Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejero delegado de Dia advierte del riesgo de liquidación si fracasa la opa de Fridman

El fondo Letterone insiste en que no subirá la oferta y pinta un panorama oscuro para los accionistas que no acudan a la opa

Borja de la Cierva, quinto por la izquierda, durante la última junta de accionistas de Dia.
Borja de la Cierva, quinto por la izquierda, durante la última junta de accionistas de Dia.

La situación de la cadena de supermercados Dia es “grave”, “significativamente peor” que al término de 2018, año en el que perdió 352 millones de euros y cayó en causa de disolución por patrimonio negativo. Ante ello, la única opción de salvación sobre la mesa es la ampliación de capital del fondo Letterone, el máximo accionista (29%), que está condicionada al éxito de la opa sobre el resto del capital, que no está cosechando demasiadas adhesiones por el momento. Por ello, tanto el consejo de la cadena como el fondo advirtieron este martes del riesgo de que la cadena acabe en liquidación si fracasa la opa.

En una carta a los accionistas, algo poco habitual en estas situaciones, el consejero delegado de Dia, Borja de la Cierva, reiteró este martes los argumentos que el consejo de administración que lidera esgrimió recientemente para emitir una opinión favorable a la opa de Letterone, el fondo del magnate ruso Mijail Fridman, por más que se trate de una oferta low cost, a 0,67 euros por acción: en vista de la “situación financiera y patrimonial del grupo Dia, cuya gravedad [el accionista] conoce”, y que además sigue deteriorándose, la única opción es la ampliación de capital de Letterone.

Como esta ampliación está condicionada a la opa, si esta no obtiene el sí de al menos la mitad del 71% que no tiene Fridman, el aumento no tendrá lugar y Dia, que necesita “medidas urgentes” para salir de la situación de patrimonio neto negativo en que se halla y para pagar sus deudas (vencimientos de préstamos, líneas de liquidez y bonos corporativos), podría verse, decía la carta, “abocada a un proceso de restructuración de su deuda (incluyendo canjes de deuda por capital [es decir, los bancos acreedores se harían con la empresa]) e incluso a un proceso concursal o de disolución y liquidación de la sociedad, situaciones todas ellas que podrían comportar la pérdida sustancial o incluso total de su inversión en la compañía”.

También este martes, representantes de Letterone se reunieron en Londres con una docena de analistas financieros que siguen habitualmente a la compañía. Los hombres de Fridman les trasladaron que la situación de la empresa es “significativamente peor” que a principios de febrero cuando se presentó la opa, y que los resultados del primer trimestre serán “muy malos”, dijeron fuentes de la empresa. Ante ello, el fondo estima, basándose en informes de analistas bursátiles, que el valor real actual de la acción es de 0,23 euros, muy por debajo de su opa, por lo que reiteró que no subirá el precio ofrecido.

Tampoco ampliará más allá del 30 de abril el plazo de aceptación, por lo que espera completar la opa y tomar el control efectivo de la empresa el 10 de mayo. Apenas diez días antes del límite legal para revertir la situación de patrimonio negativo en que entró la empresa tras perder 352 millones de euros en 2018.

Negro panorama

El problema es que la opa no está teniendo el éxito esperado. La semana pasada, Fridman alargó una semana, del 23 al 30 de abril, el plazo para aceptar la oferta, en vista de que apenas titulares de un 3,3% del capital habían aceptado vender hasta ese momento.

Para empujar a los reticentes, Letterone, en el documento presentado a los analistas, pintaba un panorama muy oscuro para los accionistas que no acudan a la opa: o pierden toda su inversión porque la opa no sale adelante y la empresa va a liquidación o tendrán que esperar varios años para que, en el mejor de los casos, la empresa remonte y sus acciones valgan algo más que ahora. Y de dividendos pueden olvidarse durante un plazo aún mayor.

Sostiene el fondo que además de la situación actual, Dia se enfrenta a “vientos en contra” como el escaso plazo para reequilibrar el patrimonio negativo o las negociaciones con los bancos acreedores, con los que aún no ha llegado a un acuerdo. Por tanto, concluye que “si la opa fracasa y la empresa va a la insolvencia, perderán todos los interesados, accionistas, acreedores, empleados, proveedores y clientes”.

Se da la circunstancia de que De la Cierva, como Letterone no se ha cansado de reiterar, será relevado de su puesto, junto a buena parte del consejo actual, en cuanto el fondo se haga con el control total de la cadena de supermercados si la opa triunfa. El fondo considera que De la Cierva es uno de los responsables de la caída libre en que la cadena entró hace un par de años, puesto que forma parte del consejo desde septiembre de 2016.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información