Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fridman maniobra y usa un resquicio legal para tratar de salvar su opa sobre Dia sin subir el precio

El fondo pide al regulador bursátil que considere su oferta de solo 0,67 euros un precio "equitativo" y así reducir el umbral mínimo para sacar adelante su plan

El culebrón en el que se ha convertido la crisis de la cadena de supermercados Dia sorprende cada día con un nuevo episodio. El fondo LetterOne, propiedad del empresario ruso Mijaíl Fridman, informó este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que va a ampliar hasta el 6 de mayo el periodo para aceptar la opa que lanzó en febrero y que vencía el próximo martes. Los accionistas no se están sumando, porque esperan que suba el precio de 0,67 euros. Para sacar adelante la operación, el fondo quiere agarrarse a un resquicio de la ley de opas que le permita rebajar el umbral mínimo de aceptación y, al tiempo, no pagar más a los accionistas. Eso sí: la CNMV debe dar el visto bueno.

Un supermerdo de Dia en la calle Toledo de Madrid
Un supermerdo de Dia en la calle Toledo de Madrid

LetterOne controla el 29% de las acciones de Dia y es su principal propietario. Lanzó la opa en febrero a 0,67 euros. Para conseguir que esa opa se considerase voluntaria, podía ofrecer el llamado precio equitativo (basado en compras previas en el mercado y, en su caso, de 3,73 euros) o que la aceptasen los dueños de, al menos, el 50% títulos que no controla. Con su actual 29%, eso le exigía conseguir otro 35,4%. Optó por esta opción. Pero la aceptación está siendo muy baja y el tiempo se acaba. Así que quiere rebajar al 21% el umbral mínimo de aceptación. El problema es que entonces tendría que elevar el precio hasta el equitativo. A no ser que cumpla otra excepción de la ley.

La jugada parecía este viernes realizada en dos actos. En el primero, que tuvo lugar por mañana, Dia realizó un avance de sus resultados económicos. Comunicó unas cifras que dibujan un panorama demoledor de la salud de la empresa: aseguró que perderá entre 140 y 150 millones de euros en el primer trimestre, con una caída de las ventas del 4,3% en el periodo. En marzo, el batacazo llegó incluso del 7,9%. Estas cifras suponen profundizar el agujero patrimonial que tiene a la empresa en causa de disolución, de 99 millones de euros a entre 170 y 180 millones. Además, aseguraba que tienen problemas con los vencimientos de deuda, las aseguradoras y los proveedores ante el deterioro de su situación financiera.

Fuentes cercanas a la operación aseguran que LetterOne no sabía que el nivel de deterioro de Dia era tan profundo. Y añaden que la publicación del avance no se realizó de forma concertada. Al contrario: aseguran que reaccionaron ante el desastre.

Pero lo cierto es que, una vez pintado este pesimista escenario por la mañana, por la tarde llegó el segundo acto: LetterOne realizó un comunicado en el que ampliaba el periodo de su opa hasta el 6 de mayo y donde decía que “valoraba” reducir del 35,5% al 21% el umbral mínimo de acciones compradas con las que la opa saldrá adelante.

Un polémico precio equitativo

Para poder aplicar esa reducción y que la opa se siga considerando voluntaria, debería ofrecer el precio equitativo que es, según la ley de opas, “un precio o contraprestación no inferior al más elevado que el oferente o personas que actúen concertadamente con él hubieran pagado o acordado por los mismos valores durante los 12 meses previos al anuncio de la oferta”. En su caso, Fridman llegó a comprar títulos antes de lanzar la opa a 3,73 euros. ¿Está obligado pues a elevar el precio? Puede evitarlo si se cumple una de las excepciones que prevé la ley. Por ejemplo, la del apartado f del artículo 9.4: “Que la sociedad afectada se encuentre, de forma demostrable, en serias dificultades financieras”. Según la situación comunicada por la mañana por parte de los supermercados Dia, podría decirse que, efectivamente, dificultades financieras tienen.

De este modo, LetterOne está poniendo en un aprieto a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Será el regulador bursátil el que deba decidir si 0,67 euros es o no un precio equitativo. Hacerlo, permitiría al empresario sacar adelante la opa pese a tener pocos apoyos.

¿Y si la CNMV no da su visto bueno? Entonces, la opa seguiría como está. “El precio de la oferta se mantendrá en todo caso en 0,67 euro por acción”, avisa LetterOne. Con el plan inicial, precisará del apoyo del 35,4% de los accionistas y el lunes 6 se sabrá si triunfa o fracasa. En este segundo caso, si LetterOne no consigue el control, ya avisó que no hará la inyección de capital prevista. Y entonces acecha el concurso de acreedores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información