Salidas a Bolsa en 2018: Metrovacesa y Berkeley pinchan y Árima, Solarpack, y AmRest mantienen el tipo

Cinco compañías se han estrenado este año en el parqué con una cotización un 75% inferior a las seis que debutaron en 2017

Un panel con la cotización en la Bolsa de Madrid.
Un panel con la cotización en la Bolsa de Madrid.LUIS SEVILLANO

Las causas de esta caída han sido el menor dinamismo económico interno y de la zona euro, según recoge el BME, el operador de todos los mercados de valores y sistemas financieros en España, en su resumen del año. Este organismo también hace referencia a componentes de carácter estructural como la inestabilidad política derivada del cambio de Gobierno el pasado junio.

El informe destaca la incorporación este año de empresas del sector inmobiliario y señala la entrada de Metrovacesa a Bolsa el pasado 6 de febrero y la de 17 nuevas socimis al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), hasta el pasado mes de noviembre. “Las perspectivas para los próximos años apuntan a que la incorporación de socimis se mantenga por el atractivo de esta figura para canalizar la inversión del sector inmobiliario”, afirma el informe de BME.

Metrovacesa retrasó su salida a Bolsa después rebajar el precio mínimo por acción desde los 19,5 euros hasta los 16,5, con una valoración de 2.500 millones euros. BBVA y Santander se embolsaron hasta 640 millones al ser propietarios del 25,8%. La cotización de la compañía en la penúltima jornada del año de este viernes ha sido de 11,20 euros, por lo que las acciones han perdido un 32,13% de su valor desde que la empresa salió a Bolsa. La socimi Árima también aplazó varias veces su salida a Bolsa. Finalmente lo hizo el pasado 23 de octubre. No fue un buen estreno, ya que la compañía se dejó un 10% el primer día y sus acciones se vendieron a nueve euros cada una frente a los 10 que se había fijado en su salida. Al cierre del parqué este viernes las acciones quedaron en los 9,2 euros por título y finaliza así el año con una cotización similar a la de su estreno. Solarpack fue la última empresa que salió a Bolsa este año, el pasado 5 de diciembre. Sus acciones subieron un 10,12% durante su primera jornada de cotización en el parqué y llegó a alcanzar los 9,7 euros por título. Las acciones de Solarpack marcaron los 9,4 euros este viernes y apenas variaron durante la sesión.

Berkeley y AmRest han sido las dos compañías que han entrado en Bolsa mediante un linsting. Ambas ya estaban presentes en los mercados bursátiles de otros países. Berkeley protagonizó el pasado 19 de julio el mejor debut en Bolsa en 18 años. La empresa minera, que venía de cotizar en los mercados bursátiles de Australia y Reino Unido, se disparó un 52% en su primer día de cotización. Pero en el mes de agosto se desplomó en Bolsa y sus acciones llegaron a perder un 78,13% de su valor. La empresa se llevó este batacazo después de que la CNMV alertase de que el precio de sus acciones era una anomalía al compararlo con los otros dos mercados en los que cotiza, Australia y Reino Unido. La empresa llegó a acumular cinco sesiones cayendo en el parqué después de la advertencia del regulador. El pasado 17 de octubre se dejó un 44% en Bolsa después de que Reuters publicase que una fuente del Gobierno dijera que no estaban dispuestos a aprobar el proyecto de la empresa minera. Las acciones de la compañía quedaron en el 0,08 euros al cierre de la jornada de este viernes, por lo que han perdido a lo largo del año casi un 90% de su valor.

Más información

AmRest, matriz de firmas como La Tagliatella o Bacoa, se estrenó en Bolsa el 21 de noviembre. Hasta ese momento la empresa había cotizado tan solo en el mercado polaco. Las acciones de la compañía alcanzaron en su primer día en el mercado bursátil español un precio de 8,76 euros por acción y la empresa fue valorada en 1.900 euros. Este viernes el precio de las acciones ha sido un 9,9 al cierre del parqué, por lo que el valor de los títulos ha crecido un 9% a lo largo del año .

Las que se echaron atrás

Según explica el BME en su informe, la evolución desfavorable de las cotizaciones ha provocado la cancelación o el retraso de los planes de algunas compañías de salir a Bolsa. El caso más significativo ha sido el de Cepsa, que decidió el 15 de octubre, tres días antes de su estreno, suspender su entrada en el mercado bursátil. El fondo soberano de Abu Dabi, que controla el 100% de la empresa desde 2011, dijo que se echaba atrás por “el estado de los mercados de valores internacionales”. La empresa manifestó en una nota de prensa posterior su intención de volver a Bolsa, aunque no fijó fecha ni plazo para hacerlo.

Testa Residencial, también aplazó en mayo su entrada en el mercado continuo por la inestabilidad política. La socimi entró a formar parte del MAB el pasado mes de julio con un precio de referencia de 13,90 euros por acción y con una valoración de 1.833 millones. Otra compañía del sector inmobiliario, Azora, también decidió suspender su entrada en el parqué tan solo 48 horas antes del toque de campana. “Azora ha decidido desistir de la oferta de suscripción de acciones de nueva emisión, y en consecuencia, posponen su proceso de admisión a negociación en las Bolsas de Valores Españolas”, según la nota que envió la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. La retirada de Azota provocó que Vía Célere aplazase también su estreno en el parqué. Haya Real Estate es otra empresa del sector que también ha dejado para 2019 su salida al mercado bursátil.

El grupo textil Tendam (antes conocido como Cortefiel) también anunció en junio que renunciaba a volver al parqué por la falta de interés de los inversores.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción