Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa millonaria a Bosch por colaborar con Volkswagen en el ‘dieselgate’

La Fiscalía alemana acusa a la empresa de incumplir su deber al entregar dispositivos técnicos que permitieron a los fabricantes de automóviles manipular las emisiones de gases tóxicos

Sede de la empresa Bosch en la ciudad alemana de Gerlingen, cerca de Stuttgart, en el Estado de Baden-Württemberg
Sede de la empresa Bosch en la ciudad alemana de Gerlingen, cerca de Stuttgart, en el Estado de Baden-Württemberg AP

La Fiscalía de Stuttgart, en el sur de Alemania, ha impuesto una multa de 90 millones de euros al gigante alemán de componentes de automóviles y tecnología Robert Bosch GmbH por su participación en el escandallo de emisiones de gases tóxicos que estalló en Volkswagen en septiembre de 2015 en Estados Unidos. La Fiscalía dijo el jueves que la empresa fue multada por un delito de “"incumplimiento negligente de su deber" en sus obligaciones de supervisión.

Bosch entregó a partir de 2008 unos 17 millones de dispositivos técnicos equipados con software de gestión de motores que incluían herramientas que permitieron a los fabricantes de automóviles manipular las emisiones de gases tóxicos. La Fiscalía también señaló que Bosch, el mayor suministrador privado de automóviles del mundo, había aceptado la multa y que había decidido no apelar, una medida que le obligara a pagar la multa en un plazo de seis semanas al Estado federado de Baden-Württemberg.

“Los fabricantes de automóviles suministraron las unidades de control instaladas en sus vehículos, obtuvieron las homologaciones oficiales y finalmente las introdujeron en el mercado”, señala el comunicado dado a conocer por la Fiscalía de Stuttgart. “Sin embargo, las estrategias de software inadmisibles llevaron a que los vehículos equipados con ellas emitieran más óxidos de nitrógeno de lo permitido por los requisitos reglamentarios”, añade la nota.

La Fiscalía también añade que la iniciativa para la integración y el diseño del software fraudulento provino de empleados de los fabricantes de automóviles, una sospecha que le ha obligado a continuar las investigaciones contra los empleados de Bosch.

El escándalo del dieselgate afectó en primer lugar a Volkswagen, que enmascaró la contaminación ilegal en los vehículos con motores diésel.

Volkswagen ha soportado la mayor parte de las penalizaciones y multas por hacer trampas con las emisiones, ya que los fabricantes de automóviles –y no los proveedores de piezas- son los responsables de certificar que los automóviles cumplen con las normas de aire limpio.

La multa que deberá pagar Bosch a causa de su implicación en el dieselgate es considerablemente menor al importe que ha tenido que pagar la marca Volkswagen y sus filiales Audi y Porsche. En el otoño de 2018, la Fiscalía de Braunschweig impuso una multa de 1.000 millones de euros a VW y poco después la de Múnich multó a Audi con 800 millones. El pasado 7 de mayo, la Fiscalía de Stuttgart impuso otra multa de 535 millones de euros a Porsche, la legendaria marca deportiva que pertenece al grupo VW.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >