Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mercados toman aire ante la posibilidad de que Draghi lance más estímulos en septiembre

El ex comisario Olli Rehn anticipa que el BCE lanzará en septiembre un nuevo plan de estímulos

El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35
El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35 EFE

Los mercados financieros reaccionaron este viernes ante las informaciones que presagian una nueva ronda de estimúlos del BCE en su próxima reunión de septiembre. Así lo dejó entrever el gobernador del banco central de Finlandia, Olli Rhen. El ex comisario europeo y miembro del consejo de Gobierno del BCE abrió esa posibilidad al apoyar nuevas compras de activos "sustanciales y suficientes" en una entrevista en The Wall Street Journal. Los inversores reaccionaron: las ganancias volvieron a las Bolsas y la rentabilidad de la deuda se elevó levemente.

Agosto suele ser un mes de alta volatilidad bursátil. El volumen de negociación en la renta variable es menor y cualquier brusco movimiento deja una huella más profunda que en el resto de la temporada. Pero es que además, los acontecimientos han contribuido a alimentar el nerviosismo de los inversores.

La amenaza de una guerra de divisas, el pulso arancelario entre China y Estados Unidos, las tensiones políticas procedentes de Italia y Argentina y la aproximación del Brexit han desatado esta semana un cierto pánico bursátil que llevó al Ibex 35 a mínimos anuales. El resto de plazas europeas y mundiales también sufrieron los estragos porque las incertidumbres se van materializando.

Pero este viernes fue uno de esos días en que los inversores se toman un respiro. Un día de sol en medio de una semana de tormenta. Aliviados por las palabras del ex comisario europeo Olli Rehn. Este anticipó una nueva batería de estímulos por parte del BCE en una entrevista en el diario estadounidense The Wall Street Journal. Las noticias procedentes de Alemania respecto a que Berlín está dispuesto a relajar sus reglas fiscales también sirvieron de bálsamo para los mercados. El Ibex sumó un 1,78%, su mayor subida desde febrero. El parqué parisino sumó un 1,3%, lo mismo que Berlín. Y dos décimas menos que Roma (1,5%). Wall Street también abrió con ganancias.

Donde también se reflejó la mejoría fue en la rentabilidad de la deuda pública. El bono español a 10 años, que el pasado jueves rozaba el 0% y coqueteaba con entrar en terreno negativo, repuntó ligeramente hasta los 0,107%. La convulsa semana en los mercados había provocado una estampida de los inversores hacía los valores refugio, la deuda pública de los países más desarrollados. Al tener más demanda, los bonos podían ofrecer menos rentabilidad. Lo que está provocando que la rentabilidad de la deuda de varios países sea negativa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >