Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas lanza un plan de un billón de euros para la transición ecológica

La Comisión Europea dedicará un 25% del presupuesto comunitario a la lucha contra el cambio climático

Manifestacion contra el cambio climatico en Barcelona, el pasado mes de septiembre.
Manifestacion contra el cambio climatico en Barcelona, el pasado mes de septiembre.

Un billón de euros para reducir a cero el CO2. La Comisión Europea, presidida por Ursula von der Leyen, tiene previsto aprobar este martes un plan de financiación que aspira a movilizar un billón de euros durante la próxima década para garantizar que Europa se convierte en el primer continente en lograr la neutralidad climática en 2050.

El plan, a cuyo borrador ha tenido acceso EL PAÍS, asegura que “la transición a una economía neutral climáticamente y sostenible requerirá inversiones significativas”. El documento sostiene que el sector público debe “asumir el liderazgo, pero los actores privados son los que deberán proporcionar el volumen” de la tremenda transformación económica, social, tecnológica e industrial en marcha.

El plan de la Comisión (denominado en inglés como Sustainable Europe Investment Plan o SEIP) se propone utilizar ingentes recursos del presupuesto comunitario para estimular la inversión; diseñar un marco legal que facilite y atraiga el capital privado; y reservar partidas especiales para los socios de la UE menos ricos y para las regiones con alta dependencia de fuentes energéticas o industrias con gran nivel de emisiones.

“Queremos que la Unión Europea se convierta en un modelo y que sea el líder mundial en esta materia”, señaló Von der Leyen este viernes en Zagreb, donde la Comisión Europea celebró la primera reunión con la presidencia semestral del Consejo Europeo, ocupada desde el 1 de enero por Croacia.

El encuentro recabó el apoyo del Gobierno croata de Andrej Plenkovic para un Plan Verde que, según aseguró Von der Leyen, “estoy convencida de que se convertirá en la nueva estrategia europea de crecimiento”.

Pero Croacia es uno de los pocos socios de Europa central y del Este que abraza con cierto entusiasmo una estrategia de descarbonización que hace temblar a socios como Polonia, Hungría, República Checa e, incluso, a ciertas regiones de Alemania. Y otros socios, entre ellos España, aunque son firmemente partidarios de la transición ecológica, temen perder unos fondos comunitarios que podrían concentrarse en los países procedentes del antiguo bloque soviético cuyo modelo industrial y energético requiere una modernización mucho más costosa.

A pesar de las numerosas reticencias, el Consejo Europeo aprobó en la cumbre de diciembre el objetivo de alcanzar en 2050 un nivel cero de emisiones netas de CO2. Pero a cambio, la Comisión Europea se comprometió a presentar un ambicioso y generoso plan de financiación que despeje las dudas de los países con una transición más costosa, en particular, de Polonia.

Von der Leyen ha cumplido su promesa y este mismo martes concretará el brazo financiero de un Plan Verde que podría colocar a Europa a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático.

El documento al que ha tenido acceso este diario detalla los recursos para movilizar un billón de euros entre 2021 y 2030. Una buena parte, 485.000 millones de euros, procederán del próximo Marco Financiero de la UE (2021-2027). Bruselas se propone destinar el 25% de esos presupuestos a políticas vinculadas a la lucha contra el cambio climático, lo que obligará a reorientar en parte los modelos de gasto de los tradicionales fondos estructurales y de la Política Agrícola común.

El plan de la Comisión calcula que ese presupuesto comunitario conllevará una cofinanciación con cargo a las arcas nacionales de 115.000 millones de euros, lo que ya elevaría a más de medio billón el capital disponible.

La segunda gran aportación procedería de InvestEU, el programa antiguamente conocido como plan Juncker, con el que se aspira a movilizar 280.000 millones, entre recursos públicos y privados.

Una tercera partida, bautizada como Innovación y Modernización, se financiaría a través de los recursos generados por la venta de derechos emisiones de CO2 en el mercado europeo creado hace años para la comercialización de esos títulos. La Comisión calcula que ese recurso podría aportar 12.000 millones de euros. Y Bruselas se propone destinar ese dinero prioritariamente a los países con un Producto Interior Bruto muy por debajo de la media europea.

El plan se completa con la creación de un Fondo de Transición que, a lo largo de la próxima década, sería el catalizador de inversiones por valor de 143.000 millones de euros. Su destino prioritario serían las regiones con alta dependencia de fuentes energéticas como el carbón o a las zonas con industrias de alto consumo energético.

Ingeniería financiera

La vistosa y abultada cifra del billón de euros no está exenta de críticas ni apacigua del todo a los países e industrias inquietas por el coste de una reestructuración con una envergadura sin precedentes recientes.

Las objeciones al plan de Von der Leyen apuntan a la fiabilidad de la ingeniería financiera que con un limitado volumen de recursos aspira alcanzar cifras multimillonarias. Los 280.000 millones de euros procedentes del InvestEU, por ejemplo, procederán de un fondo que solo contará con un aval de 38.000 millones de euros del presupuesto comunitario, con solo el 40% en dinero contante y sonante.

Bruselas recuerda que las mismas dudas se plantearon al inicio del plan Juncker, que con una mínima garantía aspiraba a movilizar 300.000 millones de euros. El objetivo se logró y el plan se ha prolongado para alcanzar el medio billón de euros. Con ese exitoso precedente, la Comisión confía ahora en movilizar unos 93.000 millones de euros al año. Y el 30% de esa partida (unos 28.000 millones de euros al año) se concentrarían en los proyectos de la transición ecológica con mayor riesgo para el inversor privado.

El SEIP también levanta suspicacias por el riesgo de que drene los recursos de los fondos estructurales hacia proyectos relacionados con la transición y que deje sin financiación a las infraestructuras o inversiones que facilitan la convergencia económica, objetivo original de la política europea de cohesión.

Bruselas reconoce que la reorientación es inevitable. Y propone que al menos el 25% del próximo marco presupuestario de la UE (para el período 2021-2027) se destine a políticas relacionadas con el cambio climático. En el Fondo de Cohesión y en los fondos estructurales esa contribución ascenderá al 40%. Y en la política agrícola, el 40% de los pagos directos a los agricultores estarán vinculados a los objetivos medioambientales.

Un fondo para "un desafío existencial"

Una de las grandes batallas del Pacto Verde girará en torno al llamado Fondo de Transición Justa, que se financiará a partir de los fondos estructurales de la UE. La comisaria europea de Cohesión y Reformas, la portuguesa Elisa Ferreira, será la encargada de lidiar con un expediente explosivo que enfrenta a los países potencialmente más beneficiados por el nuevo Fondo (con Polonia al frente) con los que temen perder financiación (como España).

Bruselas planea destinar entre 5.000 y 7.500 millones de euros de la política de cohesión al nuevo Fondo. La dotación se doblará como mínimo a través de los fondos estructurales asignados a cada país, que deberán reservar para la transición una cantidad igual a la que reciban del Fondo. Y cada Estado podrá completar con su propia cofinanciación nacional. Bruselas calcula que en total podrían movilizarse entre 30.000 y 50.000 millones de euros.

El plan que aprobará este martes la Comisión asegura que el Fondo de Transición Justa "proporcionará apoyo a todos los Estados miembros", aunque reconoce que "se centrará en aquellos que soporten unos desafíos mayores".

Bruselas exigirá como paso previo al desembolso la presentación de planes territoriales de transición. Y los recursos financieros se concederán para facilitar la diversificación económica de la región beneficiada, la formación de los trabajadores afectados por la reconversión y la generación de empleos en sectores alternativos.

La propuesta de la Comisión incluye también un Mecanismo de Transición justa, financiado a partir del plan de inversión InvestEU. Esa partida, que podría movilizar hasta 65.000 millones en una década, se destinaría a potenciar inversiones en sectores y modelos de producción aceptables desde el punto de vista climático y que sustituyan a las industrias que se queden obsoletas en algunas regiones.

Bruselas reconoce que la impactante cifra del billón de euros que espera movilizar no es más que una mínima parte de la inversión requerida por la transición ecológica. La Comisión calcula que solo los objetivos de clima y energéticos hasta 2029 precisarán de una inversión anual de 1,2 billones de euros, de los cuales 260.000 millones deben ser recursos adicionales por encima del previsto en un escenario sin cambios.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >