Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dexga Technologies, tecnología gallega puntera y de pueblo

Un empresario de 32 años factura cuatro millones con ‘software’ creado desde el municipio de Ames

Isidoro Martínez, fundador de Dexga Technologies.
Isidoro Martínez, fundador de Dexga Technologies.

Amancio Ortega demostró que es posible entrar en el cielo empresarial desde un pequeño municipio gallego llamado Arteixo e Isidoro Martínez quiere repetir la proeza. Este empresario de 32 años fundó y dirige el grupo tecnológico Dexga Technologies, una firma con sede en Ames (A Coruña), el Ayuntamiento de 30.000 habitantes donde él nació y desde donde acaba de entrar en el puesto 145 de la clasificación que elabora el Financial Times con las mil compañías que más crecen en Europa. Dexga rozó en 2017 los cuatro millones de facturación y los 240.000 euros de beneficio y en 2018 el volumen de negocio, según datos facilitados por la empresa, ya ha logrado rebasar la frontera de los cinco millones y coronar otro ejercicio con una media de crecimiento que ronda el 25%.

Martínez es un empresario precoz. Siendo un adolescente trabajó como comercial en firmas de energía y telecomunicaciones y apenas estrenada la mayoría de edad montó con otro socio su primer negocio mientras estudiaba Informática en la Universidad de A Coruña. Aquello no funcionó, pero en vez de amilanarse se lanzó, con apenas 20 años, a fundar Dexga en solitario, una compañía que vende soluciones tecnológicas a grandes empresas para mejorar su gestión, desarrollando proyectos de ciberseguridad, big data, inteligencia artificial o blockchain.

Corría el año 2008 y a su alrededor estallaba la gran crisis. Solo tres años después creó la filial Tecalis, con el mismo objeto pero especializada en pymes y participada en un 50% por otro socio.

Desde entonces el grupo de Martínez no ha dejado de expandirse incluso fuera de España, pero de momento ha evitado ser engullido por un gigante del sector, el final más habitual en este tipo de historias de éxito. En estos momentos, prepara la fusión de Dexga y Tecalis en una única sociedad que será bautizará con el nombre de la segunda y en la que entrará un inversor neoyorquino. Para “ser más competitivos”, explica su fundador, la nueva compañía se centrará en crear tecnología propia con el foco puesto en su venta a grandes empresas.

La operación “está prácticamente cerrada” pero se ha retrasado por el cierre de la Administración en EE UU. El control se mantendrá “totalmente” en su localidad natal. “Teníamos varias opciones sobre la mesa porque el interés por nuestra empresa es muy alto, pero al final nos hemos decantado por la operación que nos permite mantener y manejar el timón al 100%” desde Ames, apunta. “Galicia es una zona de costes contenidos y con grandísimos profesionales formados en las universidades gallegas”.

La sede de Dexga y Tecalis en Ames se inspira en el universo laboral de Google y está diseñada, dicen en la firma, para conseguir “el bienestar de su talento”, con estancias de juego y deporte para su plantilla de 30 personas, horario flexible “que elige el empleado”, una zona de “refrigerio saludable” gratuita e implicación en campañas sociales, como la donación al Banco de Alimentos de tantos kilos de productos como kilómetros pedaleen los trabajadores en una bicicleta estática. “Tratamos muy bien a nuestro equipo y eso te da un plus especial, aporta muchísima energía a la compañía”, explica Martínez, quien atribuye también el crecimiento de su grupo a su capacidad de innovación y a las soluciones tecnológicas “atípicas” que suelen diseñar.

Firma electrónica y vídeo

Tecalis es colaboradora oficial del Mobile World Congress, tanto en Barcelona como en Los Ángeles, y participó en 2018 en eventos europeos de renombre sobre la tecnología blockchain (el Blockshow Berlín y el Blockchain World Summit Londres). En el Mobile Congress del año pasado presentó en la capital catalana un sistema de firma electrónica mediante vídeo y audio que ya está implantando en varias empresas. A la edición de este año llevará un kiosco virtual para la identificación remota de personas. “Te pones delante del dispositivo, muestras tu DNI y tu cara al aparato y automáticamente queda constatado que tú eres esa persona, por lo que podrías hacer cualquier trámite que ahora requiere la presencia física, como abrir una cuenta bancaria”, explica Martínez desde Ames.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >