Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nubarrones económicos arrastran las Bolsas y llevan al Ibex a su mínimo anual

Los inversores se refugian en el mercado de bonos y las pérdidas llegan a Nueva York, que vive una de las peores jornadas del año

Paneles de la Bolsa de Madrid.
Paneles de la Bolsa de Madrid. EFE

Las Bolsas europeas tiemblan ante las señales de debilidad económica. Las estadounidenses se han instalado en las turbulencias por el pulso comercial entre Donald Trump y China. Alemania publicó el miércoles el dato que los analistas ya anticipaban: una caída de su PIB del 0,1% en el segundo trimestre del año. La primera economía de la eurozona bordea así la recesión. La respuesta en los mercados fue inmediata. El Ibex 35, el selectivo más representativo de la Bolsa española, bajó un 1,98%. Se quedó en los 8.522,7 puntos, su mínimo anual. Además, el batacazo del miércoles es una gota más en un vaso rebosante de malas jornadas y arrastró al Ibex a pérdidas anuales: ahora cotiza un 0,2% por debajo del arranque del año.

Los mercados estadounidenses también entraron en barrena. Pese a que el martes habían disfrutado de una jornada positiva después de que Donald Trump retrasara algunos de los aranceles para China, el miércoles volvieron las pérdidas, acercándose a uno de los peores días del año. Al otro lado del Atlántico, el S&P cerró la jornada con una caída del 2,93% y el Dow Jones, del 3,05%. El Nasdaq se dejó el 3,02%.

El resto de grandes plazas europeas también se tiñeron de rojo. Algunas incluso más oscuro que la Bolsa española: el conglomerado europeo Eurostoxx se dejó el 2,04%; el parqué de Fráncfort bajó el 2,19%; Milán, el más afectado, perdió más del 2,5%; París, el 2%; y Londres amortiguó la bajada a cerca del 1,4%.

Los nubarrones económicos arrastran las Bolsas y llevan al Ibex a su mínimo anual

Las consecuencias de las malas noticias en Alemania no se limitaron a las Bolsas. Los inversores, como ya ocurrió la semana pasada tras las tensiones protagonizadas por el yuan, se refugiaron en el mercado de deuda, considerado como uno de los más seguros. Con este movimiento, llevaron las rentabilidades del bono de Alemania y EE UU a mínimos. El bund alemán ya ofrece un interés del -0,65%. Francia también ahonda este camino de deuda con intereses negativos. Y el bono del Reino Unido a 10 años cayó cinco puntos, al 0,44%. El rendimiento del bono español cayó al 0,14%, con la prima de riesgo en 79 puntos básicos.

Además, los analistas prestaron especial atención a un fenómeno que se produjo en los mercados de deuda de EE UU y del Reino Unido. La inversión de la curva de deuda de ambos países —esto quiere decir que se produce la anomalía de que en el mercado secundario se pagan mayores intereses por la deuda a corto plazo que por la de largo— anuncia malos tiempos para la economía. En otras ocasiones, este fenómeno ha servido para presagiar una recesión, aunque algunos economistas insisten en que este indicador ha perdido validez a la hora de anunciar cambios de tendencia en la economía. Pese a las dudas sobre su significado real, los inversores se fijan en que tanto en EE UU como en el Reino Unido ya se ha producido la temida inversión de la curva de deuda. En el caso estadounidense, es la primera vez que pasa desde 2007, justo antes de que estallara la Gran Recesión.

La economía alemana flaquea por la amenaza de un Brexit a las bravas cada vez más cercano, el contagio de la guerra comercial que mantienen EE UU y China y una industria del automóvil que pasa por momentos muy complicados. La caída en la producción de coches de los dos últimos años solo puede compararse a la que el sector experimentó durante la crisis de 2008.

A los problemas de la mayor economía de la eurozona se unió la inestabilidad en Italia. El Senado de este país, con los votos del Movimiento 5 Estrellas y del Partido Demócrata, tumbó el martes la propuesta presentada por el líder de la Liga, Matteo Salvini. El vicepresidente y ministro del Interior pretendía debatir el martes la moción de censura que presentaron la semana pasada contra el primer ministro Giuseppe Conte. No se vota por ahora, pero queda claro que Salvini busca dinamitar la coalición de Gobierno lo antes posible.

Dudas en Argentina

A la Bolsa española, además, se le añade un elemento extra de incertidumbre respecto a los mercados vecinos: Argentina. La victoria del candidato peronista en las primarias, Alberto Fernández, generó miedo en los mercados, el desplome del peso y el hundimiento de sus bonos. Y esto hace que las compañías españolas más expuestas a inversiones en Argentina —Telefónica, BBVA y Santander sobre todo— también sufran.

Casi todos los valores cayeron. Los bancos y las empresas de materias primas encabezaron las bajadas, pero los batacazos se produjeron en casi todos los sectores. Lideró Arcelor las pérdidas, con el 7,7%. Ence bajó el 4% y Acerinox, el 3,77%. Los bancos volvieron a verse duramente golpeados, con caídas de todos, en especial, Bankia (-5%), Bankinter (-4,8%) y Sabadell (-4,8%). Santander bajó el 3,38%. BBVA, más del 2,5%. Telefónica cayó otro 4,2% y perdió incluso los seis euros por acción. Másmóvil retrocedió el 4,1%. IAG, más del 3,7%.

Telefónica rompe la barrera de los seis euros

R. M.

Telefónica está sufriendo duramente la convulsión bursátil. La acción de la operadora se dejó este miércoles otro 4,21% y cerró en los 5,987 euros, un mínimo desde 1997, antes de la introducción del euro, según Bloomberg. En julio de 2012 también llegó a marcar un mínimo intradía por debajo de seis euros, pero esa barrera se recuperó en la misma sesión.

La pérdida del soporte de los seis euros se produce después de que las principales firmas de análisis internacionales como JP Morgan, UBS y Bank of America Merrill Lynch rebajaran el precio objetivo de la acción y alertaran de los riesgos que se ciernen sobre el negocio nacional e internacional de la empresa que preside José María Álvarez-Pallete.

En lo que va de año, pierde más del 16% de su valor y su capitalización en Bolsa es de 31.000 millones de euros, 10.000 millones menos que cuando terminó el ejercicio de 2017. Todo el sector de las telecomunicaciones se está viendo muy castigado, y en el caso de la española se suma la fuerte apuesta por el fútbol, la exposición en Argentina, con el peso en picado, y el Reino Unido, al borde del Brexit duro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >