Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gestionar el alquiler con un clic

Homming es una plataforma que permite a inquilinos y propietarios realizar

cualquier trámite

Javier Martí (izquierda) y Jorge Montero.
Javier Martí (izquierda) y Jorge Montero.

Jorge Montero, de 31 años, recuerda la temporada en que trabajó en una compañía de gestión de propiedades. Su cometido era administrar inmuebles alquilados. “Para cada cosa tenía que estar entrando en un canal diferente”, describe este licenciado de Marketing y Gestión Comercial. Atender a un inquilino al teléfono, consultar su contrato en el archivo o mandarle una factura por correo físico o electrónico eran tareas cotidianas. ¿Y si todo se pudiera hacer con una única herramienta digital? Esa es la idea que le contó hace dos años a Javier Martí, un amigo e ingeniero industrial de 28 años, y se pusieron manos a la obra. Al estudiar el mercado, vieron que casi todo el entorno digital tenía que ver con portales de búsqueda de casa o con apartamentos turísticos. “Había un hueco de oportunidad en vivienda principal para alquiler a medio y largo plazo”, dice Montero.

El resultado es Homming, una plataforma que permite a inquilinos y propietarios realizar cualquier trámite. “Hemos encontrado un producto muy novedoso que digitaliza casi todas las áreas del alquiler”, explica Martí. Homming almacena el contrato de arrendamiento para que ambas partes puedan consultarlo, organiza las facturas de consumo y tiene una mensajería instantánea para comunicarse más fácilmente. Una pasarela permite también domiciliar los pagos desde cualquier banco europeo. En la interfaz para el propietario, que es quien paga por el uso de la herramienta (el precio se calcula en función del número de inmuebles e incluye tres meses de prueba gratuita), se añaden datos de rentabilidad o de control de gastos.

El proyecto acaba de nacer con un equipo de seis personas y con más de medio centenar de inmuebles. Su plan es concluir 2019 con alrededor de 4.000 pisos y una facturación de 200.000 euros. La financiación hasta ahora ha sido enteramente privada a través de familiares y amigos, pero esperan lanzar una primera ronda pública “antes de verano”. “Buscamos subvenciones, pero había plazos o exigencias que no cumplíamos”, aclara el ingeniero. Su esfuerzo se ha centrado en lograr una web responsive para poder usarla en teléfonos y tabletas. La aplicación será uno de los siguientes pasos. Pero antes, estos dos amigos de Madrid describen una agenda repleta de reuniones con inmobiliarias, donde esperan cerrar algún contrato pronto. La acción para captar a clientes individuales se centra en las redes sociales.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información