Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Luis Escrivá, el ministro que llega con las cuentas hechas

El hasta ahora reponsable de la Autoridad Fiscal se convertirá en responsable de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones

Jose Luis Escriva
José Luis Escrivá, en el Congreso de los Diputados, en abril de 2018.

Pedro Sánchez se guardaba una sorpresa para el nuevo Ministerio de Seguridad Social, desgajado de Trabajo. Su responsable será José Luis Escrivá (Albacete, 59 años), hasta ahora presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), un cargo al que llegó elegido por el popular Cristóbal Montoro. 

Escrivá, un fan de los entresijos de la política estadounidense, llega a su nueva responsabilidad con las cuentas muy hechas. En el último año, la Airef ha elaborado varios informes sobre la Seguridad Social y su sostenibilidad financiera, también sobre las previsiones demográficas e, incluso, ha preparado una propuesta de renta contra la pobreza que enmienda la que los sindicatos han propuesto en el Congreso. No son los únicos documentos que ha preparado la Airef; también ha evaluado el gasto farmacéutico, políticas activas de empleo, Correos o ayudas industriales. En ellos, la Airef fue dura con algunos de los departamentos que ahora dirigirán sus compañeros de Gabinete.

En su informe sobre la sostenibilidad de las pensiones, presentado hace justo un año, hay una hoja de ruta clara para la gran tarea pendiente que le dejan sus antecesoras (Magdalena Valerio y Fátima Báñez): una reforma de pensiones que asegure las finanzas de la Seguridad Social y la prepare para afrontar el gran reto que se acerca, la jubilación de la generación del baby boom

Su trayectoria profesional no ha estado vinculada hasta ahora a la Seguridad Social. Este economista por la Universidad Complutense de Madrid empezó en el servicio de estudios del Banco de España; dirigió el servicio de estudios de BBVA entre 2004 y 2012; y fue director para las Américas del Banco Internacional de Pagos de Basilea.

Desde que llegó a la Autoridad Fiscal, la voz de Escrivá siempre ha tratado de no transmitir señales de alarma sobre la situación de la Seguridad Social, sin restar importancia a la precaria situación financiera del instituto previsor. Fue famosa una intervención en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo en la que cargó contra las previsiones más agoreras sobre el sistema de pensiones y recabó el aplauso prácticamente unánime de los portavoces de la comisión. Al nuevo responsable del instituto público le preocupa que cunda la alarma en la sociedad: “Al final afectamos a una parte de la población que ya por su edad está inquieta”. 

Su principal discrepancia con las proyecciones más pesimistas estaban en la demografía. Y así quedó claro cuando la Airef elaboró sus pronósticos sobre la evolución de la población en España. Sus cálculos se alejaban de los del INE o de Eurostat. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información