Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo Letterone: “Si no sale la opa, no perderemos más tiempo en Dia”

Stephan DuCharme, consejero delegado de L1 Retail, confía en que los accionistas apoyarán sus propuestas para hacerse con el control de la cadena

Stephan DuCharme, consejero delegado de L1 Retail.
Stephan DuCharme, consejero delegado de L1 Retail.

El fondo Letterone, propiedad del ruso Mijaíl Fridman y máximo accionista de la cadena de supermercados Dia, confía en que sus planes para hacerse con la compañía con una opa y después recapitalizarla con 500 millones de euros van a salir adelante. Así lo afirmó este miércoles Stephan DuCharme, el responsable de L1 Retail, la filial de comercio minorista del fondo, en un encuentro con EL PAÍS. Pero si sus propuestas fueran rechazadas en la junta de accionista que se celebrará el 20 de marzo, Letterone "dejaría de perder el tiempo en Dia". Eso no significa necesariamente que se desharían de esa participación, pero la considerarían insignificante y se dedicarían a "otras inversiones", dando por perdida la de Dia o quizá esperando que a largo plazo pudiera recuperarse algo.

No obstante, DuCharme cree que Letterone será capaz de convencer a los accionistas de que lo mejor que pueden hacer es acudir a la opa que presentó en febrero por la cadena que actualmente dirige Borja de la Cierva. En eso está embarcado estos días, en aclarar a los accionistas sus planes, según ha comentado, frente a las informaciones "engañosas" que difunde el consejo de administración que lidera De la Cierva. "Hay dos ampliaciones sobre la mesa [la de Letterone y la del consejo], es importante que los accionistas comparen las dos con cuidado y tenemos la impresión de que hay muy poca información sobre la del consejo", ha dicho. "¿Es real, está garantizada? Creo que la empresa debe una respuesta a los accionistas", afirma.

Pero la posibilidad de que sus aclaraciones no convenzan a los accionistas y que estos se inclinen en la junta por los planes del consejo —ampliación de capital de 600 millones y plan de rescate— está sobre la mesa. ¿Qué pasaría entonces?

— "Si se apoya el plan del consejo, la opa está muerta".

— ¿Y qué harían entonces?

— En ese caso, nos vamos.

— ¿Venderían su participación?

— No. Irnos y vender la participación son dos cosas muy distintas. Tenemos una participación del 29%, que está perdida en un 90% (por la caída bursátil de ese porcentaje de Dia en el último trimestre de 2018). Para nosotros y todos los accionistas. Dejaremos de perder tiempo en esto. Tengo un equipo, tenemos otras inversiones, hemos empleado todo nuestro tiempo en Dia.

— Pero seguirían teniendo un 29%.

— Si, pero es algo que no valdría mucho, así que...

No obstante, confía DuCharme  en que la opa saldrá adelante y entonces, se procederá a la ampliación de capital por 500 millones. El responsable de la rama minorista de Letterone explicó que de esos 500 millones, 200 irían destinados al plan de reflote de la empresa, diseñado para cinco años. Los otros 300 se dedicarían a repagar la emisión de bonos de 306 millones que vence en julio de este año. En todo caso, deslizó que existe la posibilidad de "refinanciar" esos bonos con sus tenedores, o cambiarlos por nuevos bonos con otra fecha de vencimiento, de modo que esos 300 millones también se invertirían en la empresa, al igual que lo que se saque de la venta de las perfumerías Clarel o de los supermercados mayoristas Max Descuento, que están a la venta.

Frente a ello, sostiene que el plan del consejo, que pretende ampliar capital en 600 millones, solo dedicaría a reflotar la empresa 147 millones, "mucho menos", mientras que el resto del dinero sería para amortizar deuda y los bonos que vencen en julio.

En disolución

También restó importancia al hecho de que Dia esté en situación de quiebra técnica por cerrar el ejercicio con un patrimonio negativo de 166 millones. "Es un problema meramente contable", dijo. En esa situación, la empresa tiene dos meses para convocar una junta de accionistas, cosa que ya ha hecho, pero incluso si esa situación persiste tras la junta, explicó que se abre un nuevo plazo de dos meses al término del cual se podría pedir a un juez una "moratoria" (el preconcurso de acreedores) de otros cuatro meses para solucionarlo. En todo caso, dijo que ha propuesto al consejo una batería de "soluciones contables" que no quiso detallar. E incluso, afirmó, se podría convertir parte de la deuda bancaria de sénior a subordinada temporalmente, por un mes. "Hay diferentes mecanismos, es importante debatirlos, hemos hecho algunas propuestas al consejo", afirmó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información