que cobraba unos 546.000 euros brutos al año en REE, había coordinado el programa económico del PSOE para las elecciones de 2015 y 2016 por encargo de Sánchez. Desde entonces ha visto como poco a poco ha ido perdiendo influencia entre los favoritos de Sánchez. Sevilla ha sido vicepresidente de la consultora Llorente y Cuenca, es licenciado en Económicas, funcionario por oposición y miembro del Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado [los llamados tecos, con gran prestigio en la administración] desde 1983.

Economía en dos tardes

Militante del PSOE, fue asesor del grupo parlamentario socialista en el Congreso (1998-2000) y secretario de Política Económica y Ocupación de la comisión ejecutiva federal socialista (julio de 2000-julio de 2004), con José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general. Precisamente con el presidente socialista vivió una de las anécdotas más conocidas cuando dijo que enseñaría economía a Zapatero en dos tardes. A lo largo de su carrera profesional ha sido uno de los gurús económicos del partido socialista, con distintos niveles de influencia en diferentes etapas.

Fue uno de los encargados de la redacción del programa electoral socialista para las elecciones de marzo de 2004, que ganó el PSOE de Zapatero. Tras la victoria socialista fue nombrado ministro de Administraciones Públicas, cargo que abandonó en julio de 2007 y en el que fue sustituido por Elena Salgado.

Entre 1985 y 1990 fue asesor económico del gabinete de Presidencia del Gobierno y jefe de gabinete del ministro de Agricultura de 1991 a 1993, cartera que entonces ocupaba Pedro Solbes, con quien también fue jefe de gabinete en el Ministerio de Economía y Hacienda desde 1993 a 1996. También fue asesor de economía de Joaquín Almunia durante la etapa en la que éste fue secretario general del PSOE (1997-1998).

Internacionalizar el grupo y saltar a las telecomunicaciones

El grupo Red Eléctrica envió este lunes un hecho relevante a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV) para informar de la reunión del Consejo de Administración para tratar la dimisión de Jordi Sevilla como presidente de la compañía. El exministro socialista siempre defendió la necesidad de diversificar el negocio del grupo energético con un mayor impulso internacional y formar un grupo de telecomunicaciones, con inversiones en fibra óptica y satélites de última generación. Durante su mandato, Sevilla acaparó el mando de la empresa pública y sustituyó al consejero delegado, Juan Lasala, nombrado por José Folgado (PP), por Roberto García, quien respaldó todas sus acciones.

Durante la presidencia de Jordi Sevilla, todas las decisiones que ha tomado la compañía han contado con el respaldo y la aprobación del Consejo de Administración. Tras su dimisión, la gestión de la empresa continúa con normalidad ya que las funciones ejecutivas corresponden al actual consejero delegado. Una vez presentada la dimisión se activa el plan de contingencia que tiene la compañía —aprobado en 2017— y que se adecúa a las prácticas de buen gobierno corporativo.

Como primer paso de este plan, la consejera independiente, Carmen Gómez de Barreda, asume de manera transitoria y hasta que se produzca el nuevo nombramiento la coordinación de las funciones del Consejo. Así, se garantiza que funcione con normalidad hasta el nombramiento del presidente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >