LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Así debe ser la vuelta al trabajo en negocios y tiendas

Las pymes preparan la reapertura con medidas de seguridad como la ventilación y renovación del aire en locales cerrados

Un cliente compra en una tienda del centro de Madrid este lunes, tras la reapertura del pequeño comercio.
Un cliente compra en una tienda del centro de Madrid este lunes, tras la reapertura del pequeño comercio.Jaime Villanueva

Con el 70% de España en fase 1 de la desescalada, los comercios comienzan su reapertura de forma tímida y se preparan para cumplir nuevas medidas sanitarias. La mayoría llega preparada, aunque con tareas pendientes por cuestiones logísticas. “Abrimos este martes, pero tenemos muchos problemas para conseguir el material necesario. Hay productos que no encontramos en el mercado. Otros, como los guantes, están a precio de oro. Es una tortura y más cuando tenemos unos precios tan ajustados”, explica John Pallarès, propietario del restaurante de La Clota, en Girona.

Con todas las empresas modificando su forma de trabajar, la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (AEEMT) y la Asociación de Especialistas en Prevención y Salud Laboral (AEPSAL) han publicado un informe sobre la protección individual y colectiva que trata de resolver “las dudas más frecuentes sobre requisitos y recomendaciones para minimizar los riesgos higiénico-sanitarios”, asegura el texto.

Ambos colectivos aúnan todas las recomendaciones lanzadas estas semanas para ayudar en una vuelta al tajo con mucha cautela. Esa preocupación ha provocado una adquisición anticipada de material. “Hemos comprado un purificador de aire, una vaporeta para eliminar bacterias, geles con dosificador, guantes, mascarillas, señalización para el suelo, desinfectante para zapatos…”, enumera Isabel Iglesias, que regenta la tienda de textil Moda Isabel en Cádiz. AEEMT y AEPSAL recogen otras medidas como la ventilación diaria de los espacios de trabajo para renovar el aire y al menos dos limpiezas por jornada para desinfectar zonas de contacto. Pese a las normas comunes, existen diferencias según el sector.

Pequeño comercio. En las tiendas de menor tamaño es obligatorio reducir el aforo y mantener la distancia entre personas. Además, es necesario el uso de protecciones colectivas (tipo mamparas). “Cuando no sea posible, serían de obligado uso los equipos de protección individual”, explica el informe. Esta segunda parte varía en función de los comercios: en los que cuentan con zona de atención fija, se apuesta por la mampara. Cuando el dependiente tiene que acompañar al cliente, las empresas se decantan por los equipos de protección individual. “Es más efectivo el uso de mascarillas y guantes desechables para trabajadores y clientes porque no solo estamos en la caja”, explica Iglesias.

En tiendas de textil hay un problema añadido: ¿qué ocurre con las prendas que se pruebe un cliente? La recomendación es clara: “Toda prenda y/o artículo probado y no adquirido habrá de ser higienizado o puesto en cuarentena según el tipo de material (textil 48 horas, libros 14 días)”. Los comercios prefieren llevar al extremo esta medida. “Desinfectamos las prendas y las dejamos 48 horas en cuarentena para dar más seguridad a los clientes”, insiste la propietaria de Moda Isabel.

Restauración y hostelería. Para reducir el contacto físico se recomienda el pago con tarjeta o el uso de cartas virtuales (a través de un código QR). Además, los trabajadores deberán mantener sus herramientas de trabajo (teclado, ratón, bolígrafo, bloc de notas, móvil, utensilios de cocina…) con la desinfección adecuada. Y estará “prohibido compartir estos objetos”, dice el texto.

Lourdes Rodríguez, propietaria de las cafeterías El dulce de leche, en Pontevedra, explica que ha eliminado el servicio de mesa para evitar riesgos: “Tenemos una mesa a la entrada de la cafetería donde los clientes de la terraza pueden recoger sus productos”. Y confirma que no se permite compartir objetos. Las mesas y sillas no pueden ser usadas por otro cliente hasta que no se desinfectan.

Oficinas y despachos. Algunos centros no han dejado de trabajar ni en lo más duro del estado de alarma. Es el caso de Berfra Asesores, en Madrid, que no han podido cerrar aunque siguen sin atender al público en su despacho. “Todavía no nos ha llegado todo el material. Los guantes los acabamos de recibir, las mascarillas hace solo unos días y las mamparas llevamos esperando tres semanas”, relata Bernabé Fraga, propietario.

El informe recomienda desinfectar los despachos cada día y el material de trabajo en cada cambio de turno. Y, si es posible, usar enseres de trabajo personales. En este caso también se destaca la ventilación y renovación del aire diaria. “Tenemos una puerta en un lado y ventanas al otro. Cuando abrimos, lo dejamos abierto mientras se desinfecta todo”, explica Fraga.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50