Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boeing donará 100 millones a las víctimas del B737 MAX para “atender sus necesidades”

Esta compensación, en todo caso, es independiente a las indemnizaciones que tenga que abonar en un futuro por los litigios abiertos.

Unidades del B737 MAX en un aparcamiento de coches en Seattle
Unidades del B737 MAX en un aparcamiento de coches en Seattle AFP

Boeing da un paso inusual en la industria de la aviación comercial, al anunciar que pone en reserva 100 millones de dólares para compensar a las víctimas de los dos B737 MAX que se estrellaron antes de que se suspendieran todos los vuelos de este modelo. La investigación de las causas de los siniestros sigue aún en curso, pero las primeras indicaciones apuntan al sistema de control de vuelo. La compañía lo presenta como una donación.

El fabricante estadounidense está tratando desde hace meses de reparar el daño a la reputación que sufrió tras la doble tragedia, en la que murieron 346 personas. El primer accidente tuvo lugar en octubre, con un avión operado por Lion Air. Le siguió a los pocos meses, en marzo, el siniestro un MAX de Ethiopian en circunstancias muy similares. Los dos bimotores se precipitaron cuando estaban en proceso de realizar la maniobra de despegue.

Boeing explica que el dinero se destinará a “atender las necesidades” de las familias y las comunidades afectadas por la pérdida de seres queridos. Dennis Muilenburg, su consejero delegado, espera que este primer gesto “pueda ayudarles a sentir consuelo”. La compañía explica que va a coordinar la distribución de los fondos con las autoridades locales y organizaciones sin ánimo de lucro. También igualará las donaciones que hagan sus empleados.

Esta compensación, en todo caso, es independiente a las indemnizaciones que tenga que abonar en un futuro para resolver los litigios abiertos. El gesto tampoco tendrá un impacto financiero mayor. Boeing espera facturar este año cerca de 110.000 millones. En el primer trimestre registró un beneficio de 2.150 millones. Entonces ya anunció unas cargas de unos 1.000 millones.

Pero la crisis del B737 MAX está aún lejos de acabar. Boeing debe entregar aún a los reguladores la actualización definitiva al sistema de estabilización del avión, algo que estaba previsto hubiera hecho en junio. La compañía anticipa que lo hará en septiembre, lo que implica que este modelo no podrá volar hasta como pronto a lo largo del mes de octubre sino hay nuevas sorpresas.

Muilenburg insiste en que la prioridad de Boeing es recuperar la confianza de las aerolíneas y de los pasajeros hacia el avión, y en este sentido garantiza que será el más seguro. “Sabemos que cada persona que suba a bordo de uno de nuestros aviones confía en nosotros”, concluye el ejecutivo. El fabricante evita en este momento dar un calendario preciso sobre el proceso de certificación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información